Patrimonio

Una obra para salvar las yeserías del Alcázar

  • La restauración en todas las dependencias del Palacio Mudejar servirá para frenar su deterioro

Estancia del Real Alcázar donde se observa la importancia de este elemento decorativo. Estancia del Real Alcázar donde se observa la importancia de este elemento decorativo.

Estancia del Real Alcázar donde se observa la importancia de este elemento decorativo. / M. G.

Los sevillanos y turistas que visitan el Real Alcázar guardan en su retina el recuerdo de dos elementos vinculados a este palacio:los azulejos y la yesería. Las obras hecha de yeso conforman un valioso conjunto que en breve será sometido a una actuación de conservación preventiva. Estos primeros trabajos cuentan con el visto bueno de la comisión provincial de Patrimonio y un presupuesto de 76.495 euros (IVA incluido). El contratista contará con un plazo máximo de seis meses para una actuación de urgencia que afecta a todas las dependencias del Palacio Mudéjar y tiene como objetivo frenar el deterioro que vienen sufriendo para luego abordar una restauración que durará varios años.

El Patronato del Alcázar apunta que se realizarán las labores urgentes de conservación preventiva y de mantenimiento que garanticen la estabilidad material sólo en aquellos fragmentos o placas que se encuentren en peligro de desprendimiento y pérdida. Se seguirá un criterio común de mínima intervención que cumpla con los requisitos establecidos en la legislación, cartas y recomendaciones de organismos oficiales para este tipo de intervenciones.

Los trabajos a realizar serán la inspección y localización de los daños que necesiten actuaciones de urgencia, mediciones y propuesta de intervención; la limpieza superficial de la zona a intervenir. Se procederá a la eliminación mecánica de polvo y depósitos de suciedad; la protección provisional. Se protegerán provisionalmente las zonas puntuales de estratos con falta de adherencia y en peligro de desprendimiento que lo requieran; el tratamiento de urgencia en grietas y fisuras. Se efectuará en los casos necesarios para la estabilidad y sujeción de fragmentos y placas; y la fijación de placas y fragmentos en peligro de desprendimiento. Se realizará con los métodos adecuados en cada caso y mediante el empleo de morteros compatibles con el original.

Los trabajos cuentan con una partida de 76.495 euros y un plazo de seis meses

En el documento se especifica que los trabajos en las yeserías del monumento civil más importante de la ciudad incluirán una memoria final de las actuaciones de emergencia de conservación preventiva y mantenimiento realizadas en los revestimientos de yeso del Palacio Mudéjar. “Deberá incluir la ficha técnica de los materiales empleados, la localización de las intervenciones y su tipología reflejada en gráficos”.

La conservación preventiva se desarrollará en casi todas las dependencias del recinto mudéjar, que incluye el salón de embajadores, el salón de toledanos, el salón de sevillanos, el patio de las muñecas, el salón del techo de Felipe II, la cámara regia, las salas de los infantes, la sala del techo de los Reyes Católicos, el cuarto del príncipe, la sala de los pasos perdidos, el vestíbulo del patio de las doncellas y el pasillo que conecta ambos espacios.

Esta intervención puede calificarse de histórica, ya que no se tiene constancia de cuándo se actuó en ellas por última vez. Estos trabajos, además, tendrán carácter divulgativo, pues durante su ejecución dividida en cuatro fases se permitirá a los visitantes contemplar la evolución de los mismos, como ha ocurrido en otras restauraciones llevadas a cabo recientemente en este monumento.

Los principales problemas que presenta la yesería del Alcázar conciernen a fisuras, pérdidas de piezas, desgastes, separaciones, oquedades, oxidación de los clavos de fijación, manchas, cambios de tonalidad y ennegrecimiento. Estas patologías obedecen a varios factores. Por un lado, están los efectos ambientales que ocasionan la humedad y los cambios bruscos de temperatura. También perjudica su conservación la presencia de palomas y murciélagos. Y por supuesto, las intervenciones inadecuadas que ha sufrido a lo largo de su historia así como la acción poco respetuosa de algunos visitantes.

La cronología de las decoraciones en yeso abarca desde las ejecutadas en la construcción del Palacio por Pedro I en el siglo XIV, las realizadas durante los siglos XVI y XVII, las realizadas en el XIX de imitación granadina y las aportaciones del XX. Todas ellas han de ser preservadas, desde las originales hasta las últimas, según las leyes de Patrimonio Histórico de España y de Andalucía están consideradas como adiciones históricas. La técnica de ejecución de las ornamentaciones de yeso del palacio consiste en la elaboración de placas colocadas y fijadas en el paramento. Sobre la forma de colocación de estas placas no es posible confirmarlo pero probablemente siguiera la técnica contrastada por Ramón Rubio Domene en las yeserías nazaríes de la Alhambra.

Bernardo Bueno, alcaide del Alcázar; Isabel Rodríguez, directora del palacio; y Rocío Campos, una de las restauradoras, contemplan el estado de las yeserías. Bernardo Bueno, alcaide del Alcázar; Isabel Rodríguez, directora del palacio; y Rocío Campos, una de las restauradoras, contemplan el estado de las yeserías.

Bernardo Bueno, alcaide del Alcázar; Isabel Rodríguez, directora del palacio; y Rocío Campos, una de las restauradoras, contemplan el estado de las yeserías. / M. G.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios