Sevilla

Obra millonaria de ingeniería biológica en el Carambolo para garantizar el suministro de agua

La gran atuación de Emasesa en el Carambolo para garantizar el suministro de agua. La gran atuación de Emasesa en el Carambolo para garantizar el suministro de agua.

La gran atuación de Emasesa en el Carambolo para garantizar el suministro de agua. / Juan Carlos Vázquez

Minimizar la presencia de agua en la ladera para evitar movimientos del terreno que afecten a las conducciones. Con ese objetivo principal, la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa) invertirá 3,1 millones de euros en el proyecto de estabilización del conocido como Barranco de la Trocha y de la vía pecuaria Cordel del Patrocinio, que se encuentran en el Cerro del Carambolo (Camas), para la protección y mejora de las instalaciones de la empresa, tanto los depósitos de agua como las tuberías de distribución que llevan el agua hasta la capital, entre otras poblaciones. La primera fase de la gran intervención ya ha sido licitadas por 1,5 millones de euros.

Localización Localización

Localización / Dpto. de Infografía

Emasesa tiene esta zona de la cornisa del Aljarafe sus principales depósitos, que permiten almacenar y suministrar el agua para consumo a cerca de un millón de personas, aproximadamente el 60% de la población. Debido a las características geológicas de esta zona, que es de tierra arcillosa y propensa a riesgos de movimientos del terreno, sumada a la deforestación progresiva, se viene realizando desde hace más de dos décadas un control sistemático de alerta temprana para verificar el afianzamiento de la zona y para detectar posibles afecciones que pongan en riesgo el correcto funcionamiento de las instalaciones, garantizando así el servicio de abastecimiento de agua a la ciudadanía. Estos problemas que presenta el suelo, de no actuar, podrían afectar también a la carretera que sube hacia el Arboreto, incluso a la autovía A-49, que discurre bajo la ladera.

La nueva escollera La nueva escollera

La nueva escollera / Dpto. de Infografía

Desde hace más de 30 años se realizan estudios para identificar las causas de los movimientos en el terreno y contribuir a la estabilización tanto del barranco como de la ladera del Arboreto. La primera de las medidas correctivas se llevó a cabo en 1991; supuso la ejecución de una pantalla drenante en la coronación de la ladera. Las investigaciones posteriores pusieron de manifiesto que los corrimientos seguían activos "a pesar del beneficioso papel que juega la pantalla drenante de la coronación", como recoge el documento técnico elaborado por Emasesa.

En el año 2016, se redactó el Proyecto de Estabilización de la Cabecera del Barranco de la Trocha, que ha sido reformado para la creación de un camino que cruce el barranco, en dirección este-oeste, por donde actualmente discurre el eje de la vaguada, con una anchura de seis metros y con pendientes máximas en torno al 40%; y que enlace transversalmente con la red de sendas existentes fuera del entorno del barranco. En la importante intervención se utilizarán las últimas técnicas de bioingeniería que hagan compatible una actuación de protección y cuidado paisajístico en un espacio ambiental protegido como este.

Obras a principios de año

Instalaciones de Emasesa en el Carambolo. Instalaciones de Emasesa en el Carambolo.

Instalaciones de Emasesa en el Carambolo. / Juan Carlos Vázquez

Está previsto que las obras arranquen de manera inmediata y durarán dos años. Incluirán un plan de contingencia a corto plazo que se traduce en la reforma de la cabecera del Barranco de la Trocha y Cordel del Patrocinio, con un plazo de ejecución de 18 meses. Este plan contribuirá a mantener estabilizada la ladera, según ha informado la empresa. Para ello, se activarán distintas medidas medio ambientales, entre las que se destacan: un sistema de cunetas para ordenar el drenaje superficial de las laderas, recortando el tiempo de contacto de las escorrentías, un tratamiento vegetal del terreno con el objeto de trabar el suelo para evitar riesgos de formación de círculos de deslizamientos superficiales, y una siembra masiva de especies arbustivas que mejor se adaptan a las condiciones de estos terrenos. La plantación se realizará de forma manual y cada planta contará con alcorque y sistema de riego, un sistema que será desmontable, para evitar posibles fugas.

La segunda actuación contempla la ejecución de una tubería de conexión entre los depósitos del Carambolo, con un plazo de 7 meses, para poder garantizar el suministro a la población desde cualquiera de sus depósitos; y finalmente, la conexión de la segunda cintura de abastecimiento a la ciudad de Sevilla con la arteria 1600 mm, con un plazo de 5 meses, que permitirá una nueva alimentación a los depósitos de Adufe, situados en Alcalá de Guadaíra, como reserva en caso de que fuera necesario dejar sin servicio algún depósito del Carambolo.

Visión general de los bancales del Arboreto. Visión general de los bancales del Arboreto.

Visión general de los bancales del Arboreto. / D. S.

De manera detallada, la actuación comprende la continuación del abancalamiento de la ladera del Arboreto a lo largo del Barranco de la Trocha, el relleno granular del fondo del barranco, la ejecución de una estructura de protección y una galería para las llamadas tuberías gemelas (conducciones de agua a Sevilla); la sustitución de estos conductos por otros iguales, y la restauración de los tramos de la red de drenaje actual.

Para el mantenimiento de la cabecera se realizarán bancales a las cotas 55, 57,50, 60 y 62,50 en toda la extensión del tramo entre el vértice Sureste del depósito y el eje del barranco. De este modo, se evitará una afección a los pinos que sostienen el borde superior en esta zona. La solución de los muros entre los bancales –explica el proyecto– será similar a la de la actual aterrazamiento del Arboreto.

Detalle del drenaje de los bancales. Detalle del drenaje de los bancales.

Detalle del drenaje de los bancales. / D. S.

Para sostener el pie de ambas laderas del barranco frente a los deslizamientos, el Informe de Estabilización del Barranco de la Trocha aconseja el relleno del fondo con material drenante. Para facilitar la evacuación de las aguas de lluvia se colocarán tres cunetas a lo largo del contacto del relleno con las laderas. Por el eje del barranco se produce un flujo subterráneo de agua que aflora en su parte media-baja antes del recinto donde se sitúa la arqueta del desagüe. Esta corriente es la causante de la inestabilidad del terreno. Para minimizar el riesgo se van a construir dos zanjas drenantes a los lados de la losa de protección, en el fondo del barranco.

La protección de las gemelas

Es uno de los puntos críticos de la actuación. El relleno del fondo del barranco produce una sobrecarga en las tuberías no prevista en el proyecto inicial. Por ello, se ejecutará una estructura de protección sobre las gemelas mediante varias losas de hormigón apoyadas sobre pantallas de pilotes que serán las que soporten el peso del relleno. Durante las obras, es necesario que se mantenga en servicio una de las dos tuberías, por ello se realizará primero la galería de la margen derecha.Los trabajos sobre la red de drenaje profundo abarca la reposición de las dos tuberías de polietileno, de 200 mm, que vierten a la cota 47,50 en el pozo B; la inspección de la red de drenaje mediante videocámara; el acondicionamiento de los pozos E, D y A; y la rehabilitación del tramo que une los pozos E y A mediante la técnica del “bursting” para ampliar su diámetro.

Tratamiento vegetal

Para la estabilización de las laderas se plantea la reforestación con especies de raíz profunda y escasa necesidad de agua y la organización del drenaje superficial para que no se produzcan embalsamientos ni torrenteras de desarrollo progresivo o inestable.Debido a las fuertes pendientes de las laderas, el proyecto considera aconsejable acometer un tratamiento vegetal del terreno con la finalidad de espesar o tupir el terreno. Esta intervención se hará en los tramos comprendidos entre el último bancal y el relleno y se efectuará mediante una mezcla de especies arbustivas, seleccionadas entre 15 posibles, que se consideran adaptadas a las condiciones edafológicas del terreno.

Zona del barranco de la Trocha Zona del barranco de la Trocha

Zona del barranco de la Trocha / Juan Carlos Vázquez

Para evitar las posibles fugas de agua, se descarta instalar una red de riego permanente, optándose por una desmontable que conecte con los depósitos de Emasesa para la consolidación de las plantas.

Al afectar la actuación al BIC Cerro del Carambolo, la Comisión Provincial de Patrimonio ha puesto una serie de premisas. Se deberá redactar un proyecto de actividad arqueológica preventiva y una resolución final. Además, tendrá que realizarse un control arqueológico durante el movimiento de tierras por un técnico competente autorizado por la Consejería de Cultura.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios