DIRECTO Minuto a minuto del Sevilla-Mallorca

Sevilla

Los nacimientos en la provincia de Sevilla caen al nivel más bajo desde 1975

  • La mayor cifra se dio en 1977, las primeras elecciones, con 31.405 nacimientos

Una familia con hijos pequeños en una calle de Sevilla.

Una familia con hijos pequeños en una calle de Sevilla. / José Angel García

El comportamiento de los nacimientos en la provincia de Sevilla desde 1975, si miramos la figura que trazan los datos en el gráfico, se parece a un gran tobogán del que luego surge una montaña más alta, en cuya base estamos en la actualidad.

La bajada de la natalidad se acelera a pasos agigantados en relación a los comienzos de las últimas casi cinco décadas mientras las administraciones no acaban de aplicar políticas eficaces para frenar esta sangría de población. En 2020 la cifra de nacimientos se ha situado en el nivel más bajo de este periodo, con 15.559 bebés nacidos de madre con residencia en Sevilla provincia, muy lejos del balance que arrojaba la provincia tras la muerte de Franco y el inicio de la Democracia.

En 1975 los niños y niñas nacidos en Sevilla eran justamente el doble que en la actualidad. Concretamente se movían siempre por encima de los 30.000. Hoy, en 2020, el último año de la serie publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los números han descendido a la mitad.

Si observamos el detalle de las estadísticas de nacimientos vemos que los años más fecundos fueron los primeros de la Democracia. En 1977, cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas en nuestro país, los nacimientos alcanzaron la cifra más alta de la serie de estas cuatro décadas: 31.405 nacimientos.

En los dos años previos el nivel fue algo menor aunque siempre por encima de los 30.000. En 1975 (muerte de Franco) nacieron 30.447 niños y niñas, y al año siguiente, en 1976, un total de 31.368.Curiosamente a partir de 1978, cuando España aprueba la primera constitución de la Democracia, comienza la caída de la natalidad.

La primera bajada importante se produce de 1978 a 1979, cuando nacen unos 2.000 bebés menos. Los 30.731 nacimientos de 1978 caen a 28.653 en 1979. Otro escalón destacable se produce entre 1980 y 1981, cuando perdemos de nuevo otros 2.000 habitantes por esta vía, ya que de los 28.225 nacimientos de 1980 pasamos a los 26.161 del año 1981.

En 1982, la fecha de las elecciones generales que le dan la victoria al socialista Felipe González, las estadísticas indicaban ya que estábamos por debajo de los 26.000 nacimientos, concretamente en los 25.960.

A lo largo de toda la década de los años 80 del siglo pasado se repite el descenso progresivo de nacimientos a un ritmo de un millar menos cada año.

El cambio de tercio tiene lugar en 1990, cuando se produce el primer aumento de nacimientos, una primera subida, aunque muy tímida: de 20.662 nacidos en 1989 las cifras subieron en 1990 a 20.728, apenas 66 niños y niñas más que el año anterior. En los primeros años de la década de los 90 se puede decir que la estadística de nacimientos se mantiene más o menos estable sin bajar de 20.000. Eran los años de la Expo92 y de las Olimpiadas de Barcelona.

Pero la crisis económica que comienza se deja notar también y genera una nueva pérdida de habitantes. En 1994 la provincia ya había dejado atrás la frontera de los 20.000 nacidos y los nacimientos descendieron a la cifra de 19.521.

El descenso persiste hasta 1996. A partir de entonces se da un cambio radical de tendencia y empezamos a recuperar población por la vía de los nacimientos. El aumento de nacimientos coincidió con los años de mayor prosperidad.

En la década de 1998 a 2008 crecen un año tras otro los nacimientos hasta alcanzar los niveles de la década de los ochenta: 25.193. Nunca más ha vuelto a repetirse esta buena tendencia.

El área metropolitana gana población por otra vía

A pesar de la caída estrepitosa de los nacimientos en toda la provincia de Sevilla, que se coloca en los niveles más bajos desde 1975, los municipios del área metropolitana de Sevilla no dejan de ganar población de nuevos habitantes que se mudan al municipio a ocupar una de sus viviendas.

Mientras la capital pierde población cada año, este retroceso demográfico contrasta con el crecimiento de la población empadronada en los municipios de la primera corona metropolitana. Dos Hermanas ha pasado de 125.086 a 136.250 vecinos de derecho desde 2010. Alcalá de Guadaíra de 71.740 a 75.546 personas empadronadas, Mairena del Aljarafe de 41.510 a 46.895 habitantes empadronados o La Rinconada de 36.641 a 39.204 habitantes de derecho, según los datos del INE.

La capital sevillana en la última revisión del padrón municipal del Instituto Nacional de Estadística (INE) una pérdida de 7.161 vecinos empadronados, de 691.395 habitantes a 684.234 entre el 1 de enero de 2020 y el 1 de enero de 2021. No obstante, el Servicio de Estadística del Ayuntamiento hispalense asegura que el dato real es muy superior: 694.492 vecinos empadronados a fecha de 1 de enero de 2021.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios