Dudelange - Sevilla FC | La previa

El respeto del que más quiere la Liga Europa

  • El Sevilla dará descanso a la práctica totalidad de los probables titulares del derbi, pero tratará de repetir la implicación de Bakú para amarrar el pase

Dabbur posa para la prensa antes de embarcar hacia Luxemburgo. Dabbur posa para la prensa antes de embarcar hacia Luxemburgo.

Dabbur posa para la prensa antes de embarcar hacia Luxemburgo. / Antonio Pizarro

Más de medio siglo, los 53 años que median entre septiembre de 1957 y septiembre de 2010, tardó el Sevilla Fútbol Club en jugar sus primeros cien partidos en competiciones europeas. Y con la escarapela, que muy pocos pueden lucir, de haber inscrito su nombre, también el de la ciudad que representa, en todas las copas que la UEFA se ha inventado: Copa de Europa, Liga de Campeones, Recopa, Copa de Ferias, Copa de la UEFA, Europa League y Supercopa de Europa. Algún quisquilloso, o más bien guasón, puede recordar que le falta la Intertoto...

Y si más de medio siglo tardó en cruzar la centena, apenas nueve años, ni una década, ha invertido en doblar la cifra. Asombrosa la aceleración de un equipo, un club, que acaso sea el que más ha crecido en el concierto europeo en este siglo que nos alumbra. De aquella milagrosa victoria por 0-1 en el imponente Westfalenstadion ante el Borussia de Dortmund, gol de Cigarini, al encuentro que hoy despacha, porque lo que hará es despacharlo como sea, en un modestísimo campo de Luxemburgo.

Departamento de Infografía Departamento de Infografía

Departamento de Infografía

Haberse empadronado en las competiciones de la UEFA tiene estas cosas. Puedes cumplir el partido 100 ante un campeón de Europa, el partido 150 ante otro (Juventus) y, sin embargo, llegar al 200 ante un equipo que por Sevilla nadie había oído hablar de él hasta la pasada Liga Europa, cuando se vio encuadrado en el mismo grupo que el Betis.

El partido de hoy a las 18:55 de la tarde, o más bien de la noche, es lo contrario al glamour por rival y escenario. Por si fuera poco, el Sevilla lo tiene prácticamente hecho con su pleno de triunfos en las tres primeras jornadas de su muy asequible grupo. Y para más inri, el domingo amanecerá derbi en Heliópolis. Es la tormenta perfecta para que los jugadores sevillistas caigan en la distracción.

A un lado, el vínculo tan especial que contrajo el Sevilla con esta competición en Eindhoven, y que se fue reforzando en Glasgow, Turín, Varsovia y Basilea; al otro lado, el propósito de ir con todo a por el Betis, que una victoria en el Villamarín situaría a los sevillistas en una posición envidiable en la Liga y con un calendario mollar hasta el fin de la primera vuelta. Y en medio de esta disyuntiva, Julen Lopetegui.

Lógicamente, el preparador vasco va a mentalizar a los suyos hoy para que salgan con todo y encadenen un cuarto triunfo que les asegure el pase, y quizás el primer puesto final del grupo, con dos jornadas aún por delante, el Qarabag en Nervión y el APOEL en Chipre. Estaría muy bien para los intereses sevillistas convertir en anecdóticos –salvo para las cuestiones pecuniarias– los dos encuentros. La visita del Qarabag al Sánchez-Pizjuán está emparedada entre el Valladolid-Sevilla y el Sevilla-Leganés, y el desplazamiento a Chipre, entre el viaje a Pamplona y la llegada del Villarreal a Nervión, dos partidos ciertamente duros. Así que conviene a los blancos amarrar su futuro cuanto antes.

Ocurre que el propio Lopetegui, dejando fuera de la convocatoria a Jesús Navas, Koundé, Banega y Lucas Ocampos, que serán titulares el domingo ante el Betis, ha dado ya un mensaje a sus chicos de cuáles son las preferencias.

En su ya prolífica carrera continental, no ha solido negociar bien el Sevilla los partidos de pelaje similar al de Luxemburgo. No son pocos los insípidos empates y reposa en la memoria alguna que otra derrota para el sonrojo. En esas citas abonadas para que se reivindiquen los suplentes habituales, éstos han solido justificar su papel secundario en la Liga con un decepcionante rendimiento en su oportunidad europea. Pero en Bakú, ante el Qarabag, no fue así. Los Pozo, Escudero, Gudelj, Franco Vázquez, Munir o Chicharito le pusieron el interés que exigía el pleito y ese 0-3 desbrozó el camino hacia una clasificación que hoy ya tienen a la mano.

El equipo inicial estará condicionado por la necesidad de que descansen jugadores que serán titulares en el derbi. Y visto que Koundé y Diego Carlos vienen acumulando partidos en el eje de la zaga por las bajas, no sería de extrañar que hoy salieran Sergi Gómez y el canterano Amo para completar una defensa con Pozo y Escudero, y que los Bono, Gudelj, Mudo, Rony, Nolito y hasta Dabbur también junto a un solo titular en el próximo derbi: Jordán u Óliver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios