Pretemporada Sevilla FC

A Benidorm con demasiadas dudas

  • La RFEF tienta a Marchena como candidato a director deportivo la víspera de resolver el lío de la Supercopa

  • El adjunto a la dirección del Sevilla debe ser el enlace entre el club y la plantilla y, en teoría, debería estar en la concentración

Machín da instrucciones con Amadou atento en la ciudad deportiva. Machín da instrucciones con Amadou atento en la ciudad deportiva.

Machín da instrucciones con Amadou atento en la ciudad deportiva. / Antonio Pizarro

El Sevilla parte en la mañana de hoy hacia Benidorm para iniciar la concentración de pretemporada con la idea de acelerar la preparación para el 26 de julio. Ese día empieza en el Ramón Sánchez-Pizjuán la temporada oficial, con la ida de la primera ronda de clasificación de la Liga Europa, y hay aún demasiadas dudas en torno a la planificación. De entrada, Pablo Machín se va a la costa levantina sin apenas centrales y sin el delantero de referencia. Para esta posición es lógico que Joaquín Caparrós haya pedido paciencia, porque apunta muy alto. Más preocupa la nueva llamada de la Federación Española a Carlos Marchena.

Un movimiento exógeno al Sevilla ha vuelto a tener una consecuencia inmediata en su organigrama. Fernando Hierro no continuará como director deportivo de la selección española y enseguida surgió la noticia de que Luis Rubiales ve a Carlos Marchena como el relevo ideal. El adjunto a la dirección de fútbol del Sevilla fue cedido gustosamente por el club cuando el terremoto provocado por Julen Lopetegui y su decisión de entrenar al Madrid días antes del Mundial provocó la primera solicitud de la RFEF para que Marchena se pusiera al servicio de la selección. Y ahora, apenas unos días después de que el ex futbolista de Las Cabezas se hubiese reincorporado a la disciplina del Sevilla, vuelve a ser tentado por Rubiales.

La noticia fue avanzada por el Mundo Deportivo en la tarde de este domingo y llegó la víspera del día designado por la propia RFEF para resolver el lío de la Supercopa de España, con casi todas las partes posicionadas para que se dispute a partido único en Tánger el 12 de agosto, excepto el Sevilla, que espera poder hacer valer su derecho a que se respete el calendario acordado en su día por LaLiga y la RFEF. Pero la International Champions Cup interfirió en el calendario al fijar un amistoso del Barcelona en San Francisco el mismo día 5, fijado para la ida de la Supercopa.

El Sevilla, en principio, fue partidario del partido único, pero luego declinó tal opción cuando la propuesta era jugar la final en Tánger, territorio de amplio predicamento azulgrana. Según la edición digital de Marca de Madrid, la RFEF quiere convencer al Sevilla ofreciéndole un millón de euros y 6.000 entradas, en las mismas condiciones que al Barcelona, que sí ha aceptado la propuesta. Hoy es la reunión en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas de la Junta Directiva de la Federación con las partes. Y hoy debe darse solución a este asunto que ha coleado desde el final de la primavera.

Todo apunta a Tánger: el Sevilla deberá resolver la inclusión del partido de ida en el abono de la temporada. Eso sí, podrá jugar el amistoso con el Arsenal el 4 de agosto, lo que le supondría otro ingreso a sumar. Aun así, anoche insistió en su postura oficial en Twitter: "El Sevilla no ha variado su postura. La Supercopa de España está fijada a doble partido tal y como está fijada en el calendario. Así quiere que se juegue. No ha aceptado ninguna propuesta distinta".

En el aire, en cambio, continúa la situación de Marchena, cuya misión en Nervión, entre otras, es ser el enlace con la plantilla, por lo que debería viajar a Benidorm, en teoría. En el Sevilla no tienen comunicación oficial de la presunta propuesta de Rubiales para que se haga con la dirección deportiva de la selección. Pero la propuesta lo puede seducir, entre otras cosas porque Marchena es un mito en la selección, en la que ha tenido mucho más predicamento que con el Sevilla. De hecho, defendió en 69 ocasiones la zamarra roja de España, con la que mantiene el récord de 57 partidos invicto seguidos y con la que logró, amén del Mundial sub 20 en 1999 y la plata en los Juegos Olímpicos de Sidney en 2000, la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010. Con el Sevilla apenas jugó 35 partidos en Segunda y 33 en Primera antes de ser traspasado al Benfica en 2000.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios