Sevilla FC

Sergio Rico, a Londres en busca de luz

  • La cesión del meta, solución de urgencia ante una situación de desafecto de un canterano que pasó de héroe a villano

Sergio Rico se abraza a Buffon tras el Sevilla-Juventus de 2015. Sergio Rico se abraza a Buffon tras el Sevilla-Juventus de 2015.

Sergio Rico se abraza a Buffon tras el Sevilla-Juventus de 2015. / Paco Puentes / Efe

El Sevilla ha buscado una vía de urgencia con la préstamo de Sergio Rico al Fulham, en Londres. Un portero de 24 años, con 1,94 metros, de la casa, sevillista, internacional absoluto... y que tiene que hacer las maletas, al menos temporalmente. Es la situación que está viviendo Sergio Rico, que irá cedido al Fulham una campaña tras haber vivido su año más aciago. Es el resultado de haber pasado de héroe a villano, después de haber sido protagonista y salvador, como en cierta noche en Varsovia en la que le hizo un paradón a mano cambiada a Konoplyanka, después de otra gran actuación en Mönchengladbach; como cierta noche vibrante ante la Juventus en la que terminó abrazado a un mito como Buffon tras un duelo memorable... Pero todo empezó a torcerse con algunas dudas que entre unos y otros convirtieron en un sinvivir. Aquel minuto postrero ante el Getafe con Cala hizo un daño tremendo en la relación de Sergio Rico con la afición sevillista, en Leganés se repitió la escena y ya fue un imposible.

A Sergio Rico se le empezó a torcer el rostro cuando Eduardo Berizzo decidió incluir la portería entre sus rotaciones. Y empezó a perder la confianza que todo guardameta, esa posición tan delicada y siempre en la lupa, necesita. No aceptó de buen grado la competencia mecánica y por sistema con David Soria y empezaron a aumentarse sus dudas y las de su entorno y la afición. El runrún del Sánchez-Pizjuán llegó a ser insoportable y Joaquín Caparrós, por ejemplo, le dio continuidad a la decisión de Vincenzo Montella de quitarle la titularidad para dársela a David Soria, que la había perdido a la llegada del italiano. El transalpino entendió que en ese ambiente de constante incertidumbre y murmuraciones escandalosas era imposible que Sergio Rico realizara la labor de evitar goles y al término de la temporada el meta le pidió a Caparrós un respiro en forma de salida.

Para la dirección deportiva fue también como un alivio ese paso adelante de Sergio Rico, pues Caparrós fue testigo directo, en algún partido como simple aficionado en la grada, del acérrrimo desencuentro entre el meta y los hinchas. Y aceptó el guante. En el ínterin, el meta incluso cambió de agencia de representación en busca de alguna luz, un asunto nada baladí que puede haber incluso condicionado su forma de salir como cedido. En el Fulham lo recibirán como un joven y prometedor portero que tuvo la confianza del seleccionador Vicente del Bosque y también, en un principio, de Julen Lopetegui. Y allí debe retomar su carrera, abandonando todos sus miedos y esa insana dialéctica con la afición con la que compartía sentimiento.

Juan Soriano y Vaclik en un entrenamiento Juan Soriano y Vaclik en un entrenamiento

Juan Soriano y Vaclik en un entrenamiento / Víctor Rodríguez

La liberación de Sergio Rico, y de paso de gran parte de esa afición que ya no le perdonaba una, entraña la apuesta por el giro radical en la portería, tal y como vio Caparrós desde un principio que debía hacer. La fuerte apuesta en Vacliklleva aparejada también la confianza plena en Juan Soriano, que dada su juventud sí aceptará de buen grado la suplencia y tendrá el reto de defender la portería del Sevilla en más de una ocasión... Es una apuesta arriesgada, pero Caparrós y su equipo asumen ese riesgo, que además implica que en la lista A de la Liga Europa el hueco del canterano Sergio Rico sólo podrá ser usado por otro canterano. Actualmente, en la provisional lista entregada a la UEFA están Juan Soriano y Borja Lasso. Pejiño no goza de esa condición. Es decir, el Sevilla arregla un problema, poco más gana...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios