Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

movilidad

Mateos Gago se cerrará al tráfico

  • El Ayuntamiento restringirá el paso a los taxis y los servicios de emergencia. Se reducirá el horario y los puntos para la carga y descarga

Tráfico en Mateos Gago. Tráfico en Mateos Gago.

Tráfico en Mateos Gago. / B. Vargas

Comentarios 13

Sin tráfico. Así quedará la calle Mateos Gago tras la reurbanización a la que será sometida durante el actual mandato. El gobierno de Espadas desea que los únicos vehículos que transiten por esta céntrica vía sean los taxis y los servicios de emergencia. No será el único cambio que se acometa. Se reducirá también la zona de carga y descarga así como el horario para esta labor. Para ello será imprescindible tener aprobado el Plan de Movilidad Sostenible, que contempla el uso de pequeños coches eléctricos para el reparto de la mercancía. La nueva configuración de la calle se intentará consensuar al máximo con los vecinos, para lo que ya han comenzado los primeros contactos. Los trabajos no comenzarán hasta el próximo año. La inversión inicial prevista es de casi 600.000 euros.

"La imagen de los vehículos privados en la Plaza de la Virgen de los Reyes es esperpéntica". El delegado de Movilidad del Ayuntamiento hispalense, Juan Carlos Cabrera, utilizó este miércoles esta frase para referirse a la estampa que contemplan a diario sevillanos y visitantes cuando transitan por el enclave más monumental de la capital andaluza. Según el edil socialista, es una "imagen fea" de una ciudad tan turística, de ahí que tanto el alcalde, Juan Espadas, como él deseen acabar con dicha situación, lo que supone cerrar al tráfico Mateos Gago, una calle donde a los peatones les resulta bastante complicado andar. Ésta es la principal novedad de un proyecto del que se lleva hablando casi un año y del que, por ahora, poco más se sabe. El Ayuntamiento ya se ha reunido con la presidenta de la Asociación de Vecinos de Santa Cruz, María José del Rey, a quien presentaron las líneas generales de la futura reurbanización.

La intención del gobierno socialista es blindar al tráfico esta céntrica vía, por lo que el acceso se restringirá a los taxis y a los servicios de emergencia, según señalaron a este periódico fuentes municipales. María José del Rey añadió que la calle contaría con una plataforma única, esto es, no habría diferencia de altura entre el acerado y la calzada, que se estrecharía con el fin de ganar espacio para el peatón. Otro aspecto que afecta a la movilidad es el de la carga y descarga, que se ha convertido en un auténtico problema en esta vía.

Cabrera adelantó que este asunto queda pendiente de la elaboración del Plan de Movilidad Sostenible, que se prevé que esté aprobado dentro de un año. Dentro de esta iniciativa se desarrollará la labor de carga y descarga, de manera que afecte lo menos posible al tránsito de personas por las calles estrechas del centro. La intención, a priori, es la de habilitar varios puntos en el Casco Antiguo y que desde allí se reparta la mercancía a los establecimientos en coches eléctricos. Esta medida también se aplicaría en Mateos Gago, lo que aliviaría la situación actual y la imagen de saturación que se ofrece cada día. Ayer mismo en esta calle había casi una decena de camiones aparcados -durante bastante tiempo- mientras los responsables se encargaban de trasladar los productos alimenticios y las bebidas a los numerosos negocios hosteleros que hay en la zona, tanto en Mateos Gago como en calles adyacentes.

Los vecinos han pedido un aparcamiento para bicis, del que la calle carece actualmente

La reurbanización también supone la pérdida de las plazas de aparcamiento, espacio que ganarán los viandantes. Se mantendrá, eso sí, la parada de taxis, por expreso deseo de los vecinos, aunque con toda probabilidad se trasladará al segundo tramo de la calle, en la zona más cercana a Fabiola. Los residentes han exigido, asimismo, el acceso con sus vehículos a esta vía y un aparcamiento para bicicletas, inexistente actualmente.

La configuración definitiva saldrá, en la medida de lo posible, del consenso con los vecinos. Al menos eso es lo que defiende el gobierno local. Aún no hay fecha prevista para presentarle a los residentes el proyecto original, cuyo estado -según Cabrera- es muy "embrionario". Lo que sí ha podido saber la presidenta de la asociación vecinal de Santa Cruz es que las obras no comenzarán hasta 2018, pese a que el año pasado el Ayuntamiento anunció que se iniciarían en el presente ejercicio. Buena parte de los trabajos correrán a cargo de Emasesa, que se encargará de renovar las redes de abastecimiento. La partida incialmente prevista es de 560.000 euros, una cantidad a la que hay que añadir el gasto que correría a cargo de la Gerencia de Urbanismo.

Otro aspecto a tener en cuenta es el del pavimento. En esta calle la permanencia del adoquín no la decidirán los vecinos, sino que, al encontrarse cerca de la zona declarada Patrimonio de la Humanidad, se seguirán los criterios del entorno protegido y de la Comisión Provincial de Patrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios