Barcelona-Sevilla FC | Nombres propios

Nombres propios: Koundé se encumbra aún más en el Camp Nou

Koundé defiende una internada de Messi. Koundé defiende una internada de Messi.

Koundé defiende una internada de Messi. / Alberto Estévez / Efe

El empate del Sevilla en el Camp Nou frente al Barcelona sirvió para demostrar el nivel general de la escuadra de Julen Lopetegui, superior en casi todo el encuentro, a los azulgrana, pero también hizo posible una nueva exhibición del defensa sevillista Koundé, que ahora mismo puede ser uno de los mejores centrales del mundo.

Koundé No es que sea bueno, es que está al nivel de los mejores ya

Nunca nos podremos cansar desde este humilde rincón del cronista de elogiar las cualidades del joven defensa francés. Es una gozada verlo jugar a campo abierto, con valentía, sin importarle que venga a presionarlo Messi o el que sea, con confianza en su velocidad y su acertada colocación... Le salvó una a Frenkie de Jong impresionante en el minuto 82 y hasta se fue al ataque en la recta final con osadía. Es, sin duda, uno de los mejores centrales que juegan ahora mismo en Europa.

Rakitic Se puso el traje de obrero que ha lucido con éxito en ese coliseo

Había expectación por comprobar el rendimiento del suizo ante sus compañeros y la verdad es que Rakitic tal vez ofreciera su mejor rendimiento desde que ha vuelto a enfundarse la camiseta del Sevilla. Hasta ahí correcto, notable, el problema es que optó por ejercer de lo que ha hecho en su periodo como barcelonista, de trabajar a fondo sacrificándose para tapar a Busquets y para la primera línea de presión. Ayer tenía sentido, pero en el Sevilla esperan más de su vena gitana, de esa clase que mostró en Nervión.

De Jong Su trabajo es notable, pero con gol es excepcional

El holandés se vació para ir a presionar cientos y cientos de veces la salida del balón del Barcelona desde Neto y después también ayudó en el balón parado atrás y en la basculación. Su trabajo, está claro, es bueno, pero si encima es capaz de pegarle con esa violencia a la parte alta de las redes es ya excepcional.

Óliver Torres Cuesta meterse en el juego, pero ¡vaya minutos!

Es perfectamente comprensible que entrar en frío en el Camp Nou cueste, sobre todo si el resto de los compañeros están funcionando como una verdadera máquina, pero los once minutos fueron decepcionantes. Incapaz de dominar el balón para salir a la contra y encima sin ayudar a Acuña a tapar por su costado.

Fernando Su exhibición de manejar el juego de posición fue portentosa

El brasileño volvió a dejar su tarjeta de visita con un rendimiento excelso. Le tapó todas las vías interiores a un Barcelona que perseguía con contumacia incluso entrar por esa zona, pero no sólo eso, tenía el encargo de Lopetegui de sorprender en ataque a las espaldas de Busquets y Frenkie de Jong y buscó esa opción en reiteradas ocasiones. Incluso debió marcar un gol en una de esas salidas si Jesús Navas le hubiera pasado bien el balón.

Jesús Navas Cualquiera tiene derecho a cometer un error

Fue el protagonista directo del empate del Barcelona en una acción muy parecida a otra que ya vivió en una de las recientes visitas del Sevilla al Camp Nou. Obsesionado con tapar las subidas de Jordi Alba por su carrir dejó el balón muerto en su forzado despeje para que Coutinho empatara un minuto después del gol que puso en ventaja a los sevillistas. Pero su rendimiento general no se resintió con ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios