Supercopa de España

El Sevilla insiste y no quiere la Supercopa a partido único

  • La Federación propuso jugar el 12 de agosto en Tánger y el Sevilla sigue firme en defender a sus aficionados.

  • "Que decida la RFEF y si no, el Consejo Superior de Deporte", dice Castro

La reunión de esta tarde en la RFEF, con Castro y Cruz a la derecha. La reunión de esta tarde en la RFEF, con Castro y Cruz a la derecha.

La reunión de esta tarde en la RFEF, con Castro y Cruz a la derecha. / carmelo / efe

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tendrá que decidir sobre la Supercopa de España después de que no haya acuerdo entre clubes. La Federación propuso en una reunión celebrada este jueves que el título que enfrenta al campeón de Liga y al campeón de Copa (en este caso el subcampeón) se dispute de manera excepcional este año a partido único en campo neutral el día 12 de agosto y dio a Sevilla y Barcelona hasta las 0:00 para ponerse de acuerdo en un campo neutral, pero el Sevilla se niega a ello y no se mueve en su postura de mantener las fechas iniciales y dos encuentros, ida y vuelta, los días 5 y 12.

El organismo que preside Luis Rubiales incluso llegó a proponer una posibilidad exótica, que el partido se juegue en Tánger (Marruecos). Esta opción compensaba el tema económico que los clubes reclaman por taquilla y la RFEF por derechos televisivos. Tánger ya albergó la Supercopa de Francia la temporada pasada y tiene un estadio con capacidad para 45.000 espectadores. 

Pero el Sevilla, reunido en un consejo de administración de urgencia, ha decido negarse para defender a sus socios, ya que el partido estaba incluido en el abono. "Hemos concluido que nos mantenemos en las fechas previstas en el calendario del 5 y 12 de agosto. A partir de ahí la Federación actuará y decidirá, pero tenemos un compromiso con nuestros aficionados, que son los que más nos importan. Es un partido incluido ya en el abono y nos debemos a ellos", ha dicho Castro a la conclusión.

El Sevilla estaba abierto a colaborar, pero entiende que el problema es del Barcelona, que no desea anular un compromiso en Estados Unidos el día 4. "Ahora será la propia Federación la que deba tomar una decisión. Es la que tiene la potestad si no hay acuerdo entre los clubes. Si ellos se lo transmiten al Consejo Superior de Deportes, pues será el CSD", añade.

En cuanto a la posibilidad de que se jugase en Tánger, el presidente afirmó que "se ha hablado de varias opciones y ésta era una de ellas, pero no entro a valorar ninguna porque no las aceptamos. Nos importa el 5 y 12 de agosto, tenemos fijado un partido en nuestro estadio y la Federación tendrá que decidir". Para concluir, dejó claro que no teme una decisión final perjudicial para el Sevilla: "No tengo porqué pensar que el presidente de la Federación va a mirar con distinto rasero a los dos clubes. Ambos hemos expuesto nuestras razones en Madrid".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios