Sociedad

Estos son los helados a evitar este verano para disfrutar sin retar a tu salud

Una pareja toma un helado a la sombra en el centro de Sevilla.

Una pareja toma un helado a la sombra en el centro de Sevilla. / D.S.

Con el verano llega la época de los helados. Según datos proporcionados por un estudio de la UOC de reciente publicación, en España se consumieron 149 millones de litros de helado entre junio de 2020 y mayo de 2021, un 4 % más que en 2020. Sin embargo, como en toda comida los excesos son muy malos para la salud. Por ello, surgen algunas preguntas.

¿Cuáles son los helados que debemos evitar por el bien de nuestro organismo?¿Cuáles son una alternativa saludable? Este estudio de la UOC nos da algunas claves al respecto.

Los helados a evitar 

Los helados ultraprocesados son el gran enemigo. Contienen grandes cantidades de azúcar, grasas, sal y aditivos. Además, estos componentes representan la friolera del 20 o 30% de su peso.

Una ración de dos bolas de helado contiene 25 gramos de azúcar. Estos 25 gramos son la cantidad máxima de ingesta diaria de azúcares aconsejada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en adultos y niños.

Desde la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) se recomienda que el consumo de azúcares añadidos y de azúcares libres sea lo más bajo posible. Para tener una dieta saludable es imprescindible reducir al máximo el consumo de este tipo de azúcares, muy presentes en los helados ultraprocesados.

A la hora de comprar un helado también hay que tener en cuenta de que tipo es. Esto se debe a que el organismo es afectado de distinta manera por un helado de nata que por un helado de hielo.

"En el caso del helado de hielo, el azúcar sube más rápidamente en la sangre. En cambio, con el helado de leche este proceso no es tan rápido: la absorción de los azúcares es más lenta debido a la composición nutricional (proteínas, grasas, etc., que provienen principalmente de la leche)", indica la profesora Rabassa, colaboradora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC

Otro aspecto muy a tener en cuenta es el número de ingredientes. El nivel de procesamiento está condicionado por el número de ingredientes que contenga el producto. De este modo, el alimento será menos procesado cuanto menos ingredientes tenga.

Cuantos más ingredientes tenga, más hiperpalatable se hace el producto. Esta característica es la que los hace más sabrosos y hace que el consumidor se vea a tentado a consumirlos más y más. "Estos productos comerciales hiperpalatables, que contienen varios ingredientes que los hacen más sabrosos, pueden convertirse en adictivos, porque estimulan el sistema de recompensa del cerebro", señala Rabassa.

Alternativas saludables

Como suele ser habitual, una de las opciones más sanas pasa por intentar hacer los helados en casa, algo complicado pero plausible y satisfactorio para los más cocinillas. Haciéndolos "en casa" tenemos la ventaja de que podemos controlar la cantidad de azúcares y otros aditivos.

Otra alternativa que han surgido a los últimos años son los helados de yogur. Concretamente, en el estudio de la UOC se aconsejan los helados hechos con una base 100 % de yogur natural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios