Entrevista a Adrienne

"Tengo la suerte de llevarme bien con todos mis compañeros... o eso creo"

  • La participante sevillana en 'Masterchef 8' regresa este lunes con una oportunidad en la repesca. Ojo al menú por los bares de Sevilla que nos propone

La participante sevillana de Masterchef 8, Adrienne La participante sevillana de Masterchef 8, Adrienne

La participante sevillana de Masterchef 8, Adrienne / RTVE

Parecía enfilada a la recta final de Masterchef 8 pero el fatal olvido del ingrediente clave en la prueba eliminatoria la llevó a la puerta. Adrienne, participante sevillana de origen belga, tiene una segunda oportunidad mañana en este programa. Es directora de marketing y recaló en Andalucía hace doce años.

–¿Cómo ha vivido el desarrollo de Masterchef desde el confinamiento?

–Me encuentro muy bien y he vivido el confinamiento desde una perspectiva positiva. Creo que es una oportunidad para dedicarse a uno mismo, mejorar y avanzar.

–¿Cómo había llegado a la selección de Masterchef?

–Me apunté al casting por salir de mi zona de confort: cada año intento romper mi rutina con un cambio en mi vida, bien sea para descubrir un deporte nuevo, más formación, aprender un nuevo idioma. Siempre me ha atraído la gastronomía y Masterchef me parecía con un nivel de intensidad de aprendizaje tan alto que me arriesgué. No pensaba que iba a tener que enfrentarme a 29.000 candidatos al casting. Con mucho esfuerzo y muchas ganas, lo conseguí

–Mañana la volveremos a ver en el programa ¿cómo es ahora su día a día en Sevilla? En estas circunstancias no ha podido disfrutar de la popularidad.

–Sigo trabajando para la inmobiliaria internacional donde soy directora de marketing. Trabajo, aprovecho para hacer deporte en casa y por supuesto cocino mucho.

–¿Con quién se llevó mejor y quién le gustaría que ganara?

–Sinceramente los aspirantes de este año somos tan dispares y originales que cada uno aporta algo especial. Tengo la suerte de llevar muy bien con todos... o eso creo. Me llevo especialmente bien con Sara Lua y me encantaría que ganara ella. Es un pedazo de cocinera. Resolutiva, siempre quiere aprender con alegría y desde la humildad. Otro concursante que admiro es Iván. Es muy fuerte psicológicamente, transparente, sabe lo que quiere y me ha apoyado muchísimo.

–¿Y el jurado?

–Muy bien. Desde el momento en que me entregaron el delantal blanco hasta en mi despedida, e incluso en las broncas, siempre consiguen transmitir cariño. He congeniado bastante con Samantha Vallejo-Nágera, creo haberle llamado la atención por mis emplatados, mi faceta internacional y mis ganas de aprender. Y me ha sorprendido Jordi Cruz para bien: te das cuenta de que detrás de esas exigencias, seriedad y autoridad hay un hombre que busca sacar lo mejor de ti. En el fondo, es encantador y divertido.

–Del mundo de la cocina, ¿a quién admira más?

–Al margen del programa obviamente, Ferrán Adriá. Me fascina su creatividad y la manera en la que revolucionó todo. La cocina es comunicación y transmite algo en cada uno de sus platos. Se ve el trabajo e investigación que hay detrás de cada una de sus obras de arte culinarias.

–De lo que no vemos en pantalla ¿qué puede contar?

–Hay dos cosas que me han marcado y que nunca habría podido entender sin haberlo vivido desde dentro. La primera es la presión tan inmensa, resultado de las críticas de los jueces, el reloj (maldito reloj), las incontables cámaras, el no querer decepcionar. En cada prueba parecía que se me iba a salir el corazón por la boca. Cuando estás en tu sofá no entiendes que una rompa a llorar por dejarse el producto principal en el supermercado. Pero cuando te pasa a ti, ves cómo todas tus expectativas y sueños se quedan al fresquito . Y me impresionó el número de profesionales que hay detrás. Cada programa mueve a tantísima gente, es una locura. Es una logística que abruma, de verdad.

Menú sevillano de Adrienne

–Vuelven a abrir los bares en Sevilla. Díganos uno.

–¿Uno? Imposible si hablamos de Sevilla. Aquí va un menú completo: ensaladilla rusa de carabineros de Bache; lboquerones en adobo de Blanco Cerillo; kimuchy de pez mantequilla en Lobo López; huevo sobre bizcocho de boletus en el Bar Eslava; risotto de calabacines y parmesano en La Chunga; montadito de lomo al Jerez con manzana en La Flor de Toranzo; tapita de bacalao al carbón en el Bar Antojo; papas bravas en Ovejas Negras... Vinos, buenos amigos, ¿me he pasado? Qué hambre, ¿no?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios