Bulos y estafas

Coronavirus: Facebook y Amazon, contra charlatanes y especuladores

Un niño con mascarilla en Pekín Un niño con mascarilla en Pekín

Un niño con mascarilla en Pekín / ROMAN PILIPEY, EFE

Hace tiempo que YouTube comenzó a incluir en los vídeos que abordaban temas propicios para los bulos enlaces a informaciones de los organismos oficiales, una práctica que Twitter quiere implementar en las próximas semanas para detener la difusión de mensajes falsos que, en casos como en el coronavirus de Wuhan, pueden ser muy peligrosos.

Mientras sigue batallando por contener las informaciones falsas, los mensajes de odio y los anuncios políticos que son en esencia basura, Facebook trata de contrarrestar desinformaciones sobre el coronavirus con datos oficiales y ahora ha anunciado que quiere poner coto a los anuncios que promocionen supuestas curas de una enfermedad para la que, recordemos, aún no existe siquiera una vacuna.

Según publica Business Insider, esas medidas incluirán a todos aquellos que vendan productos relacionados con el virus (de protección, por ejemplo) con reclamos basados en falsas urgencias, por ejemplo, del tipo "quedan pocas unidades" o "compre ahora antes de que sea tarde". Esta política se extenderá a otras plataformas dentro de la propia Facebook como el Marketplace.

Sin embargo, como ha ocurrido en otras ocasiones con operaciones similares, estas restricciones no afectan a los grupos de Facebook, sobre todo a los privados, donde los usuarios se refugian para expresar libremente sus opiniones (dicho sea con toda la ironía del mundo: esas opiniones libres suelen ser disparates denunciables) y, en este caso, comerciar con mascarillas y otros productos similares, incluidos a saber qué productos supuestamente milagrosos.

En el caso de Amazon, su lucha se está centrando en contener la escalada de precios de las mascarillas, según desvela este reportaje de Wired. La compañía advierte a los vendedores en caso de que los precios que hayan establecido no cumplan las políticas de precios de Amazon. Quienes quieran vender sus productos en la mayor tienda del mundo están obligados a cumplir con su política de precio justo, que impide establecer importes que sean "significativamente más altos" que en otros comercios, dentro o fuera de Amazon.

Aquí más de uno recurriría a la ley de la oferta y la demanda, pero hay que tener en cuenta que hay que marcar límites de precios cuando se trata de productos sanitarios que pueden prevenir enfermedades (e incluso muertes) tan contagiosas como la Covid-19. Y, de paso, no está de más tener cuidado con qué mascarillas se compran y dónde, porque no todas son efectivas y las falsificaciones abundan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios