Alcalá de Guadaíra

Nuevas actuaciones de emergencia contra los desprendimientos en el entorno del Castillo de Alcalá

  • El objetivo de las mismas es garantizar la seguridad de las personas en el recinto amurallado

  • El Consistorio subraya que todas tienen el visto bueno de la Junta

  • También lo tiene la reciente intervención en un pequeño trozo, casi perdido en el interior de una vivienda ilegal, de la muralla de la villa 

Una vista del Castillo de Alcalá de Guadaíra. Una vista del Castillo de Alcalá de Guadaíra.

Una vista del Castillo de Alcalá de Guadaíra. / M. G.

El Castillo de Alcalá de Guadaíra está siendo objeto de varias actuaciones de emergencia por parte del Ayuntamiento, dentro del plan permanente que, según el Consistorio, pretende asegurar las zonas más deterioradas y garantizar la seguridad de las personas que viven en el entorno.

Estas actuaciones se coordinan en el marco del Plan Almena que define la planificación a largo plazo de las actuaciones y usos en la fortaleza. Tanto las intervenciones de emergencia como las que se hacen a largo plazo, cuentan con el visto bueno de la Junta.

Así ha sido también con la adecuación en el tramo de muralla junto a la coracha de la calle Arrabal, ya finalizado. Según el Consistorio, la presencia de una casa ilegal y autoconstruida, precintada hace varios años por su estado ruinoso, había supuesto también la ruina casi completa de los restos de la muralla de la villa (la que rodeaba las viviendas entorno al Castillo) en el interior, dado que las habitaciones se habían realizado a costa del relleno de la misma.

Tras la valoración técnica, se documentó la práctica desaparición del resto histórico hasta la cota de suelo de la vivienda, por lo que se procedió a la demolición por el riesgo de que se callera sobre los viandantes, ya que está sobre el camino bajo de la ribera del Guadaíra.

En la calle Arrabal se ha realizando también un muro a media altura que evite peligro de caídas por el desnivel. El gobierno local ha desmentido "categóricamente" los comentarios de que en este punto se ha derribado un torreón, "rumores, intencionados y totalmente faltos de rigor", subraya.

El resto de muralla derribado, por el riesgo que presentaba, tiene 1,5 metros de longitud y estaba profundamente transformado por las continuas ocupaciones de este espacio con construcciones ilegales, que han retirado la mayor parte los restos para hacer otras construcciones y que incluso habían abierto un vano para usarlo como ventana.

El trazado de la muralla en este punto ha sido documentado y se han preservado los restos de cimentación de la misma. Se trata de una actuación que cumple de forma escrupulosa los criterios técnicos y que vela por la seguridad de los vecinos, destaca el gobierno local.

Por otro lado, se ha actuado en la muralla sur, situada sobre las viviendas de la calle San Miguel, donde se han realizado limpiezas y resanados puntuales, así como pequeñas reparaciones tras constatarse algunos desprendimientos con las recientes lluvias.

Otra actuación se debe a la ruina de una tapia moderna, adyacente a la Torre Mocha. Se han proseguido los trabajos de demolición de los elementos dañados y se han elaborado estudios técnicos para definir una solución específica en esta zona. Así, se ha hecho un levantamiento topográfico y una batería de sondeos geotécnicos para valorar el estado de los rellenos realizados a mediados del siglo pasado y las necesidades de intervención que pueda haber.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios