Infraestructura clave en la ciudad

Santa Justa-San Pablo: el estudio para llegar en tren al aeropuerto estará terminado en primavera

  • La Junta encarga un informe previo para elegir el modelo de transporte más viable para unir la estación de tren con el aeropuerto

Una mujer entra con su bicicleta en un Cercanías en la estación del Palacio de Congresos. Una mujer entra con su bicicleta en un Cercanías en la estación del Palacio de Congresos.

Una mujer entra con su bicicleta en un Cercanías en la estación del Palacio de Congresos. / Juan Carlos Vázquez

El esperado estudio para conocer la viabilidad de la conexión de la estación de tren con el aeropuerto estará terminado antes de primavera. En el proyecto de presupuestos de la Junta de Andalucía aparece una partida específica de 180.000 euros (IVA incluido) para unir Santa Justa con San Pablo. Ese informe técnico que saldrá a licitación en unas semanas servirá para elegir el modelo de transporte más idóneo entre varias opciones (Metro, Cercanías o tranvía), esclarecer la demanda estimada de viajeros que tendría y la viabilidad económica que supondría afrontar su inversión.

Los técnicos de la dirección de Movilidad del gobierno andaluz ya terminaron los pliegos necesarios para que las empresas interesadas opten al concurso que servirá para la redacción del estudio de viabilidad, que cuenta con un plazo de elaboración de seis meses. Lo que parece claro es que el trazado será en superficie y deberá salvar el escollo de la Autovía a Madrid (A-4). El presupuesto sale del proyecto de planes y estudios de movilidad sostenible, que cuenta con un gasto de casi 1,3 millones de euros que será confinanciado con fondos Feder de la Unión Europea.

Ahora toca que, una vez se forme el nuevo gobierno con el socialista Pedro Sánchez a la cabeza, los presupuestos del Estado incluyan el dinero necesario para iniciar la infraestructura. Desde el Ministerio de Fomento apuntan que el proyecto de las cuentas que se tramitó a principios de año (y que no salieron adelante) venía incluida una partida dentro del proyecto de mejora de la Red de Cercanías de Sevilla destinada para arrancar la conexión entre la estación de tren y el aeropuerto.

Todo apunta a que el trazado será en superficie y deberá salvar el escollo de la A-4

Todo apunta a que Sevilla está más cerca de tener por fin una demanda histórica: una conexión ferroviaria con el aeropuerto con la que ya cuentan otras grandes capitales como Málaga, Madrid, Barcelona, Valencia y Alicante, e incluso un municipio de muchos menos habitantes como Jerez. A petición de Ciudadanos, el estudio inicial de viabilidad de esta conexión fue encargado por la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía a su dirección de Movilidad en septiembre de 2017. Esa petición quedó en un cajón, lo que supuso que la partida de cinco millones reservada por el Estado quedara sin ejecutar debido a que no se elaboró ese informe previo.

Las tres administraciones (Ayuntamiento, Junta y Estado) apoyan esta conexión ferroviaria como obra urgente y necesaria por varios motivos. El aeropuerto de San Pablo no deja de crecer en pasajeros (mueve más de 6,3 millones de viajeros anuales) y un enlace directo con el AVE de Santa Justa sería determinante. Enlazar el Palacio de Congresos con el aeródromo daría un impulso definitivo a Fibes. Y no es de recibo que el autobús y el taxi sean las únicas opciones de transporte del aeropuerto de la capital andaluza.

No sólo las administraciones apoyan unir Santa Justa con San Pablo. En el último Barómetro Socioeconómico del pasado verano, los sevillanos consideran como segunda prioridad (la primera fue que se complete la red Metro) esta conexión, que fue señalada en primer lugar por un 20%.

El Estado tiene previsto incluir de nuevo dinero en los presupuestos para iniciar la infraestructura

El proyecto nace de una moción presentada por Ciudadanos en un Pleno municipal celebrado hace ahora tres años y medio. Después de que las iniciativas para que un ramal de la futura línea 2 de Metro o la alta velocidad llegasen a San Pablo quedaran enterradas ante la falta de presupuesto, la formación naranja diseño que los viajeros que aterricen en el aeródromo sevillano puedan poner un pie en Santa Justa en diez minutos.

Este ramal de Cercanías, con doble vía electrificada y ancho ibérico, tendría un trazado de 5,5 kilómetros y circularía en una plataforma en superficie, a excepción de algunos pasos elevados de conexión necesarios para salvar la línea ferroviaria Sevilla-Huelva, el arroyo del Miraflores y algunos viales, como los cruces con las carreteras SE-20, Miraflores o Brenes.

La nueva línea (según ese proyecto) tendría una frecuencia de paso de media hora para dar una cobertura a 800.000 pasajeros anuales. No sólo uniría el aeropuerto con la estación, también conectaría con los polígonos industriales Calonge y Store y con la línea C-4 que llega al Palacio de Congresos y a las estaciones de Virgen del Rocío y el intercambiador de San Bernardo, que supondría un “nexo de unión directo con el centro a través del Metro, Metrocentro, Cercanías, autobús y bici”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios