Robo en Sevilla Asaltan a mazazos otra perfumería Aromas en la Juncal

  • Una banda de delincuentes destrozó el cristal del escaparate para acceder a la tienda de madrugada

  • La empresa ha sufrido más de cuarenta robos con fuerza durante los últimos dos años y medio

Sustitución del cristal del escaparate de la tienda Aromas en la plaza de la Juncal. Sustitución del cristal del escaparate de la tienda Aromas en la plaza de la Juncal.

Sustitución del cristal del escaparate de la tienda Aromas en la plaza de la Juncal. / M. G.

Una banda de ladrones asaltó la madrugada de este martes la perfumería de la cadena Aromas en la plaza de la Juncal. Los delincuentes rompieron a mazazos el cristal del escaparate de la tienda, para luego acceder al interior y sustraer artículos de alta perfumería. A primera hora de la tarde, un grupo de operarios sustituyó la luna fracturada por una nueva.

La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre este robo con fuerza, en el que podrían haber participado entre 3 y 5 ladrones. Tras cometer el robo, los delincuentes huyeron en dirección a la Ronda del Tamarguillo. Por el momento no hay ninguna persona detenida por este robo, el enésimo que sufre la cadena Aromas en Sevilla.

Aromas es una de las compañías más afectadas por los alunizajes y los robos fracturando el cristal mediante mazas. En los últimos dos años y medio, ha sufrido más de cuarenta robos en Sevilla. En los alunizajes se han empleado principalmente Seat León o BMW, sustraídos previamente.

Los ladrones suelen llevar otro coche para cargar con la mercancía, que guardan en cajas. Los robos son muy rápidos, duran apenas unos segundos. Uno de los delincuentes empotra el coche dando marcha atrás contra el cristal y abre un hueco para que sus compañeros entren.

Van con los rostros cubiertos con capuchas o pasamontañas, para no ser grabados por las cámaras de videovigilancia de las tiendas, y también con guantes para no dejar huellas.

La luna destrozada, en el camión de la cristalería. La luna destrozada, en el camión de la cristalería.

La luna destrozada, en el camión de la cristalería. / M. G.

La empresa instaló barreras contra el paso de vehículos e impedir así los alunizajes, lo que llevó a los delincuentes a utilizar mazas para romper los cristales. 

En algunas ocasiones los robos han sido abortados por los vecinos, que han oído ruido y han dado la voz de alarma, provocando la fuga de los delincuentes. De hecho, gracias a esta colaboración vecinal, se ha podido recuperar parte de la mercancía sustraída.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios