Sevilla FC: planificación

La hora de Caparrós

  • El director de fútbol del Sevilla inicia su gran reto, construir una plantilla en dos meses tras la puesta con común con Machín, con la ilusión del neófito y la experiencia de conocer el vestuario

Joaquín Caparrós es saludado cariñosamente por un aficionado durante el acto 'Fieles de Nervión'. Joaquín Caparrós es saludado cariñosamente por un aficionado durante el acto 'Fieles de Nervión'.

Joaquín Caparrós es saludado cariñosamente por un aficionado durante el acto 'Fieles de Nervión'. / víctor rodríguez

Comentarios 1

Llega la hora de la verdad para Joaquín Caparrós. El carismático técnico dejó los banquillos con esos cuatro partidos en los que dirigió al Sevilla como exitosa solución de emergencia y desde ya tiene que pensar como un gestor de fútbol. Su primera gestión resultó rápida y fructífera. El último fin de semana de mayo concretó la contratación de Pablo Machín como entrenador para las dos próximas temporadas. Y esta semana que concluye ha estado consensuando con el soriano, ya de vacaciones, qué equipo debe construir desde la base del que hay y con los perfiles que necesita la plantilla.

Atrás quedó su baño de masas el miércoles, tras la presentación de Machín, que tuvo su primer contacto directo con el sevillismo más auténtico. Caparrós vibró e hizo vibrar en el acto Fieles de Nervión. Pero ya pasó el tiempo de las soflamas y los mensajes emotivos y llega el momento de las decisiones importantes, la administración del presupuesto que le dará el comité ejecutivo para que construya una plantilla en los próximos dos meses, que es más o menos el tiempo que hay hasta que el Sevilla comience a competir con la ida de la segunda ronda de clasificación (Q2) de la UEFA Europa League (UEL).

Con el Mundial parando el mercado, de Lisboa surgen los nombres de Bas Dost y Podence

En realidad, lo deseable es que ese tiempo se acorte lo máximo posible. Machín ya anunció que la pretemporada comenzará el 3 de julio y, lógicamente, querrá contar con el máximo número de jugadores de su nueva plantilla. Un hecho que tiene esta temporada varios factores en contra. Es año de Mundial y el mercado se ralentiza más de lo habitual en espera de que los grandes clubes lo dinamicen con los golpes de efecto que ofrecen los fichajes de las grandes estrellas que despunten en la gran cita estival. Y esto afecta directamente al Sevilla por el retraso en la incorporación de sus internacionales justo una temporada que va a empezar más temprano que nunca.

Caparrós tiene, no obstante, también algunas ventajas. De entrada, el club reforzó su puesto con otros dos neófitos que ejercerán como adjuntos de la dirección de fútbol: Carlos Marchena y Paco Gallardo. Y se apoyará en un equipo de trabajo que continúa siendo la base con la que estuvieron trabajando Monchi y Óscar Arias, aunque con la llegada de éste salieron un par de miembros importantes, como Miguel Ángel Gómez y Jesús Sánchez. La primavera pasada se incorporó Emilio de Dios como secretario técnico de élite para unirse a un equipo que sigue contando con figuras en este campo como Ramón Vázquez (secretario técnico de talentos) o José Luis Ruda, uno de los más veteranos ojeadores del equipo de scouting que dirige Jesús Olivera. En el mismo siguen José Manuel Santos, Fermín Galeote, Jorge Pulido, Alejandro Pérez, Luis del Ojo, Marcos Sequeiros, Arturo González y Jesús Pozo.

Pero la mayor ventaja de Caparrós es que conoce por dentro el vestuario. Sabe perfectamente cómo siente y respira cada jugador que ha podido entrenar en una situación de tensión y urgencia máximas, sabe quién es imprescindible y quién no para el nuevo proyecto y así se lo ha comunicado ya a Pablo Machín. Asimismo, el soriano le ha trasladado al utrerano qué perfiles ve necesarios antes de tomar vacaciones, aunque seguirán en contacto directo.

Ya empiezan a surgir nombres vinculados a esos perfiles. El Sporting es un inesperado caladero por la crisis entre su presidente, Bruno de Carvalho, y Jorge Mendes, después de un curso convulso con agresión de ultras a jugadores incluso. El delantero Bas Dost es vinculado al Sevilla por entrar en el perfil de ariete: 34 goles en 49 partidos y 1,96 metros son las credenciales del holandés de 29 años. Y su precio de salida podría rondar los 15 millones de euros. Tendrá pretendientes, porque quiere salir y es más que posible que haya sido ofrecido al Sevilla. Es el caso también de Daniel Podence, extremo diestro de habilidad y llegada de 22 años que acaba de rescindir su contrato con el Sporting portugués dentro de ese proceso de crisis. También ha sido vinculado desde Portugal al Sevilla, aunque para su posición, la banda derecha, sí tiene materia prima Machín para su sistema de carrileros: Sarabia, Jesús Navas, Corchia...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios