Transporte público | la lucha contra el fraude en el metrocentro

Las inspecciones en el tranvía se disparan un 200% desde 2015

  • Las revisiones de títulos llevadas a cabo hasta el mes de octubre ascienden a 468.002

  • Las infracciones detectadas hasta mayo tan sólo suman 321, apenas un 0,12% de los controles

El Metrocentro parada en la estación del Prado de San Sebastián. El Metrocentro parada en la estación del Prado de San Sebastián.

El Metrocentro parada en la estación del Prado de San Sebastián. / JUan Carlos Vázquez

Parada del Metrocentro en San Bernardo. Pasan unos minutos de las 10:30. Son muchos los usuarios que aguardan en el andén a que se complete la maniobra para cambiar el convoy de vía y emprender el camino al centro de la ciudad. El tranvía llega al apeadero. Se abren las puertas, los viajeros entran y cancelan sus títulos de viaje en las máquinas instaladas en el interior del vehículo. Instantes antes de que se emprenda la marcha, sube un revisor con una máquina de verificación. Al verlo, los usuarios, ya acostumbrados, sacan sus billetes para que pueda comprobar que han picado sus billetes. Esta escena se ha convertido en habitual desde diciembre de 2015, cuando el Ayuntamiento optó por aumentar la presencia de revisores en el Metrocentro para acabar con el fraude existente. El número de inspecciones se ha incrementado un 200% desde entonces con un resultado óptimo, según el Ayuntamiento.

Los estudios elaborados por la empresa municipal de transporte, Tussam, en el año 2015 señalaban que a diario se colaban en el tranvía un total de 1.500 pasajeros. El número de personas que se subían cada jornada en esta línea era de 11.000 y el fraude alcanzaba el 14%. A finales de ese mismo año, comenzó a hacerse habitual la presencia de personal de Tussam y de seguridad privada para comprobar los billetes y acabar con la picaresca, evitando los viajes gratis. Tras dos años de desarrollo de este plan, que también contó con un refuerzo en el número de vehículos, pasando de tres a cuatro en las horas de más utilización, el Metrocentro ha ganado en viajeros y se ha conseguido disminuir el porcentaje de personas que hacen uso del servicio sin el correspondiente título de viaje válido.

Antes de que se pusiera en marcha el refuerzo de las inspecciones, en el año 2015, se realizaron 156.943 revisiones (entre los meses de enero y octubre). En los mismos meses de este año las inspecciones han sumado 468.002, y aún faltan por sumar los meses de noviembre y diciembre. Se trata de un espectacular aumento del 200%. El año pasado, el primero de la actuación de choque, las revisiones llevadas a cabo fueron 689.233. Todo indica que 2017 se cerrará con unos números similares.

Gracias a las comprobaciones que realizan los controladores de Tussam, con la colaboración de los vigilantes de seguridad de Trablisa, el número de usuarios denunciados ha aumentado. Los datos facilitados del año 2015 constatan que no se completó ninguna denuncia. Este año, hasta el mes de mayo, ya se había denunciado 321 personas. Un número prácticamente insignificante comparándolo con las 267.332 revisiones hechas hasta ese mes. El porcentaje del fraude es el 0,12%.

Tussam revelaba en 2015 que 1.500 personas viajaban gratis a diario en el tranvía

Mientras el fraude se reduce, el Metrocentro, que hasta 2014 era la segunda línea más utilizada de la red de Tussam, ha conseguido aumentar el número de usuarios. En 2015 (hasta octubre) utilizaron el tranvía para sus desplazamientos 3.151.269 personas. En el mismo periodo de 2017, los viajeros han sido 3.206.906, un aumento del 2% que se suma al incremento ya experimentado anteriormente. El aumento de la demanda experimentado por el tranvía en el mes de octubre ha sido espectacular. Ha sido la línea que más ha crecido, con 24.242 viajeros, un 6,7% más que el año anterior.

Uno de los vigilantes de seguridad que se encargan de las revisiones Uno de los vigilantes de seguridad que se encargan de las revisiones

Uno de los vigilantes de seguridad que se encargan de las revisiones

La incorporación de los agentes privados de seguridad para controlar el fraude fue acordada por la empresa y los trabajadores, ya que estos últimos no disponen de la potestad sancionadora, mientras que el personal de seguridad sí. La medida fue calificada en su día de "oportuna" por el comité de empresa de Tussam. El refuerzo de las revisiones del títulos de viaje es sólo una de las medidas puestas en marcha por Tussam y el Ayuntamiento para luchar contra el fraude en el Metrocentro. Junto al incremento de los inspectores, la empresa desarrolló de manera paralela un campaña publicitaria para concienciar a los usuarios de la importancia de validar el billete.

También se ha estudiado la implantación de cerramientos en las paradas, que será la última opción a la que se recurra. Los estudios técnicos elaborados para ello determinaban que la primera parada en incorporar estas mamparas sería la de San Bernardo, por encontrarse fuera del entorno protegido. A continuación se actuaría en la del Prado de San Sebastián y en la Plaza Nueva, donde el diseño tendría que ser muy cuidado. No se colocaría este cerramiento en las paradas del Archivo de Indias y la Puerta de Jerez, al encontrarse directamente en la zona más monumental de la ciudad. Como complemento, las máquinas canceladoras de los billetes se sacarían de los trenes para instalarse en los andenes, por lo que ninguna persona podría entrar en el tranvía sin haber picado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios