Coronavirus En las entrañas del Virgen Macarena: Así funciona el hospital frente a la pandemia

  • Las unidades de Microbiología y Enfermedades Infecciosas trabajan a a marcha forzada desde la llegada del coronavirus

  • El laboratorio analiza entre 150 y 300 muestras diarias

Vista panorámica del hospital Virgen Macarena. Vista panorámica del hospital Virgen Macarena.

Vista panorámica del hospital Virgen Macarena. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

El complejo hospitalario del Virgen Macarena es como una pequeña ciudad en la que habitan miles de personas cada día. A sus más de 5.000 profesionales se suman los cientos de pacientes que cruzan sus puertas a diario. Un centro, unos profesionales y unos pacientes que desde que se confirmó el primer positivo en coronavirus en la provincia el pasado 26 de febrero están focalizados en hacer frente a la peor pandemia sanitaria de los últimos tiempos. 

Según los datos que publica el propio centro en su página web, cada año se atiende una media de 750.000 consultas y más de 38.000 ingresos. Cifras que este año el coronavirus ha alterado en apenas dos meses y una frenética actividad asistencial en la que se ha convertido en fundamental la labor que se desarrolla en dos de sus estancias, el laboratorio de la unidad de Microbiología y la quinta planta de Enfermedades Infecciosas y ahora dedicada a los pacientes con Covid-19.

En la primera planta del hospital los tubos de ensayo y las pipetas se han convertido en los verdaderos protagonistas de la lucha a través de la ciencia contra el coronavirus. Una de las partes más desconocida de este frente sanitario en la que no hay descanso y que también disputa en primera línea la batalla contra la pandemia durante las 24 horas del día para agilizar las pruebas de detección del virus a través del análisis de las famosas PCR.

Los microbiólogos trabajan 24 horas al día para agilizar las pruebas de detección del virus

En el hospital Virgen Macarena, el equipo de este batallón anónimo está liderado por el doctor Álvaro Pascual que, como jefe del servicio de Microbiología, encabeza un grupo formado por 10 profesionales que conforman cuatro médicos y seis técnicos y que afrontan desde la aparición del coronavirus en la provincia hace ya dos meses la difícil tarea de ganar al virus en los laboratorios. Con horario de 24 horas los siete días de la semana y en contacto directo con la enfermedad, estas diez personas son las encargadas de poner en marcha todos los procedimientos y técnicas para detectar el contagio, preparar las muestras y validarlas para su administración en pacientes y, sobre todo, interpretar los resultados y emitir los diagnósticos. Unos pasos que cada día realizan un mínimo de 150 ó 200 veces, pero que hay jornadas en las que las circunstancias hacen que desde esta unidad se analicen en torno a 300 pruebas en un sólo día.

Una profesional sanitaria durante el análisis de una muestra. Una profesional sanitaria durante el análisis de una muestra.

Una profesional sanitaria durante el análisis de una muestra. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Varias muestras de pacientes en el laboratorio del hospital. Varias muestras de pacientes en el laboratorio del hospital.

Varias muestras de pacientes en el laboratorio del hospital. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Como explica el microbiólogo y jefe de la unidad en el Macarena, Álvaro Pascual, todo depende de la actividad que se requiera de urgencia, que es la que cambia el organigrama perfectamente organizado en el trabajo de este servicio. "Por lo general, tenemos una parte del trabajo programado y todo el procedimiento está perfectamente normalizado porque la clave en un diagnóstico microbiológico es la seguridad del paciente y eso implica que desde el momento que se obtiene la muestra hasta el momento en el que se le da el resultado todo esté perfectamente controlado, que es lo que se llama trazabilidad del proceso. Otra cosa es que hemos tenido que utilizar muchas técnicas distintas porque sobre todo al principio porque hubo algunos problemas de suministro de radioactivo por falta de producción industrial y eso hizo que tuviéramos que utilizar diferentes técnicas para prepara las muestras y eso, teniendo que hacer 200 ó 300 PCR al día, es bastante mas laborioso. Ahora estamos en una época, digamos, de velocidad de crucero. Se siguen analizando muchas muestras, pero ya no tiene nada que ver", manifiesta.

Las pruebas que llegan cada día a este departamento sanitario pueden estar programadas o pueden ser tomadas en Urgencias a cualquier paciente que presente síntomas y así lo considere el servicio de Medicina Preventiva. Las muestras que se utilizan en el hospital son las conocidas como PCR que es una técnica que utiliza muestras respiratorias. Desde su extracción a un paciente, ésta es enviada rápidamente al laboratorio a través de los celadores en condiciones de transporte adecuadas en cuanto a temperatura y seguridad, y aquí es donde empieza el laborioso trabajo del que se encarga el equipo que dirige el doctor Pascual y que, en un tiempo medio de entre 90 minutos y cuatro horas dependiendo del sistema que se utilice, acaba cuando se emite el diagnóstico para ser trasladado a los médicos receptores que son los que informarán al propio paciente.

El jefe de la Unidad de Microbiología del Hospital Virgen Macarena, Álvaro Pascual. El jefe de la Unidad de Microbiología del Hospital Virgen Macarena, Álvaro Pascual.

El jefe de la Unidad de Microbiología del Hospital Virgen Macarena, Álvaro Pascual. / M. G.

"Cuando recibimos una muestra, los primero que hacemos es registrarla en los sistemas informáticos ya que por la seguridad del paciente siempre tenemos que estar seguros de que cada muestra pertenece a cada pacientes, e inmediatamente después se empieza con la extracción del ácido nucleico del virus y la interpretación. Las muestras que se utilizan ahora mismo, las PCR, es una técnica que utiliza muestras respiratorias y lo que tenemos que extraer de esa muestra es el ácido nucleico del virus. Esto es que el virus tiene un ácido nucleico que se llama ARN y nosotros tenemos que extraer ese ARN que tiene la muestra química que se le ha extraído al paciente y después mediante la técnica PCR lo que hacemos es hacer muchas copias de ese ácido nucleico hasta que somos capaces de detectarlo y eso es lo que se hace con una PCR una amplificación del ácido nucleico del virus que es lo que nos permite detectar si el coronavirus está o no presente en una muestra", explica el doctor.

El coronavirus, al igual que ha obligado a reestructurar a todo el hospital, también lo ha hecho con el funcionamiento de esta unidad. Ahora trabajan 24 horas al día y básicamente dedicados a la detección de esta enfermedad. No obstante, el jefe de la unidad de Microbiología del Virgen Macarena, considera fundamental el trabajo continuo durante todo el día de los laboratorios de los hospitales, más allá de esta pandemia sanitaria. "El principal cambio es que ahora trabajamos 24 horas al día, cosa que debería ser siempre en los hospitales del tamaño como en mío, ya que no sólo diagnosticamos Covid-19 sino que también diagnosticamos meningitis y otras infecciones muy graves y es por ello que creo que sería crucial poder tener acceso a los laboratorios las 24 horas al día. Respecto a esta pandemia, nuestro trabajo también ha cambiado en que ahora tenemos muchos recursos destinados a este problema aunque es verdad que hay un importante descenso de la llegada de otro tipo de muestras por lo que tenemos mucha menos presión en el trabajo rutinario que hacemos normalmente", explica.

Esta misma situación es la que se vive cuatro plantas más arriba, en la quinta, donde el área de Enfermedades Infecciosas se ha convertido en el búnker del coronavirus en este hospital. Aquí es donde ingresan los pacientes contagiados y donde el trabajo del jefe de la unidad, el investigador Jesús Rodríguez Baño, y parte de su equipo comienza a primera hora de la mañana. Lo primero, conocer el resultado del trabajo con los enfermos de la guardia del día anterior. Justo antes de poner en marcha la maquinaria de una nueva jornada de batalla en esta lucha contra el coronavirus que ha obligado a reestructurar casi en su totalidad el funcionamiento del hospital para hacer frente a la pandemia sanitaria. Para ello, se ha creado una macrounidad dedicada a la atención de los pacientes afectados por el virus en la que trabajan médicos de Enfermedades Infecciosas, Medicina Interna y Neumología, además de un grupo de voluntarios de otros servicios que también pueden colaborar y que se han unido a esta lucha. "En primer lugar revisamos un poco toda la situación de la guardia del día anterior y la situación de todos los pacientes y distribuimos la tarea y planificamos un poco las actividades que podemos realizar y los tratamientos que vamos a aplicar a los pacientes", explica el doctor Rodríguez Baño.

El jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen Macarena, Jesús Rodríguez Baño. El jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen Macarena, Jesús Rodríguez Baño.

El jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen Macarena, Jesús Rodríguez Baño. / Antonio Pizarro

A continuación, el trabajo de los profesionales del área de Enfermedades Infecciosas se concentra en la atención de los pacientes infectados. Un trabajo en el que, según explica el jefe de la unidad, "dar las altas a aquellos que ya han superado la fase más aguda de la enfermedad es de los más satisfactorio". Su trabajo no se limita a la quinta planta, la relación directa con los responsables de las unidades de Cuidados Intensivos también es crucial para la valoración de la evolución de los pacientes a los que el virus afecta con mayor gravedad. "A lo largo de la mañana tenemos también una cita ineludible con en la unidad de Cuidados Intensivos para comentar los pacientes que podrían pasar en algún momento a la UCI por el empeoramiento de su situación, plantearles cómo se encuentran para que ellos tengan en cuesta el estado de los pacientes en planta y, viceversa, ellos nos comentan ellos a nosotros la situación de los pacientes que están en la UCI y su evolución para así entre todos colaborar en los mejores tratamientos", señala.

La siguiente reunión de Rodríguez Baño como responsable de la unidad que coordina el tratamiento de los pacientes con Covid-19 está relacionada con la gestión del hospital en cuanto a las medidas a adaptar para organizar su funcionamiento durante la pandemia. "Nos reunimos con el grupo de gestión de los problemas del hospital, con la dirección, Medicina Preventiva, Pediatría, Microbiología… es decir, todos los implicados en tratar la pandemia para tratar el tema de gestión de recursos como serían las camas, si es preciso habilitar o cerrar alas; ver si es necesario más personal en un sitio u otro; o analizamos cómo estamos de equipos de protección individual para los profesionales", afirma.

El trabajo rutinario de esta unidad concluye con una nueva reunión de todo el equipo asistencial de los pacientes a última hora de la mañana "para volver a ver cómo ha ido la mañana de todos los pacientes y volver a planificar la siguiente guardia".

Un final de trabajo con el que el Hospital Virgen Macarena no echa el telón ya que el equipo de guardia continúa una lucha sin descanso desde que estalló la pandemia y que gracias a una "transformación total" de esta unidad "todos los médicos del servicio de enfermedades infecciosas ahora están casi al 90% en este problema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios