El crimen de Marta

Los padres del Cuco dicen que no vulneraron el alejamiento

  • Se acogen a su derecho a no declarar pero confirman que se equivocaron de carretera.

Los padres de Francisco Javier García Marín, el Cuco, ratificaron ayer ante la Fiscalía de Menores que no quebrantaron de forma consciente la orden de alejamiento que impedía que el entonces menor se acercara a menos de 50 kilómetros de Sevilla, hechos por los que se han abierto sendos procedimientos penales al joven y a sus progenitores.

Los padres del Cuco, que fueron citados en calidad de testigos por la Fiscalía de Menores en el procedimiento iniciado contra su hijo, se acogieron a su derecho a no declarar, al tratarse de los padres del menor y porque ellos mismos figuran como imputados en unas diligencias abiertas por los mismos hechos en los juzgados de Utrera. No obstante, los progenitores sí que se remitieron a la declaración que ellos prestaron en ese juzgado, en la que dijeron que fuesen sorprendidos en noviembre del año pasado a menos de 50 kilómetros de Sevilla debido a un error al cruzar el peaje de la Ap-4 en Las Cabezas de San Juan, ya que, según precisaron, se dirigían a esta localidad acompañados por el menor para acudir a un cumpleaños de un amigo del mismo, pero no tenían intención de incumplir la orden de alejamiento que le había impuesto el juez de Menores.

Los padres acudieron a los juzgados de Menores ocultando sus rostros, como en ocasiones anteriores, y no realizaron ninguna manifestación a los numerosos medios de comunicación que se habían congregado en la sede judicial.

A los juzgados de Menores también se acercó ayer José Antonio Casanueva, abuelo de Marta del Castillo, que no mostró mucha confianza en el resultado de la causa abierta por el presunto quebrantamiento. "Tal y como ha ido el otro juicio, esto será un juicio de faltas o una multa", declaró el abuelo, que recordó que la familia sospecha que la intención real de los padres del Cuco era desplazarse a Sevilla con el menor. "Nosotros pensamos que venían a Sevilla y que no era la primera vez, que la orden la habían roto en más de una ocasión", precisó José Antonio Casanueva, que denunció a su vez la "falta de control" del menor durante el tiempo que estuvo en el piso tutelado de la provincia de Cádiz.

El menor fue identificado por la Policía en un control rutinario el 14 de noviembre de 2010 y, tras verificar que se había incumplido la orden, fue reingresado al piso tutelado. Como el menor no conducía el vehículo, la Fiscalía no adoptó ninguna medida cautelar contra él, máxime cuando el Código Penal, salvo en los casos de malos tratos en la pareja, sólo contempla la posibilidad de imponer una multa cuando se produce el quebrantamiento de una medida cautelar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios