Historias eurovisivas

Otras veces en que se tambaleó Eurovisión

  • Sólo el coronavirus ha paralizado el Festival y es la primera vez desde 1961 en que España no podrá competir en la gala. La UER superó desde 1956 boicots y broncas internacionales

Abba en el Festival de 1974, donde faltó Francia Abba en el Festival de 1974, donde faltó Francia

Abba en el Festival de 1974, donde faltó Francia / EFE

Como si fuera una misión de El Ministerio del Tiempo, la francesa Dani se presenta en el Festival de Eurovisión de 1974 con La vie à 25 ans y vence, dejando a Abba con Waterloo en segundo lugar. Los suecos quedan relegados al olvido, disolviéndose el cuarteto poco después. La historia de la música pop ha cambiado.

Pero, por fuerza mayor, Francia no estuvo en el festival del 74. Es una de las dos ocasiones en la que los vecinos han faltado a esta gala europea, debido al fallecimiento días antes del presidente Georges Pompidou. Abba ganó de calle aunque algunos analistas creen que, para los gustos de los jurados estirados de la época, la francesa tenía las de ganar sobre la rítmica y napoleónica canción sueca.

Dani, Eurovisión 1974

Desde 1956 la TV pública de Francia ha acudido todos los años, salvo el 74 y el 82, cuando se infiltró la idea de que el festival era un programa anticuado.

Pero Eurovisión es de esos fenómenos que se remontan a sí mismos. Salvo hoy. En lugar de esta crónica aquí deberían  estar las fichas de 26 banderas con los cantantes en la final que se iba a celebrar en Rotterdam, con plaza segura para Blas Cantó y Universo. Pero no será así. La urbe neerlandesa ya deber aguarda a 2021. Con los mismos intérpretes, aunque con canciones distintas.

Suspensión por el coronavirus

En las actuales circunstancias era imposible congregar la maquinaria de miles de personas que supone el festival. Ni siquiera sin el público presente. La organizadora UER también descartó, por complejidad y deslucimiento, las interpretaciones en los lugares de origen. Algo así, por cierto, ya se barajó en 1977, cuando una huelga en la BBC aplazó la fecha. Torremolinos incluso fue propuesta como sede pero todo sucedió en Londres casi un mes después, por estas fechas, ya con la subida de salario exigida por los técnicos.

Y de hecho esta es la primera vez que España se queda sin escuchar los votos a su canción desde 1961. Es el único país que no ha faltado ni un año desde que se incorporó al festival (ventana aperturista en su momento). Alemania, por ejemplo, faltó en 1996 por su baja puntuación del año anterior. Y el Reino Unido faltó en la que debía ser su segunda aparición, en 1958.

Pero incluso por la presencia de España, cuando era dictadura, sucedían contratiempos como el boicot de Austria, que no quiso acudir a Madrid en 1969. Al año siguiente la movilización fue mayor. Precisamente por aquella cuádruple victoria que aún origina suposiciones maliciosas, la victoria de Salomé, España; Frida Boccara, Francia;Lenny Kuhr, Países Bajos;y Lulu, Reino Unido 

Las ganadoras en Madrid, en 1969, con Massiel en el centro Las ganadoras en Madrid, en 1969, con Massiel en el centro

Las ganadoras en Madrid, en 1969, con Massiel en el centro / EFE

En el Teatro Real empataron esos cuatro países y las cadenas nórdicas dieron un portazo a la UER por entender que el festival empezaba a ser un despropósito y también faltaron Portugal y Austria. En aquella edición en Amsterdam participaron sólo 12 países (se inventó así lo de la postal previa, para estirar minutos). Sí, lo del 4º puesto de Julio Iglesias está sobrevalorado. Aquel año Eurovisión estuvo de verdad en la cuerda floja.

Israel y sus problemas

Los boicots políticos que han marcado la historia eurovisiva ha sido sobre todo por la presencia de Israel, como el promovido el año pasado en Tel Aviv aunque no hubo retiradas.

Samira Saïd, la representante marroquí en 1980 Samira Saïd, la representante marroquí en 1980

Samira Saïd, la representante marroquí en 1980

Marruecos participó en una sola ocasión, en 1980, por la ausencia israelí, que pese a ganar en el 78 y el 79 (el año de Betty Missiego), no acudió porque la fecha elegida en el 80 era la del día del Holocausto. Túnez, que iba a debutar en 1977, se retiró por no coincidir con Israel, como también pasó con Líbano en 2005 y Catar en 2011. Palestina ha pedido participar, como Kosovo, pero su no reconocimiento como países por algunos participantes les impide acceder. Como Gibraltar, que es colonia.

Turquía abandonó en 2013 tras haber creado efímeramente un festival de países pro-turcos (Turkvisión) por desavenencias al no formar parte del Big Five (donde está España) y posteriormente por la influencia homosexual.

Yugoslavia, cuando existía, dejó Eurovisión en los 80 para formar parte del festival tras el Telón de Acero, Intervisión, pero ni en la URSS llegaba a emocionar como el festival ‘occidental’. A los yugoslavos antes de liarse a tiros les dio tiempo por vencer en 1989 y organizar el del 90.Tras la guerra el puzzle balcánico es uno de los puntos calientes donde se fraguan bloques de votos.

Por encima de intereses e influencias, Eurovisión es un fenómeno televisivo a prueba de vaivenes políticos.  Y sólo un virus ha sido capaz de pararlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios