Sevilla

Los dos incendios de Candelario, 1

Restos de humo en la fachada del bloque de la calle Candelario.

Restos de humo en la fachada del bloque de la calle Candelario. / José Ángel García

A primera hora de la mañana de este viernes, Esperanza Jiménez es una mujer pegada a un teléfono móvil. Está en la puerta de su bloque, el número 1 de la calle Candelario de Sevilla, donde apenas unas horas antes se declaró un virulento incendio en el que resultaron heridas cinco personas. Ella permaneció en su casa, encerrada con su hijo, hasta que los Bomberos le permitieron salir.

Horas después, trata de hablar con alguien que le resuelva el problema de la falta de luz en el bloque. Los contadores han ardido y la mayoría de las viviendas no tienen suministro. Claro que es difícil explicarle todo eso al robot que atiende las llamdas de la compañía eléctrica. Por fin consigue hablar con una persona, pero no le resuelve nada. Lo intenta con el Ayuntamiento, de nuevo con escaso éxito.

Mientras habla, una periodista de televisión que ha apalabrado una conexión en directo con ella la apremia. Esperanza duda. "Yo te lo cuento todo, ¿pero tiene que ser en directo?". La reportera, todo amabilidad, sabe convencerla y calmarla. Y además le entrega una mascarilla para que se la ponga cuando vayan a salir en televisión. "Lo siento, es que las mías se han quedado en mi casa y ahora no puedo entrar", se excusa la vecina.

Cinco heridos en Sevilla en el incendio de un bloque de viviendas de la Candelaria

Su hijo, José Ángel, se afana achicando agua en el rellano del bloque. Hay una cuarta de agua sucia acumulada en el suelo, la que utilizaron los Bomberos para apagar el incendio. Desde la ventana del bajo, otra vecina, Carmen, trata de que no se cuele nada en su casa. "Qué noche más mala", dice la mujer.

Y tan mala. El número 1 de la calle Candelario sufrió dos incendios, posiblemente porque el primero no quedara bien resuelto porque la diferencia entre ambos fue de apenas cuarenta minutos. Todo apunta a que tuvo un origen eléctrico. Se inició en un piso de la primera planta, el contiguo al de Esperanza, en el que reside solo un hombre de 62 años.

Sobre las dos y media de la mañana, este hombre llamó a los Bomberos porque estaba ardiendo su sofá. Antes de que llegaran, unos vecinos consiguieron rescatar al hombre con una escalera de mano, que llegaba hasta la ventana del primer piso. Por ahí lo sacaron, rompiendo antes unas rejas de un material poco resistente.

Restos del incendio en Candelario, 1. Restos del incendio en Candelario, 1.

Restos del incendio en Candelario, 1. / José Ángel García

Los Bomberos apagaron el fuego, que no había afectado a ninguna dependencia más, y se marcharon. "Yo misma entré en la casa y vi que estaba apagado. Lo único que había ardido es el sofá, sí, pero nada más", relata Esperanza. Ninguna persona resultó herida ni intoxicada en este primer incidente.

Cuarenta minutos después, el servicio de emergencias del 112 recibió varias llamadas alertando de un fuego ya bastante importante que se había originado en el mismo piso. "Teníamos las ventanas abiertas después del primer incendio, porque olía a humo, y claro, eso debió hacer efecto chimenea y que se propagara con más rapidez", dice José Angel. "Y también es que en el salón de ese piso había una estantería llena de libros que ocupaba una pared entera", añade su madre. Sin duda los libros y el aire avivaron el fuego.

El segundo incendio fue mucho peor que el primero. Las llamas alcanzaron gran tamaño y un humo negro muy denso salía por todas las ventanas de la casa. Algunos vecinos pudieron salir por sus medios, pero otros quedaron atrapados, sobre todo los de los pisos de arriba. Varias patrullas de la Policía Nacional fueron las primeras en llegar al lugar y sus agentes sacaron a algunos de los residentes en el bloque.

Instantes antes de que llegaran los Bomberos, una mujer de 33 años vecina de uno de los segundos, el que pisa a la vivenda en la que se declaró el fuego, arrojó un colchón por la ventana y acto seguido saltó sobre él. En su casa ya había mucho humo y en cuestión de segundos podía perder el conocimiento y morir atrapada.

El rellano del bloque afectado. El rellano del bloque afectado.

El rellano del bloque afectado. / José Ángel García

Saltó y se rompió el tobillo, con una herida abierta de la que todavía quedaban restos de sangre poco después. También el colchón estaba apoyado sobre una de las paredes del bloque. Junto a él, restos de persianas y rejas. Policías, bomberos y sanitarios asistieron a esta mujer. El 061 la trasladó en ambulancia al Hospital Virgen del Rocío.

Los Bomberos rescataron a cuatro personas más. Son dos niños de 4 y 5 años y una mujer de 30 años embarazada. Los tres fueron sacados de una de las viviendas y se encontraban ya en parada respiratoria, según informó el servicio de Emergencias Sevilla. El 061 los estabilizó y trasladó al Virgen del Rocío. Junto a ellos, otra mujer, también de 33 años, fue rescatada de una vivienda superior con una intoxicación severa por inhalación de humo.

Varias personas fueron asistidas en el lugar de los hechos por inhalación leve de humos, sin que se precisara su traslado al hospital. La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre las causas del fuego, y todo apunta a que el origen fue eléctrico, si bien se desconoce aún qué ocurrió entre el incendio del sofá y el fuego que afectó a todo el bloque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios