Sevilla

Tres heridos en un choque entre una moto y una bici en Ramón y Cajal

  • La ciclista cruzó la avenida por mitad de la calzada y con los auriculares puestos

  • El piloto de la moto, que era robada, fue el peor parado con una fractura en el pómulo

Varias personas se interesan por los heridos en el accidente. Varias personas se interesan por los heridos en el accidente.

Varias personas se interesan por los heridos en el accidente. / M. G.

Comentarios 4

Tres personas han resultado heridas de distinta consideración este sábado en un accidente de tráfico ocurrido en la avenida de Ramón y Cajal, a la altura de la Facultad de Económicas. Han colisionado una motocicleta de 125 centímetros cúbicos, en la que viajaban el piloto y una mujer que iba de paquete, y una bicicleta. La motocicleta era robada.

El choque ha ocurrido sobre las seis de la tarde. Según las primeras investigaciones de la Policía Local de Sevilla, la motocicleta circulaba en dirección Hytasa por el carril derecho de los dos existentes. A la altura de una parada del autobús, se le cruzó una chica que iba en bicicleta atravesando la calzada, en dirección a la Facultad. 

El piloto de la moto dio negativo en la prueba de alcoholemia, pero carece de carné para llevar motocicletas, ya que sólo tiene una licencia para conducir ciclomotores, que encima está caducada. La moto está denunciada por robo desde el año 2016, por lo que carece también de seguro desde hace dos años. 

La Policía ha contactado con el propietario de la moto, que ha manifestado que la denuncia sigue en vigor. El conductor, por su parte, ha dicho a los agentes que la moto se la dejó su hijo, pero luego ha cambiado la versión y ha asegurado que un amigo del hijo le debía dinero y le cogió la moto para ir a por su mujer.

La ciclista fue atendida por el 061 y trasladada a un hospital. La chica iba sin identificar, por lo que la Policía hizo gestiones para averiguar su identidad y conocer más detalles sobre su estado. Se trata de una mujer de 39 años.

Pese a que en un principio se temía que pudiera sufrir lesiones graves, finalmente sólo padece magulladuras y erosiones. Según las primeras versiones de los testigos, la ciclista cruzaba la calle de manera indebida por mitad de la vía y lo hacía con unos auriculares puestos. 

El conductor de la moto tiene 52 años y la pasajera, su mujer, 49. El primero es el que ha salido peor parado del accidente, ya que se fracturó el pómulo. Llevaba un casco abierto y se golpeó contra el suelo. Su esposa ha sufrido lesiones leves, similares a las de la ciclista. 

La Policía no ha detenido al piloto porque éste ha explicado que él le coge la moto a su hijo, y que es éste quien la tiene en prenda o aval de un tercero que le debe dinero. Ante la duda, y dada la escasa entidad del delito y de que no es el responsable del accidente, ha quedado identificado para continuar la investigación sobre el robo hasta que se esclarezca la sustracción. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios