Qarabag-Sevilla | UEFA Europa League Bakú, el turno de los inéditos

  • El Sevilla inicia el camino europeo ante el Qarabag con los focos en Dabbur, quien debe compartir protagonismo con otros como Rony Lopes, Koundé o el propio Chicharito

Munas Dabbur, que aún no se ha estrenado en partido oficial, antes de salir rumbo a Bakú. Munas Dabbur, que aún no se ha estrenado en partido oficial, antes de salir rumbo a Bakú.

Munas Dabbur, que aún no se ha estrenado en partido oficial, antes de salir rumbo a Bakú. / Antonio Pizarro

Llega el momento de satisfacer a los impacientes. Es hasta cierto punto entendible que el aficionado de a pie quiera ver en acción a los fichajes del verano, pero cuando se traen a doce caras nuevas es imposible que en cuatro jornadas de Liga todos tengan su cuota de protagonismo sin que lo que de verdad importa, la competición, se vea resentida.

El acento se ha puesto en Munas Dabbur, del que se especuló de todo debido a su ostracismo en las primeras convocatorias, pero son varios más los componentes de esa facción de la plantilla que hace tiempo en fútbol se dio en llamar “el fondo de armario”, término que el propio Julen Lopetegui se encargó de emplear hace unos días para referirse a este tramo de la temporada en el que los esfuerzos se acumulan para empinar la cuesta.

La llegada de la UEFA Europa League, primero en su fase de grupos, obliga al entrenador a repartir las cargas más o menos equitativamente sin perder poder competitivo, algo sagrado en un equipo profesional de élite.

El Sevilla partió ayer hacia Bakú, la capital de Azerbaiyán, para medirse a su primer rival en la fase de grupos y matar el gusanillo europeo, renovar ilusiones y enterrar el recuerdo que una mala noche dejó en Praga. El equipo, hasta esa misma semana entrenado por Pablo Machín, se llevó un palo importante –también la afición y el club–, por lo que la edición de este año es un nuevo reto para el todavía hegemónico Sevilla, pentacampeón del torneo.

Lopetegui tiene claro que ha llegado el momento de mover el banquillo y la confección del grupo que le ha caído en suerte también ayuda. Después todos los rivales juegan, pero no se ve un enemigo potencialmente peligroso a priori en la nómina que forman Qarabag, Apoel Nicosia y Dudelange.

Hay curiosidad, mucha, por ver a Dabbur en acción, a Rony Lopes, a Koundé y también a Chicharito Hernández con más minutos de los que pudo disputar el domingo en Vitoria. Si quitamos el rato del mexicano ante el Alavés, son jugadores aún casi inéditos en partido oficial, salvo algunos minutos de Koundé y Rony Lopes. El brasileño con pasaporte portugués, además, llegó en el tramo final del mercado y ni siquiera se ha visto en acción en un amistoso. En un caso similar al de Chicharito, viajó a Cornellà casi recién llegado y también a Granada, pero fue descartado en ambas ocasiones. Entró en la convocatoria ante el Celta y jugó los últimos minutos, insuficientes para calibrar lo que puede aportar al equipo. En Bakú, debido a que ni Nolito ni Ocampos pueden jugar, podría tener su primera oportunidad seria para justificar la cantidad que el Sevilla pagó al Mónaco por él, alrededor de 23 millones de euros.

Por su parte, el meta Bono, que llegó como Chicharito el último día del mercado, también está inédito, aunque el tema de los porteros es una decisión muy personal del entrenador. Tampoco han jugado con Lopetegui Pozo y Sergi Gómez. El primero se quedó en la plantilla como solución al lateral derecho cuando no esté Jesús Navas, mientras que el catalán prefirió no aceptar las ofertas que tuvo para salir y aceptó quedarse como cuarto en el escalafón de defensas centrales.

El Sevilla tendrá que jugar seis partidos en los próximos 20 días mal contados, teniendo inmediatamente después de la cita ante el Qarabag un plato fuerte ante el Real Madrid para el que Lopetegui reservará a buena parte de su primera línea. No en vano, será el choque estrella de la Liga, con un Sevilla que quiere mantener el liderato y significará del primer enfrentamiento del técnico de Asteasu ante su ex equipo, una excelente oportunidad para reivindicarse tras su fracaso en el Bernabéu y su convulsa salida de la selección española dos días antes del debut en el último Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios