Día de la Mujer

Las manifestaciones del 8M tiñen Sevilla de violeta

  • La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, participa en la marcha organizada por el Movimiento Feminista

Desde bien temprano Sevilla ha amanecido este domingo teñida de violeta. El color morado se ha estampado en banderas, pancartas, ropa y pinturas en manos y cara. Signo inequívoco que es 8M, el día en que las organizaciones feministas salen a la calle a reclamar la igualdad. 

En esta jornada de reivindicaciones, en la capital andaluza se han convocado dos manifestaciones. Una, por grupos mixtos, que ha partido de Torre Sevilla a las 12:30 para llegar a San Telmo (sede de la Presidencia de la Junta) y otra, organizada por el Movimiento Feminista y que ha salido de la Glorieta del Cid a las 12:00 para alcanzar la Plaza Nueva. 

Esta última ha destacado por su carácter totalmente festivo y, sobre todo, por su alta participación. La cabecera de la marcha se encontraba a pocos metros del Ayuntamiento hispalense cuando la cola estaba aún por el Rectorado. 

Al final de la manifestación se ha situado el grupo formado por el PSOE, donde se encontraba la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien no ha dudado en criticar al PP por "la pose y la posición ambigua" que mantiene respecto al 8M. "No es de extrañar, nunca han estado en la lucha feminista", ha aseverado Montero, a cuyo lado se encontraba Alfonso Gómez de Celis, vicepresidente segundo del Congreso de los Diputados. 

En mitad de la movilización tamibén estaba el grupo de Ciudadanos, en el que han participado la presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet; y la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, quien ha defendido el movimiento feminista "porque hay que conseguir más retos". Ruiz también ha incidido en que el feminismo debe ser "inclusivo". "De hombres y mujeres, sin excluir a nadie", ha reivindicado la consejera. 

La pancarta portada en la cabecera de la manifestación está protagonizada por el lema: "Contra la opresión patriarcal, revolución feminista". Varias de las participantes en la marcha han hecho hincapié en que los "recortes" de los últimos años en materia de igualdad han provocado "más opresión y más violencia". 

Parte de estas declaraciones -junto al grito de "sola y borracha quiero llegar a casa", que se ha vitoreado en multitud de ocasiones durante la protesta- se han vuelto a escuchar en el manifiesto con el que ha concluido la manifestación, en el que se han recordado los "retos pendientes", como la igualdad salarial, la eliminación de "los roles asignados", el aborte libre y fuera del código penal así como acabar con la "mercantilización" del cuerpo de la mujer, entre otros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios