60 aniversario del Ramón Sánchez-Pizjuán

José Castro: "Lo mejor de este estadio es que sus artífices fueron los sevillistas"

  • El presidente del Sevilla inaugura el nuevo museo con motivo del 60 aniversario del Ramón Sánchez-Pizjuán, "un templo del fútbol a nivel mundial"

  • Al acto han acudido numerosas personalidades, como Marcelo Campanal, único jugador vivo que jugó aquel primer partido

El socio número 1, Antonio García Guzmán, y Campanal descubren una placa entre Castro y Jesús Navas. El socio número 1, Antonio García Guzmán, y Campanal descubren una placa entre Castro y Jesús Navas.

El socio número 1, Antonio García Guzmán, y Campanal descubren una placa entre Castro y Jesús Navas. / Juan Carlos Vázquez

El Sevilla ha inaugurado su nuevo museo como guinda a los actos de conmemoración del 60 aniversario del primer partido en el Ramón Sánchez-Pizjuán, que se produjo tal día como hoy con un amistoso ante el Real Jaén. El proyecto fue del considerado por el Sevilla y el sevillismo como su “presidente eterno”, Ramón Sánchez-Pizjuán, que no pudo verlo concluido porque falleció el 28 de octubre de 1956, dos años antes de la terminación e inauguración, actos que correspondieron a su sucesor en la presidencia, Ramón de Carranza. “Hoy el sueño de don Ramón cumple 60 años, como también el sacrificio y la solidaridad de todo el sevillismo”.

José Castro ha asegurado que la idea del “presidente eterno era que el Sevilla estuviera a la altura de los grandes clubes nacionales e internacionales, que construían por aquella época grandes estadios”. “La fatalidad impidió que Sánchez-Pizjuán pudiera contemplar su gran obra”, ha explicado. “Lo mejor de la historia de este estadio es que sus progatonistas y artífices fueron los propios sevillistas. Muchísimos sevillistas suscribieron obligaciones para construir este campo de forma desinteresada. Y también muchísimo sevillistas hicieron lo propio cuando en la década de los 70 se cerró el graderío. Exigentes, sí, pero fieles y generosos cuando hay que dar la cara por el Sevilla”.

“Recuerdo cuando venía con mi tío Antonio desde Utrera, a Gol Norte, siendo un niño. Aquí vivido muchos de los mejores momentos de mi infancia, idoltrando al gran Baby Acosta, a Superpaco, a muchos otros. He venido religiosamente cada fin de semana durante las últimas cinco décadas, para sufrir y, sobre todo en este nuevo ciclo, para disfrutar”, añadió el presidente del Sevilla en un tono más personal. Y recordó cómo en este estadio “se ha jugado la mejor semifinal de la historia de los Mundiales (Francia-Alemania, 1982) o se produjo la hombrada de Duckadam que coronaba al Steaua campeón de Europa (1986, Barcelona-Steaua)”. “No lo digo yo, lo dicen los eventos que se han celebrado aquí, el Sánchez-Pizjuán es un templo de fútbol a nivel mundial y eso a los sevillistas nos debe hacer sentir tremendamente orgullosos”, añadió.

El presidente aseguró que el estadio está “más vivo que nunca”. “Lo demostramos inaugurando este museo que pretendemos convertir en uno de los puntos turísticos más señalados de la ciudad”, ha anunciado. “Los aficionados en general podrán interactuar con nuestra historia y contemplar algo que sólo se puede disfrutar aquí: cinco copas de Europa League juntas”.

La emoción de Campanal

Marcelo Campanal ha recordado algunos momentos de su larga trayectoria como deportista y sevillita: “Estoy emocionado, recordar tantas cosas, y saber que soy el único jugador vivo del Sevilla que vivió aquella inauguración... Me acuerdo de Juanito Arza, tengo tantos recuerdos”. “Tengo todos los récords de los campeonatos de España de atletismo para veteranos”, recordó el inigualable Campanal. “Soy un sevillista hasta la muerte. Le estaba comentando antes a Jesús Navas que fui capitán de la selección española antes, con 23 años, que del Sevilla, que fui con 25. Y soy el único jugador del Sevilla que llegó en un barco por el río Guadalquivir, el 12 de septbiembre de 1948 de Avilés y llegué cuatro días después. El capitán se llamaba Abel y el telegrafista Luis, y siempre jugué en equipos vinculados al río Guadalquivir, el Coria, el Iliturgi y el Sevilla”.

Otras personalidades

Al acto ha acudido, entre otras personalidades, Miguel Ángel Vázquez, consejero de cultura de la Junta; el concejal Juan Carlos Cabrera en representación del gobierno municipal; Eduardo Herrera, presidente de la Federación Andaluza de Fútbol; Antonio García Guzmán, socio número 1; Domingo Muñoz, socio número 2; el número 3, Julián Hernández Naranjo; o Juan Ruiz Cárdenas, ex hermano mayor de la Macarena y socio número 5; y dos figuras de la historia del Sevilla que dieron lustre al evento: Marcelo Campanal, trasladado desde Avilés ad hoc, y Jesús Navas, el futbolista que más veces ha vestido del Sevilla y sigue haciéndolo.

“Hoy es un día grande”, dijo Eduardo Herrera, presidente de la Federación Andaluza. “Veo relucir la historia y me entra emoción. En estos pocos metros se guarda muchísima historia. Hay mucha más que no está expuesta aún, mucha más que le queda por escribir en el Ramón Sánchez-Pizjuán, en esta bombonera cada día más preciosa”, comentó el presidente de la Federación Andaluza.

Miguel Ángel Vázquez, consejero de la Junta, envió un mensaje de futuro. “Hoy es un gran día para Sevilla y si me permiten, para Andalucía. 60 años de este estadio, de esta bombonera. Es un momento para la reflexión y para la esperanza. Este equipo ha tenido un gran protagonismo para la ciudad y para Andalucía, y ahora empezamos a caminar para afrontar otra etapa de muchos éxitos para el Sevilla Fútbol Club”.

El acto ha estado antecedido por la emisión de un vídeo recogiendo hitos de la historia del mítico estadio, desde su inauguración hasta jalones importantes como la legendaria semifinal del Mundial entre Francia y Alemania en 1982, la final de la Copa de Europa que el Steaua ganó al Barcelona en 1986, partidos claves de la selección española, invicta en este recinto, y, claro, momentos históricos del Sevilla, entre los que no podía el gol de Puerta al Schalke 04 el 27 de abril de 2006, o los últimos éxitos del equipo nervionense, ya con el estadio reformado, proceso en el que aún está inmerso de la mano de Santiago Balbontín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios