Sevilla FC

El Sevilla, la mejor "vidriera" para que Ocampos vaya a la selección argentina

Lucas Ocampos posa antes de la semifinal de la Europa League 17-18. Lucas Ocampos posa antes de la semifinal de la Europa League 17-18.

Lucas Ocampos posa antes de la semifinal de la Europa League 17-18. / Guillaume Horcajuelos / EFE

La inminente llegada de Lucas Ocampos al Sevilla, si nada se tuerce, abre un nuevo panorama para el mediapunta argentino. De hecho, en su país se ha tomado con expectación y alegría su salto a la Liga, porque entienden que en un equipo como el Sevilla y en un campeonato como el español tendrá más oportunidades de debutar en la selección argentina.

Desde Francia y Argentina avanzaron días atrás la negociación entre el Sevilla y el Olympique de Marsella para el traspaso del futbolista, aún no concretado. Lucas Ocampos viaja hacia la capital hispalense para tratar de cerrar su contratación hoy mismo. Y este hecho ha propiciado muchos comentarios en las redes sociales sobre la idoneidad de su cambio para poder debutar con la albiceleste.

Lucas Ocampos ha bajado algo su rendimiento en su última temporada en el OM, aun participando en 34 partidos en la Ligue 1, con cuatro goles y ocho asistencias, unas considerables cifras. Mejor fue su anterior campaña, la 17-18, en la que realizó en 31 partidos del campeonato francés 9 goles y dio tres asistencias. Ya entonces empezaron a reclamar su presencia en la selección los aficionados argentinos. En la sub 17 albiceleste jugó en ocho ocasiones, marcando tres goles.

Aquella temporada, además, fue clave en la gran trayectoria del Marsella en la Europa League. Sólo cedió en la final ante el Atlético de Madrid. Participó en 13 partidos de la UEL, con cuatro goles y una asistencia.

En el River Plate dejó un grato recuerdo. Con 17 años fue clave en el ascenso del equipo millonario a la Primera División, tras su histórico descenso a Primera B Nacional. Participó en este torneo, la segunda división argentina, con 23 partidos y tres goles. Aquel verano de 2012 lo fichó el Mónaco por 13 millones de euros. Tres años después, en 2015, el Marsella compró su ficha federativa por 7,5 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios