Plan de empleo

Casi medio centenar de parados logra un contrato con las prácticas en hoteles

  • El programa puesto en marcha por el Ayuntamiento logra sus objetivos en la zona norte y El Vacie

Aroa y Marisol durante la formación recibida en el Hotel Bellavista. Aroa y Marisol durante la formación recibida en el Hotel Bellavista.

Aroa y Marisol durante la formación recibida en el Hotel Bellavista. / Antonio Pizarro

Aroa y Marisol son dos veinteañeras que trabajan en el NH Viapol. Durante el día desarrollan su labor en un hotel y por la noche duermen en una chabola. Viven en El Vacie, una de las zonas que ha sido objetivo de actuación del programa Integra 2018, puesto en marcha por el Ayuntamiento de Sevilla y que tiene como fin formar y lograr la inserción laboral de 2.800 parados procedentes, principalmente, de enclaves necesitados de transformación social. Cuenta con un presupuesto de dos millones de euros. Estos datos han sido dados a conocer en una comparecencia a la que acudió el alcalde hispalense, Juan Espadas.

El perfil de estos participantes reúne alguno de los siguientes requisitos: jóvenes menores de 30 años, mayores de 45, parados de larga duración, discapacitados, personas sometidas a maltrato físico o psíquico, inmigrantes y aquellos sevillanos en proceso de rehabilitación o reinserción social. Dicho programa se ha desarrollado a través de siete proyectos puestos en marcha en distintas zonas de la capital andaluza. Una de ellas ha sido el Polígono Norte y El Vacie, donde se ha llevado a cabo una iniciativa pilotada por la Asociación de Hoteles de Sevilla (AHS) en colaboración con ONG que llevan décadas trabajando en estos barrios. El presidente de la AHS, Manuel Cornax, se congratuló esta mañana de los resultados obtenidos con este plan. 

En el programa han participado 40 empresas. De ellas, una veintena han sido hoteles. También han colaborado enseñas hosteleras. El número de personas que se han beneficiado de esta formación alcanzó las 460, lo que superó ampliamente el mínimo fijado: 330. Todos ellos recibieron en una primera fase orientación sociolaboral. En cuanto a las obtención de competencias transversales, 391 sevillanos acudieron a estas clases formativas, mientras que 125 lo hicieron en competencias técnicas. Las prácticas profesionales se desarrollaron con 85 alumnos y, finalmente, 46 han logrado ya un contrato de trabajo.

Esta formación ha cambiado la vida de jóvenes como Aroa y Marisol, dos madres veinteañeras que viven en El Vacie y que tienen toda la ilusión puesta en que el trabajo que ahora desarrollan en el NH Viapol les sirva para abandonar el poblado chabolista. El haber podido aprender inglés ha sido para Aroa una de las experiencias más gratificantes que ha vivido en este proceso, en el que pudo participar gracias a la labor que la asociación Avanti desarrolla desde hace décadas en dicho asentamiento. Para Marisol, la gran "satisfacción" es haber podido comprarle con el dinero de su primer sueldo unos botines a su hijo para ir "decentemente" a la escuela. "Cobrar cada mes es un lujo para mí", asevera. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios