VÍDEO Un migrante cruza por primera vez el valle de Melilla volando en parapente

Sevilla

Los rastreadores militares contra el covid-19 superan ya los cinco millones de llamadas

  • La operación Misión Baluarte se coordina en toda España desde la Capitanía General de Sevilla

Algunos de los militares encargados de la operación Baluarte.

Algunos de los militares encargados de la operación Baluarte. / Juan Carlos Muñoz

Los rastreadores militares han superado ya las cinco millones de llamadas para rastrear los contactos estrechos de las personas que han dado positivo por covid-19. Esta tarea es una de las principales de las que se encargan los soldados que se encuentran desempeñando la operación Misión Baluarte, que coordina en casi toda España el Mando Componente Terrestre (MCT) desde el cuartel general de la Fuerza Terrestre, en la Capitanía Militar de Sevilla.

En una nota de prensa, el Ejército destacó el trabajo de los rastreadores y apuntó que “los militares continúan prestando su apoyo a la sociedad para paliar los efectos de la crisis sanitaria provocada por el covid-19, ejerciendo como rastreadores telefónicos”. Actualmente el Ejército de Tierra cuenta con 1.109 rastreadores, junto a los 65 del Ejército del Aire y los 136 de la Armada. Hasta la fecha, estos militares han realizado más de cinco millones de llamadas.

Estos soldados se encargan de llamar por teléfono a todas las personas que hayan dado positivo en una prueba PCR y cuyo nombre y número de teléfono haya sido facilitado por las autoridades sanitarias de cada comunidad autónoma. En estas llamadas, los rastreadores lo que hacen es “interesarse por la salud de las personas a las que llaman, sus posibilidades de conseguir alimentos y medicación, si son personas de riesgo por tener patologías previas o sus contactos recientes, desde dos días antes de presentar síntomas o si son asintomáticos, desde que se realizaron la prueba”.

Además, se realizan seguimientos a contactos que no han dado positivo en coronavirus, pero que deben cumplir con la cuarentena domiciliaria por haber mantenido un contacto estrecho con algún positivo. En estos casos, los contactos han de ser de más de 15 minutos sin mascarilla y a menos de dos metros de distancia.

Además de estas labores, los militares también realizan seguimientos a las personas que proceden de países de riesgo o que tienen alguna de las variantes del coronavirus con mucha fuerza en la actualidad. Así, desde hace unas semanas se están rastreando a las personas que hayan llegado a España procedentes de Argentina, Bolivia, Colombia y Namibia.

En esta misión, el Ejército está a disposición de las comunidades autónomas, que son las que solicitan más o menos rastreadores dependiendo de la evolución de la pandemia y de la necesidad de aumentar la vigilancia epidemiológica. En las últimas semanas, Cantabria solicitó diez rastreadores militares y Extremadura una treintena. Junto a ello, el Ejército continúa prestando apoyo en la campaña de vacunación contra el covid-19. En en Asturias, Canarias, Castilla La Mancha, Ceuta y Navarra los rastreadores están gestionando las citas para las vacunas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios