DIRECTO Minuto a minuto del Betis-Celta

Política municipal

El freno a los cirios en las procesiones de Sevilla desata la polémica entre partidos

  • La ordenanza de limpieza limita su uso en cortejos fuera de Semana Santa, Corpus y la Virgen de los Reyes

  • El borrador de la normativa es fruto de un proceso de participación ciudadana que comenzó en 2022

  • Las nuevas tecnologías se alían con el Arte Sacro

Los participantes de una procesión portando cirios.

Los participantes de una procesión portando cirios. / Redacción Sevilla

La nueva ordenanza sobre limpieza que prepara el Ayuntamiento de Sevilla ha desatado la polémica política entre tres partidos. PP, PSOE y Vox se han enzarzado en un cruce de acusaciones sobre un punto recogido en el borrador de la normativa que afecta de lleno a las hermandades: la prohibición de emplear cirios en las procesiones fuera de la Semana Santa, el Corpus y la Virgen de los Reyes. El partido de Santiago Abascal ha culpado al gobierno local de José Luis Sanz de esta limitación, mientras que los populares no han dudado en hacer responsables a los socialistas de incluir dicha regulación cuando comenzaron a redactar este texto, aún no definitivo. Todo apunta a que será eliminado.

La alarma la ha activado Vox este viernes. La portavoz de su grupo municipal, Cristina Peláez, ha alertado en un comunicado de la pretensión del equipo de Sanz de “prohibir los cirios” en los cortejos procesionales que se celebren en fechas distintas a la Semana Santa, el Corpus y la Virgen de los Reyes. Una drástica medida que, de llevarse a cabo, afectaría de lleno al largo calendario de hermandades de gloria y sacramentales, así como a la extensísima agenda de procesiones extraordinarias que, por los más diversos motivos, aprueba el Arzobispado de Sevilla.

Para el partido situado a la derecha del PP, tal planteamiento supone “atentar contra la propia naturaleza de ambas celebraciones”. La limitación no sólo afectaría a las procesiones, también a las cabalgatas de Reyes Magos, pues, según Peláez, se pretende poner un tope a la cantidad de caramelos que se lanzan en estos cortejos y que más de la mitad acaban tirados en el suelo.

"Ocurrencia muy poco sevillana"

“Suena a ocurrencia muy poco sevillana”, lamenta la portavoz de Vox, quien pide al alcalde “abandonar las tentaciones, propias de la izquierda, de prohibir”. Le aconseja “plantear soluciones efectivas, que, por otra parte, son bien conocidas por Lipasam”.

Las críticas del partido de ultraderecha las ha respondido la concejal de Limpieza, Evelia Rincón, quien culpa al anterior gobierno socialista de la elaboración de este punto en el texto primitivo de la ordenanza. “Nos encontramos el proyecto de de borrador de la ordenanza de limpieza, iniciado por el PSOE en 2022 y, entre otros artículos, contemplaba éste”, asegura la edil del PP.

Rincón llama a la calma al asegurar que “el punto referente a la cera será eliminado, como ya teníamos contemplado hacer en la fase de alegaciones”. “Las ordenanzas son ahora mismo un documento abierto sobre el que se están trabajando aportaciones y enmiendas con el fin de mejorar la limpieza de Sevilla”, defiende la concejal popular, quien le reprocha al equipo de Peláez “no estar pendiente de lo que se ha hablado en las reuniones del consejo de administración de Lipasam, del que Vox forma parte”.

"Ni siquiera se han leído el texto"

El gobierno pone la pelota de los cirios y caramelos en el tejado del PSOE, donde tampoco han dudado en meterse en este cruce de acusaciones. A las declaraciones de Rincón ha respondido la concejal socialista Myriam Díaz, quien recuerda que el borrador de la nueva ordenanza de limpieza es fruto de un proceso de participación ciudadana que comenzó hace dos años. No es de extrañar que se incluyera este punto, debido a las molestias (y riesgos de caída) que provoca la cera de las procesiones y los caramelos de las cabalgatas en el pavimento. Sin olvidar el importante coste que supone su recogida.

Díaz hace hincapié en que el pasado 5 de enero Rincón anunció el trámite para la nueva ordenanza, que toma como base el polémico borrador. “En medio año de gobierno podrían haber suprimido ese punto y no lo han hecho, de lo que se deduce que ni siquiera se han leído el texto con el que han iniciado el proceso administrativo”, lamenta la concejal socialista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios