Sevilla FC

Ocampos ante su bipolar eclosión

  • El sevillista recibe la bendición de Messi, que califica de "extraordinaria para la selección" su aparición, pero sufre su primera lesión con la albiceleste y está pendiente de evolución tras regresar antes de tiempo

  • El extremo representa el cambio generacional del Argentina, donde ya lo ven como el relevo de Di María

Ocampos celebra el segundo gol que marcó con Argentina, en septiembre a Ecuador en Elche. Ocampos celebra el segundo gol que marcó con Argentina, en septiembre a Ecuador en Elche.

Ocampos celebra el segundo gol que marcó con Argentina, en septiembre a Ecuador en Elche. / Manuel Lorenzo / efe

Acudir a la selección y ser reconocido en su país es algo que, en general, anhela todo futbolista. Si se trata de un país tan volcado con el fútbol como Argentina, mucho más. Es lo que le está sucediendo a Lucas Ocampos, que en noviembre ha vivido dos cimas: tras marcar y ganar el derbi con el Sevilla fue titular con Argentina en el Superclásico ante Brasil y, aun sin marcar, sí ganó.

El gol de Ocampos fue el reconocimiento de la crítica especializada de su país y de una persona cuya opinión es escuchada con atención en el mundo entero, Lionel Messi. En contrapartida, el extremo sevillista ha sufrido la primera lesión con su selección, y eso que apenas ha aparecido tres ocasiones con la camiseta albiceleste. Es la eclosión bipolar de Ocampos.

Tras el triunfo de Argentina sobre Brasil en Arabia Saudí, Messi se refirió de forma muy elogiosa a Ocampos, poniéndolo como referencia del relevo generacional en Argentina. "Es bueno tener jugadores que vayan por afuera. La aparición de Lucas Ocampos fue extraordinaria para el bien del grupo de la selección. También los otros chicos que fueron surgiendo, porque el equipo sigue creciendo", dice el astro argentino. "Volvieron a aparecer jugadores que pueden ser importantes y eso nos hace más fuertes", añadió. Según Messi, su tocayo Scaloni "está buscando otra idea". Y en ese giro táctico de la albiceleste calza como un guante Ocampos. "En ataque llegamos con gente por afuera y también se sueltan los interiores", asegura.

Los elogios al fútbol por fuera de Ocampos llegaron también en un diario argentino de referencia como Olé. "El 9 de octubre debutó en el segundo tiempo contra Alemania y fue clave: le cambió la cara al equipo con el 0-2 y convirtió el empate. Cuatro días después fue titular frente a Ecuador, se destacó como volante por la izquierda y volvió a meterla", reza un artículo titulado ¿A quién elogió Messi?

"Contra Brasil volvió a ser de la partida, esta vez jugó por la derecha y mantuvo su nivel. Fue uno de los puntos altos del equipo, le hizo un lujo divino a Willian, aunque por momentos abusó de los chiches (lujos, regates). Además, tuvo un remate que pasó cerca del travesaño. En tiempos de renovación en la selección, Lucas Ocampos empieza a ganarse un lugar por su capacidad de jugar en ambos costados de la cancha y tiene otra gran ventaja: ya recibió la bendición de un tal Lionel Messi", remataba Olé.

Efectivamente, Ocampos empezó a contar para Scaloni nada más desembarcar en el Sevilla, como parte del relevo generacional de Argentina. En su país lo ven como el posible relevo de Di María, dentro de ese recambio de jugadores en el que también han entrado De Paul, Marcos Acuña, Lo Celso o Lautaro Martínez. De hecho, Scaloni lo citó en agosto, incluso antes de que debutara como sevillista, pero la lesión que sufrió en Cornellá, y que le dio la cara tras jugar de nuevo en Los Cármenes, le impidió acudir a la citación de septiembre para los amistosos con México y Chile.

Ahora se volvió de la gira con la selección antes de poder repetir con Argentina en el otro Superclásico con Uruguay, en Israel. No parece grave su lesión, pero es la primera que sufre con la selección argentina y sólo ha jugado tres partidos como albiceleste.

Es la contrapartida que tiene que la muy llamativa eclosión de Ocampos tenga tanto eco en su país, aunque es verdad que Scaloni ya lo tenía en mente antes de que con el Sevilla marcase cinco goles jugando, curiosamente, en la derecha, cuando en Marsella venía haciéndolo en la izquierda. En Argentina agradecen también esa polivalencia y que pueda aparecer en todo el frente de ataque, incluso de segundo punta, como pasó ante el Atlético de Madrid a ratos, en esa variante de 3-5-2 que sacó aquel día Lopetegui.

En 15 partidos oficiales, los 12 de Liga con el Sevilla y los tres con Argentina, Ocampos ya lleva 7 goles, superando los 5 que anotó el curso pasado en Marsella, donde llegó a los 16 tantos en la campaña 17-18 (9 de Ligue 1, 4 de Europa League y 3 de Copa). Ahora tiene una pequeña lesión muscular en el piramidal izquierdo y está pendiente de pruebas. Pero Ocampos seguirá yendo a la selección. Lo ha bendecido Messi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios