Sevilla FC | La cesión de Muriel La esperanza del 69,8%

  • Muriel, el fichaje más caro del Sevilla, se marcha a la Fiorentina y el club recuperará dos tercios de la inversión si los italianos ejecutan la compra, de unos 15 millones de euros

Muriel saluda a Machín tras ser sustituido en Krasnodar, donde quedó señalado. Muriel saluda a Machín tras ser sustituido en Krasnodar, donde quedó señalado.

Muriel saluda a Machín tras ser sustituido en Krasnodar, donde quedó señalado. / Mikhail Gronski

El fichaje más caro de la historia del Sevilla abrió la puerta de salida, pero dejó entreabierta la del regreso. Muriel, lo hizo oficial ayer el club, ha sido cedido a la Fiorentina hasta el final de la presente temporada, por un millón de euros, con una opción de compra de unos 15 millones de euros. La incógnita ahora es saber si este ciao se convierte en addio. Para ello tendrá que rendir a un buen nivel y convencer a la Fiorentina de que merece la pena tal desembolso, nada descabellado en el actual mercado hiperinflado, sobre todo en los delanteros.

Con los números en la mano, no ha sido tan mala la inversión de 21,5 millones de euros que realizó el Sevilla en el verano de 2017. Muriel, internacional colombiano, aunque recientemente ha perdido tal condición, y mundialista, se puso la camiseta sevillista en 65 ocasiones y marcó 13 goles. Desde el principio, la losa de los 21,5 millones de euros que pagó el Sevilla por él, la apuesta más fuerte de Óscar Arias cuando relevó a Monchi en la dirección deportiva, pesó mucho sobre Muriel. La prensa y la afición recordaban cada momento ese sambenito ser el más caro de la historia del Sevilla... y Muriel no ha sido capaz de rebelarse ante esto.

Pero la llegada de Muriel al club sevillista traía un mal intrínseco: su calificación de delantero goleador, de referencia, cuando en la Sampdoria no había sido tal. Óscar Arias creyó que lo apuntado en Génova podría romper definitivamente en Sevilla. Pero Muriel no tuvo el carácter para dar el pasito y ofrecerse como ese delantero de referencia que sostiene la faceta ofensiva, como sí está realizando ahora Andre Silva, acompañado de Ben Yedder. No lo logró con Eduardo Berizzo y, en cambio, Vincenzo Montella sí apostó fortísimo por él y le dio los galones. Y Muriel respondió en alguna fase de la temporada pasada, con goles importantes, como el que hizo en la ida de las semifinales de la Copa del Rey en Butarque al Leganés.

Por entonces, Ben Yedder estaba a la sombra de Muriel, como antes lo había estado a la de Vietto o Jovetic. Pero Pablo Machín vio que no obtenía de él la respuesta esperada y apostó claramente por Ben yedder, después de darle a Muriel varias oportunidades al principio de temporada, en la que dejó una espita a la esperanza de su reivindicación, como el partido en la Supercopa de España ante el Barcelona, con asistencia de gol.

Hasta de dibujo cambió Machín para dar encaje a Ben Yedder en lugar de Muriel, que desplazó al franco-tunecino de la rotación, con Andre Silva como único punta antes del cambio de 3-4-3 a 3-5-2. Sin embargo, Ben Yedder no salió en verano, y se ha hecho un hueco en el equipo que definitivamente taponó cualquier atisbo de reacción de Muriel, que desde antes fue bajando los brazos. En Krasnodar, por ejemplo, quedó muy señalado.

Esta temporada ha jugado 19 partidos y ha marcado 4 goles, uno en la Liga, y los otros tres en la Liga Europa (dos en la rondas previas). La temporada pasada hizo 9 goles, siete en la Liga y dos en la Copa, en 46 comparecencias oficiales. Eran cifras inferiores a las de la Sampdoria. Antes de recalar en el Sevilla hizo 11 tantos en 31 partidos de la Serie A y dos en la Copa. Aunque con apenas 21 años, en la 12-13, hizo 11 goles también, pero en 22 partidos.

Cuando llegó al Sevilla se produjo el efecto contrario al esperado: se desinfló. Arribó con una valoración en Transfermarkt de 17 millones y se va con una de 8. En Nervión esperan ahora que rinda en esta media temporada. La Fiorentina paga un millón por la cesión y el importe íntegro de su ficha hasta junio, unos dos millones de euros que el Sevilla debe invertir ahora en otro delantero. Pero para que se ejecute la compra por unos 15 millones (el 69,8% de lo que pagó el Sevilla, dos tercios) Muriel debe rendir como hizo en la Sampdoria. Allí tendrá menos presión. Y saben que no es delantero centro. En el Artemio Franchi tiene la competencia de Giovanni Simeone (4 goles en 19 partidos) y Chiesa (3 goles en 19). Es el nuevo reto de Muriel, al que el Sevilla estará atentísimo para que el ciao se convierta en un addio definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios