Sociedad

La acusada de intentar matar a mujer de Paco González: "Me enamoré excesivamente"

  • Lorena G.F. se siente "muy culpable y muy arrepentida" por lo sucedido y pide "disculpas a las víctimas". Se enfrenta a 34 años de cárcel por cinco delitos, entre ellos el de tentativa de asesinato.

Comentarios 1

Lorena G.F., acusada de intentar matar a la mujer del periodista Paco González en febrero de 2014, ha dicho en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid que se siente "muy culpable y muy arrepentida" por lo sucedido. "Era el hombre de mi vida y me enamoré excesivamente de él", ha explicado. 

"Quiero pedir disculpas a las víctimas, y a todo aquel que haya sido herido, me siento muy culpable, estoy muy muy arrepentida, no paro de arrepentirme cada día de mi vida", ha dicho la procesada, para quien el fiscal pide 34 años de internamiento en centro psiquiátrico al considerar que sus facultades estaban anuladas por el trastorno delirante de tipo erotomaníaco que padece. Y ha añadido: "Ojalá estas personas me puedan perdonar, no era mi intención hacerles nada, ojalá sean muy felices". 

La mujer está acusada de cinco delitos (tres de proposición para cometer asesinato, uno de tentativa de asesinato y otro de lesiones con instrumento peligroso), pero el fiscal sostiene que "sus capacidades cognitivas y volitivas se encontraban anuladas" cuando cometió los hechos. 

Ha explicado que todo surgió a raíz de un relación que mantuvo con Paco González en San Sebastián. "Supe que iba a ser el hombre de mi vida y me enamoré excesivamente de él", ha asegurado la acusada. "Pasé una época muy mala, llorando, sin saber qué hacer y desesperada", por lo que trató de "buscar una solución al problema". Para ello, ha relatado que el 5 de febrero de 2014 asaltó el coche en el que viajaban la mujer y la hija del periodista pero no con intención de herirlas, sino de "simular una infidelidad" con el otro acusado, Iván Trepiana, que se enfrenta a 20 años de prisión. 

De esta forma, el acusado se subió al coche y se sentó en el asiento del copiloto. "Vi que todo estaba como habíamos planeado. Iván estaba amenazando a esta mujer con un cuchillo simulando que tenían una relación", ha explicado. 

Inmediatamente, ella se subió al asiento trasero donde estaba la hija del periodista, pero fue entonces cuando las dos mujeres se abalanzaron sobre Iván, lo que dejó descolocada a la acusada porque "ese no era nuestro plan", pese a que ambos procesados iban armados con cuchillos, pensando que "daría más credibilidad a los hechos". 

Todo ello, porque su plan pasaba, ha añadido, por simular una infidelidad de Iván con la mujer del periodista y que la hija lo viera para forzar la separación con su marido. 

"Pero el plan se nos fue de las manos", ha destacado la procesada, que ha reconocido que "pinchó a la hija levemente en el muslo" cuando la madre se encaró con el procesado. Ahora bien, ha negado que apuñalara a la mujer, eso lo hizo Ivan "accidentalmente". 

Es más, ha asegurado que en un momento dado abrió la puerta del coche y todos cayeron a la calle. Fue ahí cuando, según la procesada, la mujer de González cogió un cuchillo. 

"La dije: por favor no me haga nada y ella me dice 'y una mierda'". Entonces la mujer la apuñaló en el pecho y acto seguido lo hizo la hija. "Corrí y huí con mi amigo Iván". Poco después los dos fueron detenidos. 

Ya en la cárcel, desde donde presuntamente la acusada trató de contratar a un sicario con el objetivo de matar a la mujer y la hija del periodista, ha contado que una interna la comentó que tenía la solución a todos sus problemas, y "que era matar a esas personas para salir de la cárcel libre". Poco después una segunda presa le reveló lo mismo, ha agregado. 

"Pero dije que no quería saber nada del asunto y que si me quería ayudar que me mandase fotos de Paco González y que escribiese una carta pidiendo perdón a la mujer", ha subrayado Lorena Gallego. 

Según el fiscal, la acusada ofreció 6.000 euros a una interna para acabar con la vida de la mujer de González cuando fuera excarcerlada. Al ver que no atendían a su propuesta, llegó a insistir meses después a una segunda reclusa en varias cartas en las que incluso le daba la dirección y la descripción física de la víctima y le pedía acabar con ella "lo antes posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios