Aceite de oliva Antonio Candil: “La verdadera competencia de la cooperativa Oleand la tenemos fuera”

  • El responsable de la nueva SCA destaca que se han unido más de 5.000 familias de agricultores. Advierte que uno de los objetivos es mantener los puestos de trabajo, que se ampliarán según las necesidades de expansión

Antonio Candil ante el logo de la nueva cooperativas Oleand. Antonio Candil ante el logo de la nueva cooperativas Oleand.

Antonio Candil ante el logo de la nueva cooperativas Oleand.

La fusión entre las sociedades Las Virtudes y San José de la Puebla de Cazalla, integradas en la nueva marca Oleand, ha dado lugar a la mayor cooperativa olivarera de primer grado de aceituna de verdeo de Andalucía y la segunda de almazara. Su presidente nos cuenta las claves de la fusión en esta entrevista.

–Hace sólo dos días ha empezado a funcionar Oleand, pese a que el acuerdo de fusión se cerró a final de julio. ¿Cómo va esa puesta en marcha?

–Efectivamente, las dos entidades, pertenecientes ambas al grupo Manzanilla Olive SCA 2º Grado, integrantes en la fusión, ratificaron esta decisión los pasados 23 y 24 de julio en asamblea general de sus socios y socias con un voto favorable de más del 85%, iniciándose así el proceso que actualmente está en exposición pública en la Consejería de Economía, lo que en breve finalizará su inscripción definitiva.

–¿Qué va a aportar esta fusión a los socios de las dos cooperativas que se han integrado Las Virtudes y San José?

–Hemos iniciado este proceso poniéndonos siempre en el lugar de los socios y socias, buscando la optimización de su esfuerzo y de sus recursos, promocionando con ello, un modelo cooperativo de éxito, en donde nuestras empresas matrices venían trabajando dentro del desarrollo territorial y la economía social y entendiendo la integración como una herramienta de progreso en el ámbito agroindustrial donde trabajamos.

–¿Cuál es la previsión de facturación de la nueva cooperativa? ¿Y qué ahorro en costes de producción?

–Con la suma de los dos balances y la garantía que el nuevo proyecto generará en nuestros asociados y asociadas, hablamos de alcanzar una facturación que ronde los 70 millones de euros. En cuanto al ahorro en costes, este se generará en función de la máxima eficiencia que nos dará contar con distintas sedes de trabajo, así como evitar la duplicidad de medios y tareas.

–Hace tiempo que se inició el proyecto que ahora es una realidad, ¿cuál ha sido la causa del retraso?

–Somos dos empresas sociales que iniciamos nuestra andadura hace más de medio siglo cada una, desde entonces ha habido intentos de acercamiento que hasta la fecha no dieron el fruto esperado; dos empresas fuertes ubicadas en la misma localidad haciéndonos competencias una a la otra, sin razonar que la verdadera competencia la tenemos fuera, donde estamos a expensas de fuertes grupos o capitales, para lo que necesitamos adquirir volumen.

–¿Ha habido cambio en las plantillas y sus condiciones laborales?

–Para la nueva entidad Oleand SCA se ha creado un nuevo organigrama donde existe una gerencia compartida según secciones. Uno de nuestros objetivos ha sido el de respetar los puestos de trabajo, que se justifican en función de que se reducirán tareas duplicadas, pero se ampliarán nuevas necesidades de expansión.

–¿Cómo ha recibido el sector la fusión?

–Nuestras entidades están formadas por familias de agricultores y agricultoras que ven en esta unión, siguiendo el modelo cooperativo, una oportunidad de adquirir relevancia en el sector, que pueda defender mejor sus productos. Para ello, en todo momento hemos contado con el beneplácito de las distintas administraciones públicas, que apuestan por esta política de integración.

–¿En qué posición se sitúa Oleand entre las cooperativas del sector?

–Oleand SCA, nace para impulsar el sector cooperativista, donde no sólo pretendemos sumar, sino liderar, pues el fruto de esta fusión nos convierte en la mayor cooperativa olivarera de Andalucía de primer grado en materia de aceituna de verdeo, siendo la segunda en aceituna de almazara e incorporándonos al ranking de las 10 primeras cooperativas andaluzas del sector.

–¿Quienes forman la familia Oleand?

–La nueva entidad contará con más de 5.000 familias agricultoras que pondrán el fruto de su trabajo en nuestras manos para defenderla en este sector cada vez más competitivo. Estas familias y fincas provienen principalmente de la provincia de Sevilla donde tenemos distintas sedes, pero también en Huelva, y abarcamos más de medio centenar de municipios.

Marcha de la campaña

–¿Cómo se presenta la campaña en general y para sus cooperativistas?

–Con los datos que nos aporta la interprofesional de la aceituna de mesa, esta campaña adelantada se presenta influenciada por la climatología. En nuestras fincas, nuestros técnicos han valorado a la baja entre un 20% la zona de la Campiña y Sierra Sur Sevillana, e incluso un 50% en la zona del El Aljarafe y Los Alcores, aun así, se prevé buenos calibres y demanda de producto en el mercado, lo que puede animar a muchos productores a la recolección en verdeo, frente a la aceituna con destino a molienda. Este año como novedad, estrenamos un hito importante, pues se implanta la IGP Indicación Geográfica Protegida de las aceitunas Manzanilla de Sevilla y Gordal de Sevilla, una figura que dará valor a nuestra producción y al sector; a la misma se han sumado agricultores y agricultoras, cooperativas, industriales de aderezo y envasadoras; y entendemos será un impulso revitalizador para el trabajo de nuestros campos, pues constituye parte de la historia de este territorio. Una adaptación al hábitat y un alto reconocimiento por la sociedad local han hecho posible su pervivencia hasta nuestros días como cultivo notable, que va más allá de un mero cultivo, para convertirse en un estamento natural, social y económico. El mantenimiento de estos olivares de manzanilla y gordal son la acumulación histórica de conocimientos y prácticas sensibles a la innovación y la adaptación. Su recolección en forma de “ordeño” y su preparación y elaboración en salmuera al estilo Sevillano, son dos señas ineludibles de su identidad.

–¿Cuál es la ruta de trabajo que van a seguir?

–Con la fusión de ambas entidades en Oleand SCA, queremos garantizar un futuro ante los nuevos retos que amenazan al sector, dando cabida especialmente al relevo generacional como aval de progreso. Queremos convertirnos en una cooperativa del siglo XXI, moderna y eficiente, en la que todos queramos estar, aportando todos los inputs, servicios y gestión que los agricultores necesiten para el desarrollo de su labor, construyendo un proyecto de generación de riqueza y valor en el territorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios