Limpieza viaria

Lipasam defiende su actuación en el entorno de la Clínica Santa Isabel

  • Los últimos días había saltado la alarma por la aparición de material sanitario en la vía pública

Imagen de los líquidos esparcidos en la calle San Ignacio. Imagen de los líquidos esparcidos en la calle San Ignacio.

Imagen de los líquidos esparcidos en la calle San Ignacio. / Nervión al día

El Ayuntamiento de Sevilla ha mandado un mensaje de tranquilidad a los vecinos de Nervión y usuarios de la Clínica de Santa Isabel al asegurar que no hay problemas de insalubridad en el entorno de este centro de salud. Así lo han comunicado fuentes municipales a ese periódico, tras la denuncia de un vecino de la zona que ha alertado los últimos días de objetos y líquidos que quedan depositados en la calle San Ignacio tras recoger Lipasam los residuos de la clínica que se depositan en contenedores.

Según el Ayuntamiento, este centro hospitalario saca por la mañana unos contenedores con los residuos no peligrosos, “asimilables a los urbanos”. Éstos son recogidos por un equipo de Lipasam y posteriorme los trabajadores de la clínica llevan de nuevo los contenedores a su interior.

“En caso de que se perciba que han quedado restos de suciedad por algún motivo tras la retidada de los contenedores, se avisa al vehículo de intervención rápida, que actúa de forma inmediata”, aclaran las fuentes municipales, que se hace eco de ciertas imágenes que han circulado estos días en una publicación digital del barrio, en las que se observa instrumental hospitalario caído en la calle:“Se trata de situaciones puntuales que son resueltas a la mayor brevedad posible”.

Material sanitario caído en la vía pública. Material sanitario caído en la vía pública.

Material sanitario caído en la vía pública. / Nervión al día

En defensa de la actuación de Lipasam, el Ayuntamiento detalla que desde que comenzó el presente año sólo constan cinco avisos por el depósito de restos en este entorno.

Por otro lado, las mismas fuentes explican que los restos peligrosos no son retirados ni tratados por Lipasam, sino que “la clínica tiene la obligación de contratar un servicio para esta labor. Por tanto, en ningún caso están en la vía pública ni en la zona de los contenedores”.

En concreto, la alarma por la supuesta insalubridad de la mencionada calle se generó después de que el abogado Alberto Gálvez, vecino de esta zona, publicase un artículo en el periódico digital Nervión al día, en el que alertaba, entre otros aspectos, del “derramamiento en la calzada de un infecto y pestilente residuo líquido-pastoso procedente de la basura y desechos del hospital. Sorprendentemente este desecho queda depositado en la calzada sin que el personal de Lipasam ni el de la clínica haga nada por evitar su derramamiento ni tampoco para su recogida y limpieza de la calle”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios