Alcalá de Guadaíra

Alcalá habilita otras 10 hectáreas industriales junto a la A-92

  • La nueva pastilla de suelo se ubica en el margen derecho de la autovía en dirección Sevilla y es propiedad de una única empresa, que la quiere poner en carga

  • La mayor parte del suelo será industrial extensivo, aunque las dotaciones también permitirán reordenar la zona de la barriada de la Paz 

Un plano de la nueva zona industrial que se va a aprobar junto a la A-92 y la barriada de la Paz. Un plano de la nueva zona industrial que se va a aprobar junto a la A-92 y la barriada de la Paz.

Un plano de la nueva zona industrial que se va a aprobar junto a la A-92 y la barriada de la Paz. / D. S.

El nuevo equipo de gobierno de Alcalá de Guadaíra (PSOE-Cs) sigue dando pasos para intentar desbloquear proyectos de calado urbanístico para la localidad y el área metropolitana.

Si hace unas semanas se aprobó de forma provisional el área de oportunidad residencial metropolitana del Zacacatín, al pleno de mañana jueves se llevará la aprobación definitiva del Plan Parcial de Pie Solo (sector SUS-1 SUP-I6) situado en la zona norte de la A-92, en el margen derecho en dirección Sevilla, con más de 100.000 metros cuadrados dedicados a usos empresariales y comerciales, junto a las dotaciones de zonas verdes, deportivas y viarios correspondientes.

Segúnel delegado de Urbanismo, Jesús Mora, se trata de "un lugar muy atractivo" para la instalación de nuevas empresas e inversores. El suelo entra ahora en carga a petición del único propietario, que está interesado en desarrollarlo, por el sistema de compensación. 

Son 104.591,66 metros cuadrados, tienen frontal a la A-92 y trasera a la ronda de polígonos que, por su ubicación frente a la barriada de La Paz, incluye suelos de interés público y social, deportivo, comerciales y zonas verdes, que servirán para ordenar la zona. Está además bien comunicado con el resto del casco urbano, cerca de las pasarelas peatonales sobre la autovía. 

Las nuevas dotaciones permitirán también reordenar la zona de la barriada de la Paz

"Con esta medida se potencia un espacio ahora poco aprovechable para la economía local y los ciudadanos, sin alterar las determinaciones del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), y acorde con la estructura de bulevar comercial de la A-92 por Alcalá", destaca el Consistorio. 

La edificabilidad máxima es de 57.525,41 metros cuadrados: 34.000 dedicados a suelo industrial extensivo, 21.000 a industrial intensivo, junto a 2.300 para uso terciario, 2.000 destinados a suelo deportivo y dos bolsas de mil metros cuadrados cada una para usos de interés público y comercial, junto a viarios y espacios libres.

La ordenación propuesta establece la calificación del suelo, la distribución de la edificabilidad, el aprovechamiento y la ordenación de los espacios dotacionales entre las tres manzanas, según las directrices del PGOU.

Las industrias extensivas se ubicarán junto al viario principal de acceso desde la A-92, para facilitar la circulación de los vehículos más pesados; la industria intensiva se sitúa en el interior, junto al viario paralelo a la Ronda Norte; y la zona verde sirve de penetración peatonal desde la A-92 hasta el interior de la urbanización.

En cuanto a la promoción de la implantación de actividades económicas, con este plan parcial se permite que el desarrollo se efectúe al menos en dos fases, para lo que se ha propuesto la división en dos unidades de ejecución, de forma que los costes de desarrollo queden distribuidos en el tiempo y con ello la implantación de la actividad empresarial no se vea afectada en demasía por las necesidades de inversión en costes de urbanización.

Bonificación en el impuesto de construcción

En el Pleno también aprobará la bonificación en el impuesto de construcción a la planta fotovoltaica de La Isla. Esta instalación tiene una capacidad de 182 megavatios y supone una inversión de 93 millones de euros. Será una de las primeras empresas que se beneficien de esta bonificación que busca fomentar la implantación de nuevos proyectos en la ciudad, al facilitarles la condiciones de implantación. Dicha bonificación está vinculada a la creación de empleo, como requisito indispensable.

La reducción en el ingreso por la implantación que se produce en la implantación se compensa con lo que deberá pagar la empresa en los siguientes años en conceptos de impuestos municipales. En este caso concreto la empresa pagará 120.000 euros el primer año en impuesto, una cifra que irá subiendo hasta los 708.304 euros a partir del año 10.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios