Pisando área

Jesús Alba

Una romántica inversión sin retorno

Traer de regreso a Jesús Navas supone despegarse del modelo del éxito peligrosamente

Me mojo. Y... ¿qué quieren que les diga? Sencillamente, no lo veo. Cada cual es libre de hacer sus cuentas y de erizarse los vellos con los romanticismos que elija, pero el fútbol es un negocio muy serio hoy en día que debería andar siempre por bordes distintos al de la piscina del capricho.

Corro el riesgo de que la realidad me devuelva en palos sobre lomo o costado mi osado atrevimiento, pero tan lícito como suscribir la infinita calidad del futbolista es aventurar que con pasos así el Sevilla se despega del modelo que lo ha llevado a subirse en el pedestal en el que ahora está.

Alegrarse por la vuelta de un futbolista de los pies a la cabeza como es Jesús Navas, campeón del mundo y amamantado en casa, es un ejercicio que firmo desde ya. Entre otras cosas porque no me encuentro entre los que juraban en arameo cuando después de una jugada de ensueño y ganar la línea de fondo sacaba un centrito flojo y bajo que quedaba en nada. Sus galopadas rompiendo líneas y sorteando rivales casi sin pisar el suelo valían mucho más que eso, como su compromiso en defensa y su carácter ganador siempre vivo en esos ojos de azul felino.

Pero los tiempos han cambiado y todos los deseos no pueden convertirse en realidad a cualquier precio. Traer de regreso a Jesús supone mucho más esfuerzo que la apresurada receta de rebajarle el sueldo y, como en el campo, la teoría de la manta también se aplica para formar una plantilla a la que luego se exigirá superar el cuarto puesto de Sampaoli o tocar plata.

Remitirse al ejemplo de Reyes, que regresó con 28 años, puede confundir porque los números, por mucho que la entidad haya crecido, son mucho más mareantes y el plus de su ficha de canterano para la Champions no casa con dar paso a David Carmona o Pozo. Jesús cumplirá 32 en noviembre, sus agentes a eso de bajarse el sueldo a más de la mitad ponen cara rara y la inversión, con todo su romanticismo, tiene retorno cero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios