Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

El 50% de los sevillanos marcaron la casilla de la Iglesia en la Renta

  • La aportación de las hermandades al Fondo Común ha aumentado un 120% desde 2014

El cepillo de una Iglesia El cepillo de una Iglesia

El cepillo de una Iglesia / M.G.

Una de las diócesis más generosas. La mitad de los sevillanos que realizó la declaración de la Renta el año pasado, el 44,3%, marcó la X de la Iglesia. Se trata de un porcentaje que supera en 10 puntos la media del conjunto de España. Por el IRPF, la Archidiócesis recibió en 2016 más de 6,4 millones de euros. Esta cantidad cada vez incide menos en las cuentas de la Iglesia sevillana, que se sustentan, fundamentalmente, por las aportaciones de los fieles (30%) y otros ingresos corrientes (45%), entre los que destaca la visita cultural a la Catedral. Un tercio de los gastos fueron empleados en la conservación del patrimonio y en sus gastos de funcionamiento.

La Archidiócesis de Sevilla movió durante el año pasado un total de 43.658.063 euros, según dio a conocer ayer el ecónomo diocesano, Alberto Benito. Esta cantidad supone un aumento del 5% con respecto al ejercicio anterior. El arzobispo, monseñor Asenjo, destacó la "generosidad" de los sevillanos a la hora de colaborar con la Iglesia y sus fines mediante la Renta. "Ha sido casi la mitad, diez puntos más que la media

El arzobispo, monseñor Asenjo, junto al ecónomo, Alberto Benito; y el delegado de Medios, Adrián Ríos, durante la rueda de prensa. El arzobispo, monseñor Asenjo, junto al ecónomo, Alberto Benito; y el delegado de Medios, Adrián Ríos, durante la rueda de prensa.

El arzobispo, monseñor Asenjo, junto al ecónomo, Alberto Benito; y el delegado de Medios, Adrián Ríos, durante la rueda de prensa. / Víctor rodríguez

nacional". Gracias a la X que marcan los sevillanos se recaudan por el IRPF unos diez millones de euros, aunque de esta cantidad sólo se ingresa en la cuenta de la Archidiócesis algo más de seis millones. El resto se va destinado al Fondo Común Interdiocesano del que se nutren las diócesis con menos recursos. "Cada vez dependemos menos de la asignación tributaria. 321.816 sevillanos han confiado en la labor de la Iglesia", indicó el ecónomo.

Las aportaciones voluntarias de los fieles constituyen uno de los principales sustentos de la Archidiócesis. Entre colectas parroquiales, suscripción de cuotas, colectas para instituciones de la Iglesia y otros ingresos provenientes de los fieles, se recaudaron más de 13 millones de euros. El arzobispo destacó que en los dos últimos años se había producido un aumento muy importante de los ingresos por donaciones y legados.

En cuanto a los gastos, la Archidiócesis empleó lo mismo que ingresó. Más de 13,4 millones fueron destinados al mantenimiento del vasto patrimonio histórico de la Archidiócesis. Más de 8,2 millones fueron se emplearon en desarrollar acciones pastorales y asistenciales. El siguiente capítulo de los gastos fue la retribución del claro (7,3 millones) y la del personal seglar (6,7 millones).

En cuanto a las cuentas de la Catedral, el año pasado se ingresaron 13 millones de euros, casi 700.000 euros más que en 2015. El principal ingreso fue por la visita cultural, que un año más mejoró sus números hasta recaudar 12,7 millones. La mayor parte de los gastos, hasta 4,6 millones, se dedicó en acciones pastorales y asistenciales. El Cabildo también dedicó una parte muy importante a la conservación no sólo de la Catedral, sino también a otros templos y a nuevas construcciones. En total, fueron más de 3,5 millones de euros.

Monseñor Asenjo destacó el incremento que ha habido este año de las aportaciones de las hermandades al Fondo Común Diocesano. Un total de 96 corporaciones hicieron sus ingresos por un valor de 123.338 euros, un 16% más que en 2015 y un 120% más que en 2014. El arzobispo agradeció su "esfuerzo" ya que además muchas mantienen importantes obras sociales, se encargan de diferentes templos y colaboran con otras instituciones diocesanas. Pese a ello, volvió a insistir en que hay que colaborar, cada una en la medida de sus posibilidades: "La aportación es un signo de comunión, no un impuesto revolucionario". Las hermandades también dieron 93.400 euros para los seminarios.

El pasado 1 de marzo entró en funcionamiento el protectorado canónico para facilitar a las entidades religiosas, fundamentalmente a las hermandades, el cumplimiento de sus obligaciones. "En estos meses lo que estamos recibiendo son muchas consultas. Estamos haciendo una labor de asesoramiento. La oficina está para ayudar. De momento no hemos visto un incremento en la presentación de las cuentas anuales, pero todavía es pronto", explicó Benito. Sobre este asunto, el arzobispo volvió a recordad que presentar las cuentas es una obligación. "Quien no lo hace incumple un deber y no deja de ser lamentable", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios