Sevilla

Sólo seis policías defendieron la Sevilla que no estaba en la Feria de Abril la noche del pescaíto

  • Los agentes tuvieron una noche intensa con varios robos con fuerza, hurtos de motos en las cercanías del real una supuesta agresión sexual y un caso de malos tratos

Patrulla policial en las inmediaciones de la portada, horas antes del alumbrao. Patrulla policial en las inmediaciones de la portada, horas antes del alumbrao.

Patrulla policial en las inmediaciones de la portada, horas antes del alumbrao. / Víctor Rodríguez

Comentarios 9

Sólo seis policías nacionales defendieron la ciudad de Sevilla la noche del sábado. El resto del dispositivo estaba en la Feria de Abril, donde se celebraba la tradicional cena del pescaíto. Fuera del recinto ferial, sólo había tres patrulleros disponibles para atender las múltiples incidencias que se produjeron a lo largo de la noche. Hubo varios robos con fuerza, una denuncia por agresión sexual y diversos robos en vehículos, que los policías fueron atendiendo como podían ante la escasez de agentes.

Se volvió a repetir el problema de la Semana Santa, donde la ciudad se quedó sin policías en algunos turnos y los distritos dejaron de contar con presencia policial en las horas centrales del día. Mientras cientos de agentes engrosaban el dispositivo de la Semana Santa en el centro de la ciudad, los barrios se quedaban sin vigilancia. La noche del sábado volvió a suceder algo similar, con el grueso de los policías en el recinto de Los Remedios y sus alrededores y muy pocos para el resto de la ciudad.

En teoría salieron más coches, pero varios de ellos tuvieron que dedicarse a los puntos fijos, repartidos entre custodias hospitalarias de presos y vigilancias de víctimas de violencia de género de riesgo extremo. Pese a que hace unos meses el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunció la creación de un módulo hospitalario para presos en Sevilla, lo cierto es que esta medida aún no está ni siquiera planteada y obliga a destinar dos policías por turno para vigilar a cada uno de los reos que se encuentra hospitalizado.

Durante la noche del sábado al domingo se registraron varios robos con fuerza en comercios. Hubo asaltos en farmacias, supermercados y una óptica, la de la calle Arroyo, que volvió a ser desvalijada un año después de sufrir otros dos robos. Hubo también al menos tres robos de motocicletas y ciclomotores en el entorno de la Feria de Abril.

Además, la Policía recibió varias llamadas más por malos tratos y reyertas. Y también hubo un caso de una supuesta agresión sexual que se está investigando. Varios vecinos que oyeron gritar a una joven llamaron al 091 alertando de una posible violación en grupo en una casa en la que vivían varias personas de origen iberoamericano, mientras que los familiares y amigos de éstos negaban que hubiera ocurrido tal agresión. Finalmente la joven, que estaba ebria y no recordaba nada, fue trasladada al Hospital Virgen Macarena, donde le hicieron varias pruebas para evaluar si eran compatibles con una agresión sexual o no.

Los agentes se vieron desbordados durante la noche, con los tres patrulleros yendo de una punta a otra de la ciudad y llegando tarde a la mayoría de los servicios. Unos días antes del inicio de la Feria de Abril, el Gobierno informó de que el dispositivo de seguridad de la fiesta estaría compuesto por unos 1.500 policías nacionales, a los que había que sumar casi 500 guardias civiles y otro millar más de policías locales.

Según el comunicado difundido en los días previos a la Feria, quedarían entre 200 y 800 agentes, en función de las necesidades, disponibles para garantizar la seguridad en toda la ciudad, no sólo en el recinto ferial. Sin embargo, la noche del estreno ya se pudieron comprobar las carencias de este plan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios