Todos los Santos

Las incineraciones en el cementerio de Sevilla caen por la fuerte competencia

  • La política de mercado de las funerarias llevan las cremaciones fuera de la capital

  • Los enterramientos continúan a la baja

Dos mujeres colocan flores en la tumba de un fallecido. Dos mujeres colocan flores en la tumba de un fallecido.

Dos mujeres colocan flores en la tumba de un fallecido. / José Ángel García

El auge de las incineraciones se ha convertido en un negocio. Hasta tal punto ha llegado esta actividad que los crematorios públicos se están resintiendo por la dura competencia de un sector que ha conocido una gran diversificación los últimos años. Tal caso se produce también en el cementerio municipal de San Fernando, donde el número de incineraciones continúa a la baja, pese a que es la fórmula que se impone en la sociedad a la hora de despedir a un familiar.

Evolución de las inhumaciones e incineraciones. FUENTE: Ayuntamiento de Sevilla. Evolución de las inhumaciones e incineraciones. FUENTE: Ayuntamiento de Sevilla.

Evolución de las inhumaciones e incineraciones. FUENTE: Ayuntamiento de Sevilla. / Dpto. Infografía

Los datos avalan esta circunstancia. En la presente década, el pico más alto en el crematorio municipal se alcanzó en 2015, cuando se registraron 3.854 incineraciones. Una cifra que no se ha vuelto a conseguir. En dos años se perdieron 800 cremaciones. El pasado ejercicio hubo cierta recuperación, con 3.226, pero los últimos números oficiales hacen prever que 2019 se cierre de forma similar.

Número de enterramientos. Fuente: Ayto. Sevilla. Número de enterramientos. Fuente: Ayto. Sevilla.

Número de enterramientos. Fuente: Ayto. Sevilla. / Dpto. Infografía

Hasta el pasado 28 de octubre, las incineraciones acumuladas durante el presente ejercicio han llegado a 2.606. El año pasado, por estas mismas fechas, alcanzaban las 2.633. Se puede entender, por tanto, que esta actividad funeraria se mantiene en cifras alejadas a las de 2015, una situación que repercute en los ingresos de las arcas municipales.

¿A qué obedece esta situación? Cierto es que las averías han sido una constante en los hornos crematorios de San Fernando, lo que ha provocado quejas de una plantilla que ha protagonizado numerosas huelgas. Según el Ayuntamiento, la caída de las incineraciones no es achacable a estos fallos. Aseguran que este servicio público cuenta con tres hornos. “Lo habitual es que haya dos funcionando y otro esté parado por mantenimiento”, detallan fuentes municipales. El crematorio tiene capacidad para 12 incineraciones al día, pero la demanda media es de 10, con lo que queda atendida.

La cruces se multiplican sobre el fondo verde de los cipreses en el Cementerio de San Fernando. La cruces se multiplican sobre el fondo verde de los cipreses en el Cementerio de San Fernando.

La cruces se multiplican sobre el fondo verde de los cipreses en el Cementerio de San Fernando. / José Ángel García

Tampoco se puede explicar la bajada de la actividad por los problemas con la plantilla, que ha protestado años atrás por la falta de personal en determinados turnos. Pero dicho conflicto, según el Ayuntamiento, ya se ha solucionado, por lo que el servicio está siempre cubierto.

Por tanto, el descenso de incineraciones es consecuencia directa de la política de mercado de las aseguradoras, que ya tienen acordado con las empresas funerarias dónde deben incinerarse los clientes que han fallecido. Unos convenios en los que los negocios interesados ofrecen precios más baratos para estos acuerdos. Conviene recordar que los últimos años se han abierto numerosos tanatorios y crematorios para dar respuesta a la forma que se ha impuesto, muy por delante de las inhumaciones, a la hora de poner fin a la presencia física de un ser querido.

Los enterramientos tradicionales siguen bajando. Cada vez son menos los sevillanos que deciden descansar para siempre en un nicho o tumba. En 2013 se practicaron 1.713 inhumaciones en el cementerio. En 2018 fueron 1.440. Es decir, 273 menos, una cantidad que, pese a ser negativa, es menor que la registrada en la bajada de las incineraciones en dos años.

Un muro de nichos en el camposanto sevillano. Un muro de nichos en el camposanto sevillano.

Un muro de nichos en el camposanto sevillano. / José Ángel García

Precisamente, una de las actuaciones más importantes que se acometerá en 2020, en el cementerio, como adelantó Diario de Sevilla, será la mejora en los hornos. Unos trabajos que consistirán en el saneamiento del bloque refractario y de la solera de la cámara.

La inversión prevista en el camposanto municipal para el próximo año superará los 800.000 euros. Además de la referida reparación también se instalará el aire acondicionado en distintas dependencias y se construirán 968 osarios y 192 columbarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios