Ucrania en Eurovisión y la predilección por votar a Rusia

El país en guerra

Kalush Orchestra, los representantes de Ucrania en Eurovisión 2022
Kalush Orchestra, los representantes de Ucrania en Eurovisión 2022

El 12 de febrero, 12 días antes de la invasión rusa a Ucrania el tema de interés en el país más allá del cerco de tanques en la frontera era la elección de la canción para Eurovisión 2022. Cuando la vida era más sencilla. Alina Pash y una sentida balada venció en la gala pero fue descalificada a los pocos días acusada de haber pasado a Rusia por Crimea años atrás.

Para las autoridades ucranianas es un gesto de traición y por motivos similares, en 2019, la cantante designada, Maruv, renunció a participar. Decidió retirarse ella y los cuatro intérpretes restantes de la preselección. Ucrania no regresó a pisar el escenario hasta 2021.

Kalush Orchestra es la banda favorita para ganar en 2022, según las casas de apuestas. Stefania, como el Ay, mamá de Rigoberta Bandini que se quedó en puertas en el Benidorm Fest, es un rap dedicado a la madre del vocalista. Un canto a la maternidad que se ha convertido en himno y canto de resistencia en estas semanas de infierno.

“Cántame una nana”, pronuncian los étnicos raperos en una épica nostalgia.

Kalush Orchestra, 'Stefania', Eurovisión 2022, Ucrania

Tras la descalificación de Alina (¿era un documento falseado el que revelaba que había cruzado la frontera?) la oportunidad ha sido para este grupo que ya se ha clasificado con fuertes aplausos en la primera semifinal. Estarán mañana en una final donde a la calidad musical que aprecien los jurados y el público en general se sumará un lógico respaldo de solidaridad y simbolismo político. Una de las primeras medidas contra Rusia a los pocos días de la invasión fue la retirada del organismo UER y, por tanto, del Festival de Eurovisión, un fenómeno de pasión nacional para millones de rusos. Incluso habría que añadir ahora que la UER fue demasiado titubeante en la cancelación a la candidatura rusa a Turín.

Las dos victorias de Ucrania en Eurovisión

Ucrania podría ganar por tercera vez en el festival al cabo de 19 ocasiones en que ha participado. Tiene el currículum más brillante de este siglo y 172 puntos de media por edición (España no llegaría a 30 puntos de media). Debutó con mal pie en 2003, pero en Estambul, en 2004, lograba su primera victoria con el rítmico Wild Dance, con Ruslana, una sexy cantante de estética Xena. Ucrania tiene también dos segundos puestos.

Verka Seduchka, Eurovisión 2007, Ucrania

En 2007 apareció quien es todo un símbolo reciente en el festival. La drag queen Verka Serduchka rozaba la victoria con su electrónico tema veraniego Dancing Lasha Tumbai, un Aserejé con aspecto de cafetera que es de lo más hipnótico que se ha visto por las noches internacionales. “Russia goodbye”, canturreaba con retintín la ucraniana trans hacia un país donde la homosexualidad está perseguida. En 2008 el repetido segundo lugar sería para Ani Lorak y el discotequero Shady Lady.

Las crisis de los territorios prorrusos en Ucrania estaban latentes pero no se habían originado las agresiones de la pasada década. Simpatías y antipatías no pasaban del plató. Pero en 2015 Ucrania se retiraba a raíz de la invasión en Crimea. En su reaparición contó la solidaridad de todo el continente con una canción de denuncia sobre el exilio forzoso de la población tártara de Ucrania en tiempos de Stalin. 1944 era el título del desgarrador tema interpretado por Jamala que fue alzado por el respaldo internacional y ante el asombro de las autoridades rusas. La invasión de Crimea latía en el lamento por los tártaros. El ambiente se agriaba en cada festival entre los dos países.

Jamala, '1944', canción ganadora Eurovisión 2016

Simbolismos y simpatías al margen, en el Este de Europa se han gestado los votos más generosos en Eurovisión a lo largo de este siglo. El país al que más ha votado Ucrania en sus 18 ediciones ha sido su agresora Rusia, con 116 votos en total. El siguiente es otra ex república soviética, Azerbaiyán, 82; y el tercero, la vecina Moldavia, 71. En muchos de estos votos telefónicos ha venido pesando esa amplia población prorrusa dentro de Ucrania. A su vez, Ucrania de quien ha recibido más puntos ha sido de la vecina enemiga Bielorrusia, 126 puntos. Los bielorrusos fueron expulsados el año pasado por un tema de exaltación al dictador Lukashenko. Este año ni lo han intentado.

La canción ucraniana va a recibir el sábado todo el respaldo de Polonia, que a lo largo de estos años ha enviado 120 puntos a sus vecinos; y Moldavia ha repartido 117 a las candidaturas de Kiev, ciudad bombardeada que acogió Eurovisión en 2005 y 2017, qué lejos queda todo.

En 2023, en caso de victoria ucraniana, es improbable que el festival se pudiera organizar en este país. Pero ahora mismo son problemas tan lejanos que lo importante será lo que pueda transmitir Stefania y los votos que genere en muestra de respaldo a los refugiados y víctimas de la guerra.

stats