Acaba el confinamiento

El gran éxodo de los sevillanos a la playa después de tres meses de cierre provincial

  • No se registran grandes retenciones ni en la A-49 ni en la AP-4 en la víspera del primer fin de semana en el que se permite la movilidad entre las provincias

Circulación de vehículos por la A-49, este viernes, en dirección hacia Huelva.

Circulación de vehículos por la A-49, este viernes, en dirección hacia Huelva. / Juan Carlos Muñoz

Mucho tráfico, pero sin retenciones importantes. La jornada de vísperas del primer fin de semana en que los sevillanos pueden salir de la provincia se ha vivido con cierta tranquilidad en las carreteras, especialmente las que llevan a Huelva y Cádiz, cuyas localidades costeras son las más cercanas. Aunque ha habido más circulación de la habitual, la Dirección General de Tráfico (DGT) no ha registrado ningún atasco considerable a lo largo de un día en que muchas familias han puesto rumbo a sus segundas residencias en las playas. 

Ha sido una de las fechas más esperadas. Desde el pasado 17 de enero no se podía salir, sin motivo justificado, de la provincia. La irrupción de la tercera ola del Covid obligó a la Junta de Andalucía a tomar medidas drásticas para evitar su expansión. Desde entonces han pasado tres meses y medio sin que la mayoría de los sevillanos pudieran pisar la arena. Ni siquiera en los días de descanso de Semana Santa, una celebración que, por segundo año consecutivo, ha estado privada de cofradías. 

Fue el pasado sábado cuando en un bar del barrio de Los Bemejales los clientes le preguntaron al presidente andaluz, Juanma Moreno, sobre cuándo se podría volver a ver el mar. Moreno anunció, con gestos, que seguramente el próximo. El martes por la tarde llegó la confirmación. Desde el jueves se puede acudir a la playa. Muchos sevillanos, incluso, han aprovechado y antes de este viernes se desplazaron a las localidades donde tienen su segunda residencia, que no visitaban desde Navidad. 

Meses sin ver a familias enteras desayunando

La circulación por la A-49 (hacia Huelva) y la AP-4 (en dirección Cádiz) ha sido bastante densa durante todo el día. Un volumen de vehículos más elevado que el de los últimos meses, circunstancia que no ha pasado desapercibida para los propietarios y empleados de los negocios que se encuentran cerca de estas carreteras. En un área de servicio de la Autovía del V Centenario, la camarera de una cafetería aseguraba que "hacía tiempo" que no veía a una familia entera desayunando, imagen propia de los fines de semana de verano. "Desde Navidad lo que hemos servido han sido cafés a trabajadores que tenían que desplazarse por motivos profesionales y a vecinos de localidades cercanas que venían a repostar. Pero familias, muy pocas. Hoy ya han venido siete", explica la empleada. 

Caravana de coches, en sentido a Huelva, en la A-49. Caravana de coches, en sentido a Huelva, en la A-49.

Caravana de coches, en sentido a Huelva, en la A-49. / Juan Carlos Muñoz

Este fin de semana, no obstante, no podrá acudirse a playas onubenses como Nuevo Portil, El Rompido o Matalascañas, ya que se encuentran en términos municipales que tienen establecido el cierre perimetral por superar la tasa de 500 contagios por 100.000 habitantes. La alcaldesa de Almonte, Rocío del Mar Castellano, ha llegado a pedir el refuerzo en el control de entrada y salidas de la localidad al propio Ejército, ante la avalancha de visitantes que puede producirse este fin de semana con la apertura de la movilidad entre provincias.

El término municipal de Almonte incluye El Rocío y Matalascañas, núcleos urbanos donde, además, está suspendida toda actividad no esencial, pues la tasa de contagio en esta localidad onubense supera los mil por cada 100.000 habitantes. No se podrá visitar tampoco, por tanto, a la Blanca Paloma, que se encuentra desde agosto de 2019 en la parroquia almonteña. En poco más de 20 días se celebrará el segundo Pentecostés sin romería, lo que podría concitar también a un buen número de sevillanos en este pueblo si las condiciones sanitarias mejoran para entonces. 

Desde Sanlúcar al Puerto

En Cádiz, las playas a las que tampoco se podrá acudir son las de Los Caños de Meca, Zahara de los Atunes y Zahora, perteneciente a Barbate, donde también hay establecido el cierre perimetral. Sí se podrá ir a localidades más cercanas como Sanlúcar de Barrameda, Rota, El Puerto de Santa María o Chipiona. Se trata, además, de municipios muy cercanos al área de influencia de Jerez, donde este fin de semana se celebra -a puerta cerrada- el Gran Premio de España de Moto GP. 

Turismos y camiones en la AP-4 en dirección a Cádiz. Turismos y camiones en la AP-4 en dirección a Cádiz.

Turismos y camiones en la AP-4 en dirección a Cádiz. / Juan Carlos Vázquez

En Chipiona, por ejemplo, se espera una importante presencia de sevillanos estos días, una llegada que supondrá un gran alivio para el sector hostelero de la localidad, que ha visto reducida las ventas en este primeros cuatro meses, especialmente desde Semana Santa, cuando muchos propietarios de segundas residencias pasan los fines de semana en el municipio gaditano aprovechando la llegada del buen tiempo. Desde su ayuntamiento se ha anunciado que ya se encuentran "preparadas" para que acudan los visitantes todas sus playas: Micaela, Cruz del Mar, Regla, Marielo, Las Tres Piedras y La Ballena, que dispondrán de aseos y megafonía. La de Regla, además, contará con cuatro módulos de servicios. 

La AP-4 tampoco ha registrado retenciones de gran importancia durante esta jornada, pese a que sí se ha constatado más tráfico de vehículos que los viernes anteriores. Es la segunda primavera que esta autopista está libre de peaje, tras eliminarse el 1 de enero de 2020. En este día sólo se ha visto afectada por un accidente, sin víctimas mortales, en la A-92, a la altura de Mercasevilla, que provocó varios kilómetros de retención que afectaron a la AP-4 al mediodía. Una vez recuperado el tráfico normal, según la DGT, la circulación ha fluido sin más problemas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios