Champions League: Liverpool - SEVILLA | la previa

De la 'Juve' al Liverpool

  • El Sevilla suma un rival más a la lista de los ilustres como consecuencia de su tercera presencia seguida en la Champions

  • El cuadro de Berizzo llega con confianza en sí mismo

N'Zonzi, Ben Yedder y Correa, durante el calentamiento de la sesión de trabajo que el Sevilla celebró ayer en un escenario mítico, Anfield. N'Zonzi, Ben Yedder y Correa, durante el calentamiento de la sesión de trabajo que el Sevilla celebró ayer en un escenario mítico, Anfield.

N'Zonzi, Ben Yedder y Correa, durante el calentamiento de la sesión de trabajo que el Sevilla celebró ayer en un escenario mítico, Anfield. / fotos: peter powell / efe

El Sevilla vuelve a codearse con los equipos más ilustres del continente europeo. Lo hace por tercer año consecutivo, una continuidad que sólo ha estado al alcance de la entidad radicada en el sevillanísimo barrio de Nervión de Despeñaperros hacia abajo, y las bolas de los sorteos han querido que se enfrente con el Liverpool, en el mítico Anfield Road, en esta primera jornada del curso 2017-18. Ahora son los reds, como el año pasado lo fue la Juventus, pero es que el Sevilla no va a estos duelos con clubes tan históricos como si quisiera hacerse una foto por el mero hecho de medirse a ellos, lo hace como uno más de esa élite tan selecta, incluso con un mejor promedio de puntuación por parte de la UEFA que la escuadra inglesa por mucho que ésta maneje un potencial económico infinitamente mayor.

Eso, y no otra cosa, es lo que indican los datos objetivos de una tabla previa al último sorteo de la fase de grupos en la que los sevillistas estaban situados en la sexta posición, sólo por detrás de los colosos más colosos de Europa y también por delante de otros clubes con un nombre que asustaría al mayor forofo del fútbol andaluz. Pero es que el crecimiento de este Sevilla, desde el trabajo, la ambición y el ingenio, es tal que se ha convertido en un caso digno de estudio en los más prestigiosos foros que analizan el balompié español.

La afición de los 'reds' espera venganza por la Liga Europa, pero entonces era un título...

Con semejantes credenciales en el plano institucional y también deportivo aguarda desde este martes la tropa que ahora entrena, entrenar maravilloso verbo asociado al trabajo y la perseverancia, Eduardo Berizzo en el centro de Liverpool. El Sevilla se ha plantado en la ciudad en la que nacieron los Beatles con la intención de volver a repetir una actuación similar a la protagonizada en la última vez que ambas entidades se midieron sobre el césped de un campo de fútbol. Aquello tuvo lugar en Basilea un 18 de mayo de 2016 y viene a cuento el recordatorio porque por aquí parece existir un afán de desquite bastante extendido.

Los supporters de los reds parece que no olvidan semejante afrenta y consideran que ésta puede ser la situación ideal para desquitarse. Puede ser que tengan razón, pero que nadie olvide que lo que se litiga esta noche en Anfield son tres puntos de la primera jornada del Grupo E de una fase de la Liga de Campeones. Aquel 18 de mayo de 2016 en Basilea estaba en juego una copa, concretamente la que se litiga en la Liga Europa, y ésa ya no saldrá de la pobladísima sala de trofeos que cobija la zona más noble del Ramón Sánchez-Pizjuán. Los goles de Gameiro y Coke lo hicieron posible, como también influyeron los aficionados que defienden la fe balompédica del club radicado en el barrio de Nervión. Aquel día le dieron una lección a unos ingleses que presumían de su amplia mayoría y de un pedigrí que nada tuvo que ver con lo que sucedió en la realidad de un estadio de fútbol. Si el marcador final fue 3-1, en la grada la distancia fue verdaderamente sideral entre una hinchada y otra a favor de la sevillista.

Esta noche, lógicamente, nada será igual en ese sentido. El partido se juega en Liverpool, en el santuario del equipo que entrena Jürgen Klopp, y ya sería increíble que los mil sevillistas que estarán en las gradas se hicieran notar más que los adversarios. Descartada esa situación, el testigo pasa a donde sí estarán igualadas las fuerzas, es decir, a esos once futbolistas de cada equipo que se enfrentarán con el holandés Danny Makkelie como juez del litigio.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Berizzo se subió al avión en la mañana de este martes con la ausencia de un hombre al que le había dado muchos minutos hasta el momento. No viajó Nolito por culpa de un problema muscular y es una baja de importancia a la vista de la presencia que ha tenido hasta ahora en la mayoría de los goles que ha conseguido el equipo blanquirrojo. Pero en este Sevilla nadie piensa en quejarse, sino en un mensaje positivo, en valorar a lo que se tiene, que es mucho y de tremendo potencial. Las opciones de mediocampo para arriba para el entrenador argentino son tantas y tan variadas que puede barajarlas de mil maneras diferentes sin que se vea muy resentido su potencial a la hora de afrontar un partido concreto.

No está Nolito, pues será el turno para que Correa demuestre lo muchísimo que ha venido enseñando desde el final del curso anterior y también durante la pretemporada. Sólo falta que el argentino, que ya habrá tenido tiempo para recuperarse totalmente del viaje con su selección, pueda encontrar de una vez por todas las meta rival para que se convierta en ese futbolista desequilibrante que muchos consideran que puede llegar a ser. Y no les falta razón a quienes así piensan, por supuesto que no.

Correa, pues, parece la novedad más clara en este encuentro, pero no será la única, por supuesto que no. También su compatriota Banega, después de su ausencia de dos encuentros, por cierto saldados con dos victorias de los sevillistas, debe tener un sitio entre los once elegidos. Banega debe tener la batuta de este equipo cada vez que haya ninguna circunstancia que lo imposibilite, aunque está muy bien que se haya evidenciado que no existe una dependencia del rosarino. Ahí surge una incógnita en las elecciones de Berizzo y es conocer quién será el tercer vértice del triángulo de centrocampistas. ¿Pizarro por su solidez?, ¿Sarabia tras su destacada actuación del pasado sábado contra el Eibar?, ¿el propio Ganso tras sus goles? Esas preguntas sólo podrán ser contestadas por el entrenador sevillista y seguro que no lo hará hasta un par de horas antes de arrancar el encuentro, pero como en estas previas lo que se trata es de jugar a las adivinanzas, pues se puede apostar por Pizarro por detrás de N'Zonzi y Banega, que serían los interiores, y el desplazamiento de Sarabia hacia el costado derecho del ataque para moverse muchísimo desde ahí. Es una posibilidad más.

Atrás también se puede barruntar alguna permuta más con el danés Kjaer e incluso con el argentino Pareja. Y, por último, arriba habría que preguntarse si el colombiano Muriel tendrá la titularidad que justifique la fuerte inversión del verano, pero es que el rendimiento de Ben Yedder, y no sólo en lo que tiene que ver con el gol, fue tan alto en esa última colisión con el Eibar que no parece que sea el momento más oportuno para sacar de la alineación inicial al francés.

Será Berizzo quien se tenga que comer la cabeza para poner sobre el césped al once más cualificado para hacer daño a un Liverpool que parece que recuperará al rebelde Coutinho y que tiene en la velocidad de Sadio Mane y compañía una de sus principales armas a contrarrestar. Se anuncia, por tanto, un partidazo en Anfield y hasta aquí ha llegado el Sevilla como uno más de los grandes de Europa. Ahora debe demostrarlo sobre el césped. Que así sea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios