Vivir

Triana se remoja con la cucaña en la Velá de Santa Ana

La cucaña de la Velá de Santa Ana / JOSÉ ÁNGEL GARCÍA

La cucaña es sinónimo de la Velá de Santa Ana. Como cada año desde hace un siglo, la cucaña vuelve a reunir a los trianeros en la calle Betis y la tradicional prueba toma protagonismo un caluroso verano más en Sevilla junto al Puente de Triana.

Triana recibe hasta el 26 de julio la popular Velá de Santiago y Santa Ana, una de las fiestas más antiguas de Sevilla. Desde el Altozano a San Telmo, casetas, farolillos y atracciones para los más pequeños recorren un año más la calle Betis con motivo de la Velá.

A partir de las seis y media de la tarde, a pesar de los 37 grados, los vecinos de Triana y turistas se han agolpado este lunes en la orilla del Guadalquivir mientras una docena de jóvenes veinteañeros en bañador se lanzaban al agua para ir calentando motores. Un ambiente familiar en el que padres, hijos y amigos se han unido durante un rato en torno a una barcaza que ha servido de pasatiempo mientras iba cayendo el sol en Sevilla y las casetas se llenaban.

En la proa del barco se encontraba el tronco resbaladizo mirando hacia el puente. Al lado, una lancha de la Cruz Roja estaba preparada para rescatar del agua a quien hiciese falta. A las siete de la tarde se anunciaba el inicio de la prueba, que consistía en atrapar una bandera colocada al otro extremo de un escurridizo palo de madera. La recompensa, más que material, era intangible. El premio para los sevillanos: gran orgullo por ganar la prueba y seis vales de 30 euros para los finalistas y ganador, que sólo pueden gastar en el Corte Inglés.

Risas, nerviosismo y frustración, aplausos y algún que otro grito se han vivido durante toda la tarde. Algunos participantes con más experiencia y otros más novatos, cada uno con sus trucos para intentar ganar. Los que conseguían la bandera salían sonrientes del agua y los que no, se mostraban con rabia y ganas de volverlo a intentar.

 

Los jóvenes se reúnen en la prueba de la cucaña de la Velá de Santa Ana. Los jóvenes se reúnen en la prueba de la cucaña de la Velá de Santa Ana.

Los jóvenes se reúnen en la prueba de la cucaña de la Velá de Santa Ana. / José Ángel García

La prueba no es tan fácil como parece. Aún quedan cuatro tardes más para seguir intentando conseguir el premio de la cucaña. Conciertos, sevillanas y buena gastronomía se unen durante estos días hasta el 26 de julio para hacer de la Velá de Santiago y Santa Ana la feria hispalense más antigua, símbolo multitudinario que centra la atención de Sevilla en verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios