Homenaje
  • Cs propondrá que la actriz y cantante forme parte del nomenclátor de la ciudad que la vio nacer en 1930

Carmen Sevilla: una calle en su ciudad para la novia de España

Imagen de archivo de Carmen Sevilla firmando un autógrafo. Imagen de archivo de Carmen Sevilla firmando un autógrafo.

Imagen de archivo de Carmen Sevilla firmando un autógrafo.

D. S.

Fue la novia de España en aquellos años en los que el país se sacudía las secuelas que le había dejado la posguerra. Se dice que Jorge Negrete, Marlon Brando, Frank Sinatra e incluso Cantinflas bebieron los vientos por Carmen García Galisteo, conocida desde joven como Carmen Sevilla y que nació en 1930 en el barrio de Heliópolis, una zona de la capital hispalense que había conocido la expansión propiciada por la Exposición del 29.

Su nombre artístico rotula calles y plazas de numerosos municipios españoles, pero, sin embargo, no ocurre lo mismo con la ciudad que la vio nacer. Por tal motivo, la agrupación de Ciudadanos (Cs) en el Distrito Bellavista-La Palmera ha planteado llevar a la junta municipal una propuesta para que Carmen Sevilla esté presente cuanto antes en el nomenclátor hispalense.

La vida de esta artista siempre ha estado pegada a la gran y pequeña pantalla. En sus años de juventud pronto destacó como una de las actrices más reclamadas por los directores de la época. Más de 70 películas componen su trayectoria. Una carrera a la que puso fin con su segundo matrimonio, en 1985, con Vicente Patuel. Su primer marido fue Augusto Algueró, del que se separó en 1974.

Entre los títulos cinematográficos más afamados deben destacarse Jalisco canta en Sevilla, que protagonizó con Jorge Negrete; o Violetas imperiales, donde formó pareja con Luis Mariano. El tándem fue de tal éxito que repetirían en El sueño de Andalucía y La bella de Cádiz.

Una de las últimas apariciones públicas de Carmen Sevilla. Una de las últimas apariciones públicas de Carmen Sevilla.

Una de las últimas apariciones públicas de Carmen Sevilla. / D. S.

Si algo ha de destacarse de esta sevillana es su capacidad de reinventarse ante los nuevos tiempos. Fue uno de los iconos de la copla yeyé y desde la década de los 90 supo sacarle la máxima rentabilidad a su faceta televisiva. En 1991 se convirtió en presentadora del Telecupón, programa en el que sus famosos errores la llevaron de nuevo a la fama. Tal fue su éxito entre las nuevas generaciones, que presentó las campanadas de fin de año.

Dejó la televisión en 2010, ante el avance del alzhéimer, lo que provocó su ingreso en una residencia de ancianos madrileña un lustro después. El próximo 16 de octubre cumplirá 91 años y aunque su enfermedad la ha despojado de sus recuerdos, Cs quiere que su ciudad no la olvide.