Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela a partir de este 15 de octubre

Día Mundial de la Alimentación

Consejos para que los niños coman mejor

  • No cocinar otra comida para ellos o dar ejemplo tomando frutas y verduras, claves de una buena alimentación

Es importante aficionar a los pequeños a comer fruta entre comidas. Es importante aficionar a los pequeños a comer fruta entre comidas.

Es importante aficionar a los pequeños a comer fruta entre comidas. / M. G.

Pasar del "esto no me gusta" al "¡qué rico!" no es tarea fácil. Conseguir que los niños coman de forma saludable sin quejas no siempre resulta sencillo. Aquí se muestran algunos consejos para lograr que coman mejor en casa. El Día Mundial de la Alimentación, celebrado cada 16 de octubre, es una fecha perfecta para tomar conciencia de los hábitos alimenticios y, sobre todo, los de los más pequeños, que en pleno crecimiento necesitan más que nunca una alimentación infantil saludable. Los expertos de Kaiku Sin Lactosa, marca de lácteos, ofrece algunos de estos remedios caseros.

Engañar a la vista

El verde del brócoli o el olor del pescado son grandes enemigos de los más pequeños, que no ven con buenos ojos este tipo de alimentos y cuesta más conseguir que los prueben. Un buen método para hacer que coman de todo es "esconder" estos alimentos a través de la forma de cocinarlo, la preparación o con salsas ligeras.

Por ejemplo, unos brotes de brócoli o coliflor recubiertos de bechamel ligera con leche, mitigará el olor; en cuanto al pescado e incluso las legumbres, una buena alternativa es la de preparar hamburguesas con dichos alimentos.

"Disfrazar" los alimentos con alguna salsa saludable puede ayudar a la ingesta de verduras y hortalizas. "Disfrazar" los alimentos con alguna salsa saludable puede ayudar a la ingesta de verduras y hortalizas.

"Disfrazar" los alimentos con alguna salsa saludable puede ayudar a la ingesta de verduras y hortalizas. / M. G.

Golosinas saludables

Ser un niño lleva consigo casi de forma inherente, desear golosinas a cualquier hora del día. Sin embargo, por razones lógicas no deben formar parte de su alimentación saludable (salvo en contadas ocasiones), así que le toca a la fruta ser uno más en su día a día.

Es importante aficionar a los más pequeños a tomar fruta y que la vean como la golosina perfecta antes de comer o a media tarde. Frutas como la manzana son perfectas para evitar tentaciones antes de la comida, gracias a su efecto saciante, y favorecen la ingesta de alimentos saludables.

No cocinar el doble

Uno de los errores que más cometen los padres a la hora de dar de comer a los niños es el de preparar dos tipos de comida o de cena: una normal y otra adaptada a los pequeños.

De esta forma, además de duplicar trabajo para los padres, hace que los niños se acostumbren a tomar alimentos especialmente preparados para ellos (con demasiadas salsas o con algún capricho como unas patatas fritas). Para que se vayan acostumbrando a la comida de "adultos" nada como preparar platos y colocarlos en el centro de la mesa, para que cada uno elija lo que más le apetezca comer sin obligaciones.

Preparar platos y colocarlos en el centro de la mesa, les hace partícipes y les anima a probar alimentos nuevos. Preparar platos y colocarlos en el centro de la mesa, les hace partícipes y les anima a probar alimentos nuevos.

Preparar platos y colocarlos en el centro de la mesa, les hace partícipes y les anima a probar alimentos nuevos. / M. G.

Ser parte de la cocina

Involucrarles en el mundo de la cocina y la nutrición es la mejor forma de que conozcan el origen de los alimentos y la mejor forma de prepararlos. Nada como que formen parte de las tareas del hogar ayudando a cocinar e incluso a recoger después. De esta forma, estarán más concienciados, se divertirán entre fogones y no les dará miedo probar nuevos platos o alimentos.

Un ejemplo vale más...

Con doble trabajo se encuentran los padres que se muestran poco receptivos a comer de todo. Si las frutas y verduras no son su fuerte, o si el pescado sólo lo toma en ocasiones contadas, pretender que su hijo los pruebe será complicado.

Nuestros hijos se comportan, sobre todo en sus primeros años de vida, a imagen y semejanza de sus padres. Si los adultos les dan ejemplo con unaalimentación saludable, los pequeños tendrán menos inconvenientes para consumir aquello que más les beneficia y, en consecuencia, hará que su desarrollo sea mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios