Sevilla FC Del Cluj a la Roma, portería reforzada

  • Las dudas en torno a Bono surgieron en el gol anulado en la vuelta ante el equipo rumano, pero el marroquí se ha ganado toda la confianza y hasta podría ser titular en Duisburgo

  • Vaclík ya está competamente listo

Bono se ejercita en la ciudad deportiva con Javi Díaz detrás. Bono se ejercita en la ciudad deportiva con Javi Díaz detrás.

Bono se ejercita en la ciudad deportiva con Javi Díaz detrás. / LaLiga

27 de febrero de 2020, el Sevilla está desarrollando uno de sus peores partidos con Julen Lopetegui como entrenador, juega con fuego contra el Cluj rumano, ya que el marcador en el encuentro de vuelta registra un cero a cero y en la ida todo concluyó con uno a uno. Minuto 87, zapatazo de Paun-Alexandre, Bono se come la pelota y el Ramón Sánchez-Pizjuán enmudece. Afortunadamente, el letón Treimanis confirma a través del VAR una mano previa y eso permite que los sevillistas se enfrenten el próximo jueves a la Roma en Duisburgo.

El sevillismo, de forma casi unánime, le bajó ese día el pulgar a Bono no sólo por su error, sino por sus declaraciones posteriores en las que prácticamente decía que no puso todo de su parte porque sabía que se había cometido una infracción, algo que fue complicado de corroborar incluso con la utilización del VAR. A partir de ahí el marroquí sólo jugó un partido y medio por una pequeña lesión de Vaclík y ya era un futbolista casi sentenciado en su etapa como sevillista cedido por el Girona.

Pero el fútbol tiene ese componente azaroso que le permite dar vueltas inesperadas. Cuando Vaclík caía lesionado contra el Eibar por un golpe con Kike García, más allá incluso de la anécdota de disfrutar la parada de Ocampos a Dmitrovic, los pajaritos contra las escopetas, el sevillismo se echó a temblar. El problema de rodilla parecía serio y la alternativa era Bono para todo lo que venía por delante.

Seis goles ha encajado sólo Bono en los 14 partidos que ha disputado con el Sevilla esta temporada

Pero el guardameta internacional marroquí se ha encargado de disipar todas las dudas con sus excelentes actuaciones. Bono ocupó por primera vez la portería como titular contra el Athletic, donde encajó el gol del lateral Capa y las dudas comenzaron a disiparse. Desde entonces, portería invicta, triunfos contra el Mallorca (2-0) y el Valencia (1-0) y empate en Anoeta con varias intervenciones de verdadero mérito (0-0).

Bono se ha ganado el derecho a ser respetado, incluso las redes sociales, ese termómetro que nunca se sabe si funciona de manera adecuada o sencillamente ladra para que se le escuche, pasaron a pedir que se pensara en ejercer la opción de compra pactada con el Girona para su continuidad la próxima campaña.

Ni el más furibundo de los sevillistas ya tendría el menor temor de que el marroquí nacido en Canadá se encargara de defender la portería sevillista en el partido del próximo jueves contra la Roma. No pasaría absolutamente nada, pero se da la circunstancia de que Vaclík ha superado la hiperextensión de la rodilla que tanto llegara a inquietar cuando se produjo en los estertores del partido contra el Eibar y el teórico titular debe ser el checo.

Ese teórico podría ser entrecomillado con toda la razón porque Bono ha sido el titular en seis de los ocho partidos disputados por el Sevilla en la Liga Europa. Sólo se perdió el primero contra el Qarabag, donde estaba recién llegado y fue suplente, y la ida contra el Cluj por una lesión muscular que le impidió jugar. En el resto de los encuentros, Lopetegui tuvo claro que el internacional marroquí era el elegido para esa competición.

¿Cómo verá esa alternancia el entrenador vasco cuando la competición de la Liga ya se ha finiquitado y Vaclík ha vuelto a entrenar sin el menor problema? La respuesta no se podrá conocer hasta el jueves, pero hay que tener en cuenta el factor de que el checo ha trabajado muy duro para acelerar su recuperación. Incluso renunció a esa semana de vacaciones otorgada al resto de la plantilla tras finalizar la Liga contra el Valencia para estar en las mejores condiciones en la vuelta a los entrenamientos.

Eso se ha podido comprobar desde que los sevillitas volvieran a ejercitarse en el estadio Jesús Navas desde el pasado domingo. A pesar de que casi todos los entrenamientos han sido individuales, Vaclík no tiene ya el menor problema en su rodilla y será Lopetegui quien tenga que tomar la decisión definitiva sobre el cancerbero titular contra la Roma.

Y por si fuera poco todo esto, un nuevo refuerzo comparece para consolidar esa portería. Javi Díaz, el tercer guardameta del elenco que tiene a su disposición Lopetegui, cuenta por primera vez en la Liga Europa después de que las salidas de Nolito y Rony Lopes le hayan permitido ocupar una de las 21 plazas que hay asignadas para futbolistas que no son canteranos. El portero de Mairena del Aljarafe sí es un producto de la carretera de Utrera, pero un problema burocrático por sólo cinco días le impide tener el plácet de la UEFA para ocupar una de las cuatro plazas asignadas para los jugadores de formación de cada club.

La competencia está asegurada, está claro, y ahora le tocará, como siempre a Julen Lopetegui, un ex guardameta como Monchi, la decisión final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios