Camino de Santiago

El coronavirus impide el tradicional abrazo al apóstol Santiago

Santiago en su camarín de la Catedral de Santiago

Santiago en su camarín de la Catedral de Santiago / M.R.M

La preocupación por el coronavirus ha llegado a la catedral de Santiago de Compostela, en la que el cabildo ha decidido este lunes restringir el contacto con la imagen del apóstol y vetar el tradicional abrazo, sustituyéndolo por una reverencia.

Siguiendo la normativa de la Consellería de Sanidad y las recomendaciones de los obispos de Galicia, el cabildo ha informado de que, no obstante, los feligreses sí que podrán subir al camarín de Santiago para ver al santo, de 11:00 a 19:00 horas.

Las instituciones eclesiásticas gallegas recomiendan retirar el agua bendita, evitar el contacto físico y darse la mano en el rito de la paz, entre otras medidas, para evitar las posibilidades de contagio del Covid-19, al igual que en otros puntos de España.

Los obispos gallegos también aconsejan a los sacerdotes que distribuyen la comunión que deben lavarse las manos antes y después del rito y tener material desinfectante disponible en todos los lugares en los que se imparte la eucaristía.

Estas medidas llegan un momento en el que las muestras de devoción y afecto a las imágenes religiosas, propias de la Cuaresma y la Semana Santa, se dan con más frecuencia que nunca.

"Es un virus como otro cualquiera y se están tomando muchas medidas para prevenir", ha afirmado María, de Zamora, que visita estos días Santiago de Compostela y considera el Covid-19 "un virus como cualquier otro que se puede pillar en la calle", sin mayor relevancia.

Sin embargo, su compañero de viaje, Bernardo, opina que aunque la medida es "curiosa" por la ruptura de una longeva tradición, es "correcta" porque la imagen del santo "puede ser un foco de contagio".

Sofía, de A Coruña, no se había enterado de la restricción y aunque se muestra sorprendida, supone que es una medida "correcta", al igual que su compañera Marta, que advierte que Santiago de Compostela recibe peregrinos "de todos los sitios del mundo", por lo que es necesario "como medida de prevención".

"Todo lo que sea seguridad está bien", afirma por su parte Ramón, de Gijón, que cree que "toda prevención es poca" porque el virus "se está extendiendo por todo el mundo".

Hay incluso quienes piensan que esta tradición debería haberse prohibido antes por "antihigiénica", como explica Martina, también de Gijón, que no considera necesario "abrazar ni tocar" la imagen del apóstol y que con verla es "suficiente".

El abrazo a la imagen de Santiago es una tradición secular surgida del afán popular por sentir cerca al apóstol, tras el esfuerzo de la peregrinación hasta la capital gallega.

La canciller alemana, Angela Merkel, el rey emérito Juan Carlos I, los papas Benedicto XVI y Juan Pablo II figuran entre las personalidades que han abrazado esa imagen del apóstol.

A pesar de todo, la "prudencia y la preocupación" son los pilares base de la decisión y las recomendaciones tomadas por el Obispado católico compostelano.

"Vivir con fe esta situación nos pide igualmente no dejarse dominar por el miedo, como si no tuviésemos esperanza, dando así testimonio del destino de vida al que estamos llamados por Dios; y procurar ejercer la caridad en los modos adecuados", ha expresado el Obispado en un comunicado.

La congregación ha agradecido la "generosa" dedicación del personal sanitario y administrativo, auxiliares y voluntarios que durante estos días han trabajado duro para tratar de frenar la expansión del virus.

"Invitamos insistentemente a todos los fieles de esta provincia eclesiástica de Santiago de Compostela a ser constantes en la oración por la salud pública y la de todos los afectados, y a confiar siempre en Dios Padre", subraya el Obispado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios