Alavés-Sevilla FC | La previa

El liderato en juego: De Musset en Mendizorroza

  • El Sevilla visita un escenario poco grato para batirse con el enardecido Alavés en la cima de la clasificación

  • Romántico duelo entre dos ‘outsiders’ que no quieren ser convidados de piedra en la Liga

Banega juega con el balón ante unos sonrientes Sarabia, Mercado y Mudo. Banega juega con el balón ante unos sonrientes Sarabia, Mercado y Mudo.

Banega juega con el balón ante unos sonrientes Sarabia, Mercado y Mudo. / Víctor Rodríguez

No fue Juanito Oiarzabal el que sugirió una frase como salida de la boca helada de un alpinista. "Lo realmente importante no es llegar a la cima, sino mantenerse en ella". Esta frase, casi un pilar del utilitarismo salvaje, de ese resultadismo economicista en que nos vemos inmersos, fue imaginada por un romántico. Por uno de los primitivos poetas del Romanticismo francés. Quién se lo iba a decir a Alfred de Musset, un esteta con fama licenciosa en su juventud que vivió las revoluciones liberales decimonónicas. Hoy, casi dos siglos después, en Mendizorroza se aprestan a grabar su afortunado apotegma dos equipos que pelean por el liderato de la Liga.

La orla de ese epitafio junto a los montes de Álava la ponen el Sevilla y el Alavés, dos outsiders, dos inesperados competidores que se han colado entre la tradicional aristocracia del campeonato español. Y ambos litigan hoy en un romántico duelo por la cima de ese campeonato. Ninguno de los dos quiere ser convidado de piedra en el festín de una Liga que aspira a acabar con su tiránico duopolio.

Alineaciones probables Alineaciones probables

Alineaciones probables / Elaboración propia / Infografía

Más inesperado aún es el Alavés, un paria venido arriba que quiere hoy subirse a las barbas del burgués Sevilla. Y Mendizorroza se apresta a poner su garra para ayudar a la tropa de Abelardo a mantener invicto el escueto y magro recinto vitoriano. No será una noche cómoda para Pablo Machín y su gente.

En el Maurice Dufrasne valón ya se pudo comprobar que el fútbol de salón no tiene sitio cuando enfrente hay un rival con los dientes apretados. Igual que el Standard de Lieja recibía con sus mejores galas y su más ansiosa voluntad al pentacampeón de la UEFA Europa League, hoy el Alavés de Abelardo se apresta a recibir en ese mismo tono rebelde y subversivo al actual líder de la Liga española, una valiosísima escarapela que tratará de mantener en su solapa el Sevilla de Machín. La lección de Lieja puede valer para Mendizorroza.

El Alavés de Abelardo no pierde un partido en su feudo desde abril y recibirá al Sevilla enardecido, enérgico

Desde el mes de abril, cuando el Sevilla estaba enfrascado en preparar la final de la Copa del Rey de tan infausto recuerdo, no cae en su feudo el Alavés de Abelardo. En Vitoria están congratulándose de la hora en que se fijaron el técnico gijonés, al que ficharon en diciembre de 2017. Y acaba de cumplir 38 jornadas como técnico babazorro con una cifra redonda de 20 victorias.

Quiere decirse que el Alavés está lanzado, es el cuarto clasificado, está a tres puntos del Sevilla y aspira a iguarlarlo a puntos e incluso, si acompañan los resultados del Barcelona-Villarreal y el Girona-Atlético, arrebatarle el preciado liderato que ostenta por tercera vez desde que comenzó el curso Pablo Machín y su gente. Contra ese rival juega el Sevilla.

Lieja dejó una lección sobre cómo contrarrestar a un rival encorajinado; la zaga tiene una dura prueba

Tal es el duelo, con ese cariz romántico que le ponen los dos inesperados litigantes, y a él llega el Sevilla con el ánimo algo alicaído tras la derrota en Lieja, que lo deja desestabilizado en su competición preferida, la Liga Europa. Levantarse del tropezón en Bélgica y arrostrar la bravura con que será recibido el Sevilla en Mendizaorroza es el doble reto del equipo de Machín.

El vapuleo en Lieja incluyó una segunda parte en busca de la remontada y con uno menos, con el añadido del cansancio de gente como Banega, Franco Vázquez o Ben Yedder, gente principal que debería tener hoy frescura de piernas y de mente para mirar frente a frente al duelista, aguantarle el pulso y vencerlo.

Aun con la duda de Aleix Vidal, Machín podrá alinear a su once más reconocible, no con la frescura ideal

El Alaves es un equipo fuerte, aguerrido, con un peligroso juego aéreo, con un lanzador fino como Ibai Gómez y rematadores como Calleri o Borja Bastón. Un rival con nervio que aprovechará la mínima duda del Sevilla. Y se da la circunstancia de que el Sevilla es un líder con dudas y con una defensa que no transmite seguridad cuando algún contrincante la zarandea con energía.

Pablo Machín no pudo concretar una convocatoria, aunque parece que su unidad A no peligra. Está la dua de Aleix Vidal, que dejó renqueante el campo de batalla de Lieja. Hay otros futbolistas tocados. Son muchos partidos, mucha presión... Es el frenesí de la competición, jueves, domingo, Europa, la Liga... y lo difícil es mantenerse ahí, en el centro de las miradas, mientras gira el carrusel. Louis Charles Alfred de Musset dixit.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios