Sevilla

El lujo deja de ser rentable en la Milla de Oro

  • El precio del metro cuadrado en la Plaza Nueva sigue al alza mientras que se reducen las ventas de las firmas exclusivas · Cuatro marcas han abandonado el enclave desde 2008

El glamour no es indiferente a la crisis. La Plaza Nueva, considerada la Milla de Oro hispalense por las firmas de lujo que se habían instalado en ella, se resiente también de los estragos que la actual coyuntura económica está provocando en el comercio. El último ejemplo ha sido el cierre de la tienda de Victorio & Lucchino, que obedece -según los diseñadores sevillanos- a una apuesta por los negocios especializados y el consiguiente abandono de las centros multimarca. Sin embargo, en los tres últimos años han sido cuatro marcas las que han abandonado dicho enclave, donde las expectativas de lograr un comercio exclusivo semejante al que poseen algunas ciudades europeas sólo se ha quedado en el precio del metro cuadrado de los locales, que ronda los 10.000 euros.

La huida de las grandes firmas de la Plaza Nueva coincide con la aparición de los primeros efectos de la crisis. Fue en otoño de 2008 cuando el grupo comercial El Caballo anunció la venta de su local a Loewe, la primera marca de moda que se instaló en dicho enclave hace ahora 48 años. Después le llegaría el turno a Tommy Hilfiger, que abandonó su tienda que ahora ocupa Nespresso. Ya en 2009 la empresa hispalense Agua de Sevilla anunciaba el cierre de su negocio en la Plaza Nueva donde ahora se encuentra abierta la sala de copas Capitol. El último abandono ha sido el de los diseñadores sevillanos, que desde el pasado lunes anuncian la disponibilidad de su local para la venta o alquiler.

Las razones dadas por los dueños de estos negocios para echar el cierre suelen centrarse en una nueva apuesta comercial, pero a nadie escapa que la crisis ha mermado una clientela que antes estaba acostumbrada a ciertos lujos a la hora de llenar el fondo de armario. La situación es totalmente diferente, a lo que se añade el alto coste de un alquiler en esta zona, que no se recompensa si las ventas no repuntan.

El precio de compraventa de un metro cuadrado en la Plaza Nueva es de 10.000 euros. Si se opta por el alquiler, el arrendatario tendrá que abonar como mínimo 55 euros mensuales por metro cuadrado, según detalla el consultor inmobiliario Ignasi Jordá. Este precio, sin embargo, se mantiene por debajo del de otros enclaves comerciales del centro, como son el eje conformado por O'Donnell, Tetuán y Velázquez, donde el alquiler por metro cuadrado asciende hasta los 180 euros (casi el triple). Dicho coste viene establecido por la gran afluencia de público que registran estas calles, por lo que la captación de clientes es superior a la de la Plaza Nueva, donde, en principio, las firmas que en ella se asientan buscan más a un cliente con alto poder adquisitivo que largas colas delante de sus cajas, una imagen que no acompaña a la exclusividad de la que hacen gala estos negocios.

En este sentido, también ha influido en la falta de consolidación de la Milla de Oro la caída del turismo de alto standing, uno de los factores clave en las ventas, en parte, porque los artículos de firmas foráneas se pueden adquirir hasta por dos y tres veces menos del valor que marca la misma prenda en sus países de origen. El perfil del visitante que actualmente está ayudando a que las cifras del turismo en Sevilla resistan a la crisis no encaja con el de los clientes de estas tiendas, entre otras razones, porque estos turistas suelen aprovechar ofertas baratas y vuelos de bajo coste que vienen acompañados de escasos gastos en su destino.

Pese a que las expectativas de negocio en la Plaza Nueva se han venido abajo, lo que continúa en alza es el precio del metro cuadrado. En ocho años, el valor se ha disparado tanto en el alquiler como en la compra. En 2003, la consultora Auguste-Thouard fijaba en 4.507 euros la venta del metro cuadrado, por lo que su precio se ha incrementado en un 121,88%. En el alquiler la subida ha sido del 83,33%, incremento bastante considerable, aunque sin llegar a las cifras anteriores. Las causas que explican este ascenso son varias, pero sobre la que más han insistido las consultoras es la peatonalización. Según los expertos inmobiliarios, el cierre al tráfico de diversas zonas ha favorecido la revalorización de calles y plazas, de ahí que enclaves como Tetuán o Plaza Nueva sigan copando el top ten de las vías más caras de Sevilla, aunque atiendan a grupos de mercado muy distintos.

10.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios