La batalla contra la pandemia

Regresan los primeros sevillanos afectados por el megabrote de Covid en Mallorca

Jóvenes entrando al hotel medicalizado de Palma de Mallorca.

Jóvenes entrando al hotel medicalizado de Palma de Mallorca. / Cati Cladera / EFE

Empiezan a llegar los primeros sevillanos afectados por el megabrote de Covid en Mallorca. Se trata de tres alumnos del IES Néstor Almendros, en Tomares, que han decidido regresar en avión y descartar el barco burbuja que ha fletado el Gobierno central para los jóvenes que no están contagiados. 

El vuelo los ha traído esta mañana desde el aeropuerto de Palma al de Sevilla. De allí se han dirigido directamente a sus domicilios, donde permanecerán confinados hasta que la semana próxima se les practique una nueva PCR. 

Así lo ha confirmado una de las madres de estos jóvenes, que se encargó la pasada noche de sacar los billetes del vuelo de regreso, cuando supo que un tribunal de Mallorca había tumbado el confinamiento de quienes, habiendo dado negativo en las pruebas, seguían aislados en el hospital medicalizado en la capital balear. 

Para evitar más riesgos

"No queríamos que se montaran en un barco con más personas y corrieran más riesgos. Demasiado han sufrido ya esta semana en el hotel", refiere esta madre, que recuerda que su hijo había pasado el Covid meses antes de viajar a Mallorca y que cuando subió al avión que lo llevó a las Baleares iba con una PCR negativa. 

"Ellos han pagado el pato por los excesos cometidos la semana anterior, ya que durante su estancia estuvieron muy vigilados por la Policía", refiere esta madre, que detalla que el grupo de 17 alumnos con el que viajó su hijo llegó a Mallorca el 23 de junio, un día antes de que saltaran las alarmas por el megabrote de Covid en ese archipiélago.

Hasta el domingo permanecieron en un hotel donde sólo ellos eran españoles, pues el resto de los alojados procedían del extranjero. Esa jornada les comunicaron que debían trasladarse al Palma Bellver, el hotel medicalizado por el Gobierno balear. Tras practicarles allí las pruebas pertinentes, el número de contagiados en este grupo de Tomares fue de cuatro. 

Un hotel "desbordado"

El hijo de esta madre le ha detallado que el establecimiento medicalizado se encuentra "desbordado" por el elevado número de jóvenes que han atendido. "Lo han vivido con miedo, porque con tanta gente temían contagiarse de nuevo", asegura esta sevillana, quien añade que los turistas extranjeros que se han desplazado a Mallorca en grupo para viajes de fin de curso "continúan en la calle sin ninguna limitación". "Imagino que haberlos aislados hubiera provocado un conflicto internacional", abunda. 

Se desconoce el número exacto de sevillanos que han decidido regresar en avión y no hacerlo en el barco burbuja que ha fletado el Ejecutivo central hasta el Puerto de Valencia, desde donde la Junta ha dispuesto cuatro autobuses para que los jóvenes andaluces vuelvan a sus lugares de origen. 

Hasta el día de ayer eran 121 los sevillanos que habían dado positivo de los 243 afectados por el megabrote balear. Estos contagiados se han confirmado ya en tierra sevillana. La cifra de aislados en el hotel medicalizado de Mallorca ha sido de 40, incluyendo negativos y positivos. Mientras, en el brote de Portugal los contagios continúan en 36.